Mi hermana... que delicia (2da parte)
( Relatos Amor Filial )




Nuevamente en frente de ella, nervioso, con los colores en mi cara, … ¡¡¡de seguro que se está acordando lo de la boda y en cualquier momento le dice a mi papá que la manosee!!!... …Caray quería salir corriendo de la casa, pasaban los minutos y mi hermana como si nada hubiera ocurrido, charlando y comiendo… terminé de almorzar rápidamente y pedí retirarme,   … ufff que minutos para más incómodos. Ya por la tarde mi mamá me llama… ¡Peeepeee,… Jesica ya se vaaaa, la tienes que acompañar! No quería bajar, pero que me quedaba…
Llegamos al centro de la ciudad, había muchísima gente, no había espacio donde quedarnos, así que en medio de apretujones y empujones nos colamos hacia adelante nos pusimos en un lugar donde podía ver algo ella se quedo a mi costado, los grupos danzantes pasaban unos de tras de otros, corrían los minutos y cada vez la gente empujaba más y más, cosa incomoda, en momento que mi hermana me dice en voz baja:
- ¡Oye el tipo que está detrás de mí me está molestando!... Voltee la cabeza, era un viejo que se andaba morboseando detrás de mi hermana…
- ¿quieres que le diga algo?...le respondí… …. No, mejor hazme un espacio ahí delante. Así que empuje para atrás y mi hermana se puso delante de mí… Bingo… esas riquísimas nalgas se posaron… que placer carajo.
- Pon tus manos sobre mis hombros si deseas… me dijo…. Eso hice, como había mucha gente estábamos pegadísimos. Senti sus redondas y enormes nalgas que se ajustaban en mi pelvis, mi pájaro empezó a cobrar vida y a abrirse paso entre el culote de mi hermana.
Me moría de la vergüenza, ya que era imposible disimular mi erección, de rato en rato mi hermana volteaba y me sonreía, algunas veces me decía… ¿logras ver algo?... … Si, no te preocupes… le respondía… A Ok... Entre tanto en la zona media de mi pubis, mi verga empezó a convulsionar, latiendo de rato en rato debido al enorme placer que me provocaba el estar detrás de mi hermana y sentir esas nalgas que apretaban contra mi verga. La sensación de placer crecía cada minuto y más con la gente que empujaba y empujaba para hacerse un espacio para ver el carnaval. Mi hermana de rato en rato se paraba de puntilla para ver cuáles de las agrupaciones pasarían, así que como imaginarán su culazo subía unos centímetros más y mi verga quedaba justo en la raja de su concha.
Ya no pude aguantar tanto morbo que de repente esos latidos que daba mi miembro se hicieron más de prisa… era incomoda la situación ya que mi hermana de seguro se estaba dando cuenta de lo que pasaba con mi Falo y sus riquísimas nalgas. En tanto yo, hacia lo posible por tratar de irme más para atrás, pero fue inútil mi lucha, de repente sentí lo mismo que sentía cuando me masturbaba, un placer incontrolable, pero esta vez no estaba utilizando mis manos, mas sino las porciones de carne del trasero de mi hermana mayor… latía… y … latía mi verga … y con cada latido mojaba cada vez mi ropa interior.
Era imposible que mi hermana no lo hubiera sentido, de seguro conocía las contracciones de una verga cuando desparrama su semen. Es lo más lógico.
De repente Jesica voltea y me dice… ya me canse, pon tus manos por sobre mi cintura y abrázame. Dicho y hecho, la abrace, me quede pegado a ella todo el rato, cada vez disminuía la gente porque el corzo ya terminaba de pasar, y yo seguía pegado a mi hermana, sentía que la amaba, sentía que era mía, no quería que terminara ese momento.
Bueno hermanito… ya nos tenemos que ir.
Sin más ni más, nos dirigimos a su casa, la deje en su puerta y antes de despedirnos me dice:
¡Qué bonito ha estado todo, espero no haberte incomodado cuando me puse delante de ti, ya que ese hombre se estaba sobando con mis nachas. No soporto a los mañosos.(no culpo al mortal, quien resistiría esas protuberancias redondeadas que se ven deliciosas) Bueno hermanito ahí nos vemos!… se acercó y me dio un beso en el cachete… abrió la puerta de su casa y cuando yo estaba dando 3 pasos para irme de allí, me dice … ¡¡¡y cambiante heeee!!!
Queeeeeeeeeeee… No lo podía creer. Mi hermana aconsejándome que me cambie de ropa interior… ¡¡¡E N T O N C E S!!!, se dío cuenta de todo y NO me dijo nada.
Nuevamente me dejo pensando e intrigado, imagínense. Pero no quedo todo allí les seguiré contando más adelante


                                

Foto 1 del Relato erotico: Mi hermana... que delicia (2da parte)




Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles



Nombre do Relato


Codigo do Relato
2822

Categoria
Amor Filial

Fecha Envio


Votos
8

Relatos enviados por el mismo usuario

2717 - MI HERMANA CASADA
2733 - Mi Hermana... que delicia
2866 - Mi hermana... que delicia (3ra parte)
2901 - MI HERMANA CASADA II