Logo Relato Erotico   Bienvenido al sitio web mas grande de relatos eroticos
USUARIO o EMAIL: CONTRASEÑA:  
Recuperar la contraseña
Inicio      Enviar Relato      Relatos      Top Relatos      Panel de Control      Relatos más recientes      Mensajes/Scrap     
R E L A T O S
   Codigo
   Categorías
   Relatos más recientes
   TOP Relatos
   Enviar Relato

OPCIONES
   Panel de Control
   Mi álbum de fotos
   Registro de usuarios
   Mensajes (Scraps)
   Contacto




La tanga y el espejo


Luego de una noche de mucho calor me levanto a las 9 hs., preparo mi desayuno y recuerdo que había apagado mi celular, al encenderlo me encontré con una llamada perdida de una chica que había conocido unos días atrás en un bar. su nombre era Sandra.
Al recordar su belleza y buena onda sin dudar marque su número, me atiende una voz muy suave a la cual le digo
_Sandra
_Si soy yo. Fue su respuesta
Le consulte por su llamada. En un primer momento se hace la desentendida y me dice no, que quizás se había equivocado.
Ante mi sorpresa, inmediatamente oigo una risa burlona la cual fue acompañada por su voz diciendo
_Si yo te llame porque quería encontrarme con vos, pero al no atenderme no se si tengo ganas aún.
Le explico del porque no la pude atender y la invito a cenar ese mismo día. Por un momento se produjo un largo silencio hasta que escucho
_ ¡¡¡ Si quiero!!!
Luego de los preparativos del caso voy a su encuentro. Llegue al restaurante a las 22 hs., luego de un momento la veo entrar con una musculosa azul q hacia juego con sus ojos y una minifalda que me permitía observar sus piernas, las cuales tenían un gran entrenamiento físico.
Cenamos y al terminar le propongo llevarla a su casa en mi auto, me da la dirección y partimos juntos. Al llegar me invita a pasar a su departamento. Ni bien entramos al ascensor me da un beso en la boca, da un paso atrás y no deja de mirarme de una manera muy inocente.
Al entrar a su departamento me invita a tomar una taza de te, luego de conversar me levanto a enjuagar las tazas. Sandra viene tras de mi, ya casi estoy por terminar cuando ella se coloca de espaldas frente a mi, coloca su cuerpo contra el mió y al no poder disimular mi grado de excitación comienzo a besar su cuello, me veo sorprendido al verla retirarse dejándome solo en la cocina. Decido seguirla, pero la puerta de su habitación se cierra en forma fuerte.
Espero unos minutos hasta que la puerta se abre voy sin dudarlo y me encuentro con Sandra que solamente tenia puesto una tanga de color rosa. Y me dice:
_ Esta tanga es lo único q no me podes sacar.
La tomo de la cintura y la empujo sobre la cama. Con mi boca y lengua no deje de recorrer cada parte de su cuerpo, hasta llegar al lugar que ambos deseábamos, bajo su tanga solo hasta poder ver su vagina, la cual comienzo a besar muy suavemente, comencé a utilizar mis dedos y lengua, pero ella se levanta y oigo:
_ Todavía no es el momento.
No comprendo bien lo que me quiso decir pero decido continuar.
Ella se sube la tanga la cual no me dejo quitársela por completo, me hace sentar en un sillón y coloca frente a mí un espejo de 1,5 m de altura.
Yo solo tenía colocado un bóxer, me lo quita en forma violenta, lo arroja, mientras el espejo me permitía no olvidar su culo y piernas, ella comienza a lamer mi pene de arriba hacia abajo como si se tratara de un helado, sus técnicas eran increíbles, usaba su lengua de una manera desconocida para mi. Lo lamía, besaba, lo refregaba sobre sus labios, lo tomaba con su mano y lo golpeaba fuerte contra su lengua,
mientras no dejaba de mirarme a los ojos de una forma muy atrapante.
Ya no podía contenerme, me incorpore del sillón y al darse cuenta de mi estado, Sandra saco su lengua y la coloco como si fuera una cuchara y finalmente sucedió lo que ella buscaba. Fue como destapar una gaseosa que previamente fue muy agitada. Ella lo bebía y esperaba más, hasta q empezó a utilizar su lengua como lo hace una víbora sobre la punta de mi pene.
Me tomo de la mano, me pidió que coloque el espejo detrás de la cama y me acueste, al darme cuenta que ya no tenía ningún poder sobre ella, hice lo que me pidió.
Se sentó sobre mi con su tanga rosa, la cual corrió muy lentamente hasta que mi pene entro en su vagina y comenzó a moverse de manera frenética y sonriéndose, luego de un momento sentí que su ritmo comenzó a bajar fuertemente, fue en ese instante que la tome de su cintura y empecé a penetrarla muy rápidamente, baje mis manos a su culo para acariciarla, ella se incorpora, se coloca boca abajo con su cintura levantada. Agotada me dice:
- ¡¡¡¿¿¿ Y que esperas???!!!
Me levanto, rompo su tanga (que me permitió ver sus rastros de excitación) son una tijera que vi sobre una mesa de luz y comienzo a introducirme en ella, la cual se tomaba con sus manos muy fuertemente de los hierros del respaldo de la cama, su cuerpo temblaba, por pimera vez empezó a gemir y gozar como si hasta ese momento no se lo hubiera querido permitir. En ese instante me dice
_ ¡¡¡ Ahora si, quiero que me veas acabar!!!
Y así sucedió mientras yo miraba a través del espejo su cara exhausta.





Haga clic aquí para enviar un mensaje (comentario) para el autor de este relato.




Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.


Relatos enviados por el mismo usuario
Cod. Nombre do relato Categoria Votos
Detalles

robertomil


Nombre do Relato
La tanga y el espejo

Codigo do Relato
1470

Categoria
Heterosexuales

Fecha Envio
31/dic/2008

Votos
0

Copyright © 2000-2014 www.relatoerotico.net V.4.00