¡Los castigados!
( Relatos Sadomasoquismos )




“Ballbusting”

Por: Al Masoch A. V


        Era un mañana de abril del año 2005, cuando navegaba en internet y de pronto sentí un insaciable deseo de entrar en un chat erótico, adicionalmente a esto, visualizaba una gran cantidad de fotos y vídeos eróticos de ballbusting, que era la especialidad predilecta en lo que refiere a mi afición por el sadomasoquismo. Una vez en el chat, conocí a una chica, al parecer muy despiadada y con ganas de experimentar cosas nuevas y sin reserva, lo que a mi en particular me perecía excelente, aun cuando en mis experiencias anteriores, esta forma de pensar me había traído dolorosas consecuencias.
        Al entrar en confianza logramos conversar abiertamente, y esto a su vez, fue muy positivo ya que considero esta experiencia, como la mas extraña pero a la vez muy ricas. La chica se llamaba wendy, era una mujer excepcionalmente caliente, que en numerosas oportunidades había vivido grandes experiencias eróticas con muchos hombres, era del tipo de mujer que le encantaban los tríos y las orgías. Además, su físico era el de una verdadera actriz porno. Ella era una mujer de piel blanca, pelo negro largo y con unos hermosos ojos verdes, media 1,73 de estatura, sus piernas eran gruesas y fuertes, los senos eran grandes y su espectacular trasero hipnotizaba a cualquier hombre con solo mirarla caminar.
        La chica tan preciosa a la cual acabo de describir, acostumbraba a vestir muy elegante, pero siempre con ropa pegada. No era casada y tampoco tenia novio, pero extrañamente era muy difícil concebir que una mujer tan hermosa estuviera sola. Por lo que al conocerla personalmente decidí indagar mas, por lo que me lleve de algunas sorpresas, debido a que no hablamos mucho por el chat y el teléfono solo sirvió para fijar la cita. Quedamos en vernos en un parque y cuando llegue allí al principio me sentí defraudado por que wendy, no había llegado, pasó casi media hora y ni su celular respondía, pero finalmente llego. Me quede sorprendido, por que aun cuando nos habíamos visto por cámara y me había enseñado partes de sus atributos en la atrevida conversación, en persona era irresistible.
        Nos conocimos y seguidamente comenzamos a platicar como grandes amigos, el tema de sexo, no tardo mucho en salir a flote en la solitaria banca del parque, sin embargo, habían muchas cosas las cuales yo de ninguna forma tenia previstas, una de esas, era que ella ya tenia un candidato adicional para lo que me propuso. Yo no pensaba que el gusto del ballbusting, podía ser popular realmente en mi país y menos que ella, lo hubiera practicado antes con uno de sus viejos amigos. Ella me contó que otro chico estaba esperando en un centro comercial y que me quería proponer algo, muy erótico dentro del la disciplina del ballbusting, no me asuste por que lo vi muy normal, pensé ¡ella nos quiere torturar a los dos! Y en cierto modo era así, pero no era eso exclusivamente, el juego de humillación esta vez fue un poquito mas allá que el castigo. Me textualmente: “Mira a mi me gustan lo hombre bisexuales, como en efecto es mi amigo, y tengo una fantasía, la cual quiero cumplir. Todo consiste en lo siguiente; Tu y el comenzaran a excitarme, a besarme en un maravilloso trio, y cuando están excitados comenzara el ballbusting, pero no sera pateándolos uno por uno. Ustedes se tienen que parar uno frente al otro, con las manos atadas en sus atrás y agacharse, luego yo los amarrare frente a frente cintura con cintura, posteriormente tomare una cuerda y amarrare tus testículos, con los de el. ¡Esa sera la posición! Sin embargo, ustedes no podrán ver la patada, por que quiero que ustedes, al estar en esa posición, se besen en la boca, de chico a chico, con los ojos cerrados, un largo beso continuado y yo en el momento que los vea mas inspirados, pateare esos cuatro testículos que estarán amarrados, haciéndolos sufrir increíblemente a los dos al mismo tiempo”
        Eso me pareció indeseable por lo que pensé en negarme, pero a la vez no podía aguantar la curiosidad, lo pensé sentía dos cosas muy extrañas, sentía que era una humillación pero que a la vez era negar mi hombría. Hasta que finalmente ¡acepte! Ella y yo salimos enseguida del parque, paramos un taxi y fui a conocer a mi compañero de sufrimiento y erotismo desenfrenado. Llagamos y nos saludamos, estábamos un poco entrecortados pero todo fluyo notablemente bien. Fuimos al hotel, y reservamos la habitación, luego al estar allí, nos preparamos, ella nos desnudo, nos excito y nos amarro de acuerdo a lo acordado. Cerramos nuestros ojos, pero no puede besar, sentía algo de asco y eso era inevitable, Ella al ver eso me dijo: “Cierra nos ojos” así lo hice, luego dijo: “besa mi vida mete tu lenguita en mi deliciosa boca” Yo lo hice trastornado por el subconsciente e hipnotizado por su voz y la cantidad de palabras eróticas que me susurraba al oído, al pasar un par de minutos ya estábamos en un largo beso continuado sin descanso, yo desorientado, imaginando como la besaba a ella y ella esperando el momento exacto para hacernos despertar.
        El momento inesperado llego y mientras menos lo esperábamos, ambos sentimos un dolor tan fuerte en nuestros testículos que terminamos mordiendo nuestros labios, nos despegamos enseguida pero ni siquiera podíamos apretarnos o tocarnos para controlar el dolor que poco a poco se fue adueñando de nuestros estómagos. Estábamos privados y amarrados entre si. Pero ella no se conformó, comenzó a dar pequeñas pataditas suaves para ir prolongando poco a poco en sufrimiento. Nos dio alrededor de diez golpes suaves con su pie, pero luego nos propino dos severas patadas seguidas y con todas sus fuerzas, nos pusimos pálidos y sentíamos que íbamos a morir o al menos eso creíamos, pero ella introdujo un dedo de su mano derecha en el ano de su amigo y uno de su mano izquierda en el mio. Y comenzó a excitar nuestro punto “P” eso lo hizo hasta que el dolor extremo, paso y al fin podíamos hablar. Nos desamarro y comenzó a besarnos a los dos. A dúo, nosotros besamos todo su cuerpo y nos divertimos locamente, hasta que la hicimos acabar un par de veces y luego ambos nos masturbamos y acabamos dentro de su boca y nos deleitamos viéndola jugar con nuestros semen, mientras lo mezclaba con su lengua. A la media hora después de un breve descanso nos bañamos y nos vestimos, y salimos de allí, cada quien tomo su rumbo y aun que fue una experiencia rara pero genial, nunca nos volvimos a ver.


“Espero el relato haya sido de su agrado en realidad, no solo soy el alma de un escritor atrapada bajo la sombra de un seudónimo que me identifica, también soy el hombre que vive con la esperanza de sentir cada palabra que escribe con la intensidad del sufrimiento encarnado en la experiencia”…

Atentamente
El Autor: Al Masoch A.V
Si eres mujer y vives en Venezuela, puedes ser mi inspiración
Solicito Chicas que deseen practicar el Ballbusting
Interesadas escribir.

                                




Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles



Nombre do Relato


Codigo do Relato
2514

Categoria
Sadomasoquismos

Fecha Envio


Votos
0

Relatos enviados por el mismo usuario

2478 - LA CASTIGADORA Y LA BOTA DE HIERRO
2480 - ¡Comprando mi Dolor! (I)
2519 - LA FUTBOLISTA
2523 - Encerrado en la Peluquería