Mis deliciosas maduritas
( Relatos Sexo com Maduras )




MIS DELICIOSAS MADURITAS

Me llamo Ruben, tengo 58 años y les voy a contar de mi relación con dos deliciosas maduras, Delia de 70 y Celia de 72.

Enviudé hace 2 años, pero desde siempre, y pese a tener una linda vida sexual con mi mujer, me atrajeron poderosamente las mujeres mayores que yo; hace 5 años conocí a Delia que por entonces estaba separada de su marido y en poco tiempo fuimos amantes. Pasamos deliciosos momentos de lujuria y sexo. Ella era por entonces por decirlo de algun modo, muy señora, muy, formal y cuidadosa de las apariencias, y hace 2 años su marido enfermó y a pedido de su hija, lo recibió de nuevo en su casa, con lo cual tuvimos que dejar de encontrarnos.

Por ese tiempo conocí a Celia, viuda, muy alegre y dispuesta, y de inmediato iniciamos una relación de lo mas ardiente. Debo aclarar que a Celia yo le dije claramente que en cuanto pudiera tambien iba a retomar mi relación con Delia, y ella me sorprendió diciendome que estaba de acuerdo, que en tanto tambien estuviera con ella no haría problemas.. Eso puso en actividad mis ratones... comencé a imaginar como haría para juntarlas a las dos.

A las pocas semanas falleció el marido de Delia, y de inmediato fui a su encuentro y volvimos a nuestra relación, con un agregado: yo tengo un muy buen pasar económico y le propuse alquilarle un departamento mas cómodo, y mientras hablábamos de eso, le dije tambien de la existencia de Celia y de mis intenciones de seguir con ambas.

Dudó un poco y a los dos o tres días me llamó para decirme que primero quería conocerla, lo cual me pareció un buen inicio. Como ya les dije son (o eran entonces) bastante distintas: Delia muy formal para vestirse y si bien teniamos buen sexo, no era muy abierta a juegos o innovaciones.

Celia en cambio era mucho mas jovial, incluso en la forma de vestir, por ejemplo buenos escotes, o calzas ajustadas, y ademas siempre bien dispuesta y fanatica de los videos hot.

Así llegamos al ansiado encuentro: afortunadamente simpatizaron de movida, y a los pocos minutos ya conversaban animadamente, lo cual aproveché para preguntarles si estaban dispuestas a ser ambas mis amantes. Celia no dudó ni un instante, y ante la vacilación de Delia le tomó de la mano y le dijo:

Imaginate que las dos lo queremos, yo nunca hice algo así, pero los tres estamos solos, y si vemos que no va dejamos, pero al menos probemos.

Delia pareció aceptar ese razonamiento, y nos fuimos a cenar los tres juntos.

Por ese día no quise presionar mas y las llevé a cada cual a su casa. Al día siguiente las llamé y Delia dijo estar decidida, por lo que de inmediato las fui a buscar y las llevé a mi casa.

Yo estaba excitadisimo pensando en mi fantasía pronta a cumplirse, Celia se veía de lo mas alegre y Delia que parecia mas tensa en el ascensor se aflojó y me dió un beso de lengua que hizo que Celia la corriera para besarme ella tambien.

Ya en casa las abracé a las dos, empecé a besar a Delia y a jugar con nuestras lenguas, y Celia captó la idea de inmediato y se sumó, primero jugando con mi lengua, pero enseguida comenzo a chuparle la lengua a mi otro amor, lo cual consiguió excitarnos a los tres.

Les pedí que me desvistieran entre las dos, y lo hicieron excitándome mas con sus caricias y sus besos, y el dulce toqueteo a mi miembro que a esa altura ya estaba erguido, hinchado y húmedo.

Después les pregunté quien quería ser la siguiente en perder su ropa, y Celia gritó:

Yooooo

Yo me puse a las espaldas de Delia y mientras ella le quitaba la blusa yo acariciaba los pechos de una y otra para luego agacharme junto a ella y pidiéndole que haga lo mismo, entre los dos bajamos los pantalones de Celia, mientras yo le apoyaba la cara sobre su bombachita y a la vez besaba a Delia, quien se iba a flojando poco a poco. Entonces les dije que cambiáramos, y con Celia empezamos a desnudarla, besando todo su cuerpo, chupándole las hermosas tetas (usa corpiños talle 115) y mientras yo le lamía la vagina, Celia la besó aflojando sus últimas resistencias.

Se separó un poco, y nos dijo que nunca había imaginado calentarse de tal manera, y siguieron besándose entre las dos mientras yo terminaba de desnudarlas y empezaba a masturbarlas.

Nos fuimos a la cama y allí las dos sabedoras de como me gusta que me la chupen, no perdieron un momento en empezar, primero torpemente, molestándose una a la otra , pero enseguida se pusieron de acuerdo y mientras una me chupaba la cabeza la otra me lamía el tronco y los huevos,

Yo mientras tanto tenía la chucha de Delia en mi boca mientras con una mano masturbaba a Celia, lo cual me hizo estar al borde de la eyaculación un par de veces, por lo que les pedí que no fueran tan rápido. Celia recordando alguna peli que habíamos visto juntos propuso hacer un triángulo, ella chupandome el pene a mi, yo chupandole la vagina a Delia y ésta haciendo lo propio con Celia, lo cual no solo resultó delicioso, sino que ademásprovocó el primer orgasmo de ambas, primero un gemido tremendo de Delia que me llenó la boca con sus exquisitos jugos, y de inmediato el grito enloquecido de la otra.

En ese punto las puse las dos tipo perrito y primero las masturbé un buen rato, hasta sentir que estaban empapadas las dos, y ahí empecé a materle un rato a cada una, mientras cojía a una masturbaba a la otra, hasta que sentí que no aguantaba mas y les pregunté como querían que acabara.

Delia no sabía que decir, y volvió a tomar la iniciativa Celia proponiendo que me pajeara hasta acabarle en la boca a las dos, cosa que a ambas le gusta mucho, y grande fue mi sorpresa cuando ya a punto de acabr, arrodillado en la cama y con ellas dos esperando con la boca abierta, veo como Delia masturbaba enloquecidamente a Celia.

Debo decir que hacía mucho no tenía una eyaculación tan abundante y vigorosa, y ellas dos me chuparon y lamieron hasta dejarme la pija totalmente limpia y a mi exhausto.

A los pocos minutos, Delia dijo que era lo mas maravilloso que le había pasado, y propuso vivir los tres juntos, lo cual me llenó de alegría y ayudó a que me recuperara mucho mas rapido, al punto que a los pocos minutos ya estaba otra vez dispuesto a satisfacer a mis dos maduritas deliciosas.

Seguimos cojiendo un buen rato mas, me hicieron acabar una vez mas y despues de una ducha compartida me quedé dormido. No se cuanto tiempo dormí, pero unos movimientos en la cama y unos ruidos me despertaron, y eran ellas dos haciendose un fantástico 69, diciéndome al verme despierto que eso era parte del nuevo universo que estaban dispuestas a descubrir a partir de ahora.

Ahora me están apurando las dos porque dicen que quieren darme un show privado, en los proximos días les cuento como sigue esta relacion.




Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles



Nombre do Relato


Codigo do Relato
3039

Categoria
Sexo com Maduras

Fecha Envio


Votos
1

Relatos enviados por el mismo usuario

2969 - La amiga divorciada convenció a mi mujer
3609 - Isabel, una bella y ardiente madura