DESPEDIDA DE AÑO...
( Relatos Voyerismo )




Lo que leerán a continuación es un relato verídico protagonizado por NANCY (mi actual pareja) y Walter (su compañero de estudios) en la Cena de Despedida del año 2012.
Lo que ví… Es lo que cuento.

Para despedir el año, Nancy y sus compañeros quedaron de acuerdo de encontrarse en casa de Walter ya que reúne las condiciones justas para una cena como ésa. No tiene vecinos cerca. Es grande ya que la está remodelando (incluso con sectores sin terminar) y principalmente porque, como vive solo, es el que ofreció el lugar. Única condición: llevar comida y bebida.
El problema era la fecha. Finalmente se decidieron por el día 22 de diciembre ya que era la única fecha en la que estarían todos los que, durante el año, trabajaron juntos.
Walter es un joven muy reservado. Con mucho humor y siempre atento a las necesidades de sus compañeros. No es de ésta ciudad y hace poco que empezó a refaccionar una casa que sus padres compraron para un emprendimiento comercial. Mientras tanto él la habita y controla la construcción.
Se conocieron en el Instituto donde terminaron la carrera de. . .(no viene al caso) Formaron un grupo de estudio de 8 personas y son muy unidos desde entonces.
Por fin este año todos los del grupo tienen sus cargos asegurados y por eso creyeron conveniente celebrarlo con una cena y despedir el año.
Walter es muy divertido y, como es el más joven del grupo, todos lo estiman. Nancy es su preferida (aunque parece que tuvo una "historia" con Gladys antes que ésta se casara con Luis) Alto, creo que supera el metro ochenta, muy buen físico, verborrágico y siempre tiene un chiste subido de tono para mezclarlo en cualquier conversación. Estar con él siempre es divertido.
Para esa noche todos aseguraron su participación. Yo fui invitado pero coincidía con una cena, también de despedida, con mis compañeros de trabajo. Dije a Nancy que la llevaría, me quedaría un rato y luego iría a mi cena.
Llegado el día, Nancy estuvo preparándose desde temprano. Por la mañana fue a la peluquería y a la depiladora. A la tarde preparó lo que iba a llevar y habló varias veces con Gladys para coordinar.
Me bañé y me vestí. Mientras Nancy hacía lo mismo, me tiré a mirar TV en la cama.Terminó y salió del baño desnuda -como es su costumbre- para vestirse en la habitación. Ahí pude verla y darme cuenta del trabajo de la depiladora. ¡No dejó nada librado al azar y arrasó con cuanto pelo encontró a su paso! Cuando vio qué la estaba mirando, la guacha se dio vuelta y, agachándose, me mostró hasta dónde había llegado la mano y la cera de la depiladora.
Nancy es bajita (1;60 mts. aprox.) y, para sus 43 años está muy bien físicamente. Tetas pequeñas (85 cms) y grandes pezones. Piernas armónicas y su cola, si bien no es prominente, está bien firme. Con 52 Kg. todo su cuerpo se ve saludable ("comible" diría Walter) Ojos verdes, piel blanca y pelo castaño oscuro.
De su cartera sacó una bolsita de esas que dan en las lencerías y pude ver que se había comprado una tanga cola less ¡¡¡que era para el infarto!!! Color turquesa flúo intenso. El triangulito de adelante apenas le tapaba la concha y el de atrás apenas se destacaba ahí donde empieza la raya del culo. Para colmo se puso un pantalón blanco de algodón muy liviano que, ajustado a su cuerpo, hizo que se notara perfectamente la tanguita que, debajo de la tela fina se reflejaba perfectamente. Con el morbo a mil salimos rumbo a la cena con sus amigos. Me calentaba la idea de que la vieran así vestida. Y más aún porque sé que Walter hace rato que la quiere coger.
Walter vive como a 15 cuadras de nuestra casa. La casa, de estilo antiguo, es grande. El terreno, también. Rodeado de muros muy altos. Vista de frente, tiene un espacio para un portón a la izquierda y a la derecha, entre el muro y la casa, un espacio como de 1,50 mts para lo que sería una entrada de servicio. Había tambores, ladrillos, tablas y todo lo que los albañiles ocupan. Walter me la mostró toda y yo no me perdí detalles.
La cena se haría en la parte de atrás, en un espacio techado al que se accedía por una abertura que se cerraba con una placa de madera ya que no tenía la puerta. Esa misma placa serviría de mesa para la cena.
Estaban todos. Serían once. Se había agregado el marido de Mary.
Me despedí sin comprometerme en volver.
Ya en mi cena ¡no podía apartar de mi mente cómo la habían mirado a Nancy! Especialmente Walter que le anduvo insinuando cosas y a lo que ella respondía siguiéndole el juego. Mi idea era volver, entrar sin se que me vieran y mirar escondido. Imaginaba que sucedería algo interesante por el clima de joda que vi.
A las 3 de la mañana salí y rápido me dirigí a lo de Walter. Tomé mis precauciones dejando el vehículo a dos cuadras. Entré por el pasillo de la derecha y entre los andamios me ubiqué para espiar. Solo estaban Nancy, Gladys y su marido Luis y Walter. Ellas retiraban las cosas utilizadas en la cena y la llevaban adentro. Ellos agarraron la placa de madera y desde adentro, cerraron la abertura. Seguí allí escuchando las conversaciones y risas. Varios minutos después desenchufaron el foco con que habían iluminado el lugar y entonces aproveché para meterme. Había visto –cuando Walter me mostró la casa y los arreglos- que la habitación grande tenía persiana de enrollar plástica y la ventana era corrediza y sin vidrios todavía. Así que fui ahí y comprobé que la persiana estaba bajada hasta unos 50 cms del borde inferior. Frente a la ventana había dos tambores con una madera arriba que servía de andamio. Me puse debajo de eso y desde allí veía perfectamente la cama, el placard, la puerta y el pasillo. También veía la puerta del baño. La luz que entraba del pasillo me permitió ver que el nene de Gladys estaba durmiendo del lado de la cama más próximo a la ventana.   
Escuché voces y la luz se encendió. Era Gladys que venía a llevar al nene y Nancy la acompañaba.
"¿Querés que te acerquemos a tu casa?" preguntó Gladys. "No" dijo Nancy. "Roberto va a venir a buscarme" "¿Seguro? –dijo Gladys- "Me parece que vos querés quedarte sola con Walter, eh? ¡Cómo te miraba! También con ese pantalón, nena!!! Se te nota todo. Encima Walter hace rato que te quiere coger." Nancy se rió de buena gana y admitió que le estuvo pidiendo que se quedara y ¡lo iba a hacer! "¡Qué Hija de puuuta!" dijo Gladys.
A esa altura de la charla yo estaba con la pija dura. ¡Iba quedarme a esperar verlos coger!
"Mejor nos vamos así aprovechan" dijo Gladys y después agregó: "¡¡¡Cuando lleguemos a casa. . . Cómo lo voy a coger a Luis pensando en Uds.!!!
Rodeó la cama para levantar al nene y pude ver desde mi ubicación bajo el andamio, un espectacular culo que tenía incrustado entre los cachetes una tanga blanca. Gladys es alta y esa noche tenía puesto una pollera de jean cortita espectacular.
Seguí allí hasta que escuche que el auto se iba.
La luz de la habitación quedó encendida y yo rogaba que no la apagaran ni bajaran la persiana. Varios minutos estuve escuchando cuchicheos y risitas que llegaban del otro ambiente. Los imaginé manoseándose y aumentó mi calentura. Cuando por fin aparecieron ella quería entrar al baño pero él la sujetaba contra su cuerpo mientras la besaba y le tocaba las tetas, la concha y el culo por encima de la ropa.¡Parecía que tenía varias manos! Ella lo empujó riéndose y entró al baño. El roció un poco de desodorante de ambiente en la habitación y sacó de un cajón una cajita de preservativos ¡¡¡Se preparaba para coger!!! Temeroso de que yo llegara, le pidió que me mandara un mensaje. Ella desde adentro le dijo que no era necesario, que yo no iría. Cuando ella salió del baño él insistió por el mensaje. Entre las precauciones que tomé fue la de poner el celu en la función silencio para que solo se iluminara la pantalla al entrar mensaje o llamado. Así que cuando entró el que me envió ella ¡¡¡del otro lado de la ventana!!! Yo leí: "No vengas a buscarme, me llevan los chicos" ¡Que ganas de reírme! Escribí la respuesta pero no la envié. Ellos volvieron a apretujarse y cuando ella ya no tenía su musculosa las tetitas quedaron a merced de los lengüetazos de él que ya tenía una erección que el pantalón no podía contener. Cuando Nancy, muy caliente, se sacó el pantalón y quedó con la tanguita turquesa, envié el mensaje que sonó justo cuando él empezó a mordisquearle la concha por encima de la tanga. El sonido del celular al entrar el mensaje casi le produce un infarto!!! Suspirando agitada por la calentura Nancy leyó en voz alta mi mensaje: "OK. No hay problemas" "Viste?" le dijo, y dejó el celu a un costado.
Él empezó a sacarse el pantalón y ella lo ayudó bajándoselo hasta los tobillos y se prendió como una desesperada de la pija palpitante de él. ¡¡¡Qué mamada!!! De espaldas a mí, pero a menos de un metro de distancia, mi mujer chupaba esa pija con devoción y experiencia mientras él la manoseaba la espalda llegando hasta el culo y por allí hasta la concha. Ella arrodillada ayudaba abriéndose. Después se acostó y él se desprendió del pantalón y le sacó la tanguita. Pero era tal la calentura que tenían los dos que se cortó la tira de un costado de la bombachita. Agarró la cajita de preservativos pero ella no lo dejó. ¡Quería cogerlo en pelo! Abrió las piernas y él se acomodó en el medio y, sujetando la pija con una mano, se la puso hasta el fondo de un solo envión. Empezaron a moverse sin coordinación primero pero después se acomodaron y cogieron frenéticamente varios minutos. El bombeaba seguido y fuerte. En un momento, él se enderezó y le agarró las rodillas con las manos y, abriéndola aún más, miraba como entraba la pija en la jugosa concha depilada de mi mujer. El "floc, floc, floc" de las embestidas parecía resonar en toda la cuadra. Igual que sus gemidos y suspiros. Al rato ella se incorporó cuidando que no saliera la pija, se abrazó al cuello y enredando sus piernas en la espalda de él, quedó ensartadísima y gozando como un animal. El le agarraba de los cachetes del culo y la levantaba y bajaba con fuerza. De pronto ella se soltó del cuello y se dejó caer en la cama desprendiendo sus piernas. Había acabado como una yegua.
El quedó con la pija palpitante. Ahí vi. la pija en toda su extensión. De muy buena proporción. Bastante gruesa y de unos 18 ó 20 cms (no soy bueno en calcular) Rápido se la ofreció para que se la chupe y ella, acostada como estaba, lo hizo de un modo ¡ESPECTACULAR! Él no pudo resistir y grito "¡¡¡Te acabooooo!!! " Entonces ella la sacó de la boca justo cuando él le mandó un lechazo que se estrelló en la frente. Otros fueron a parar en el pelo y la oreja izquierda. Ella le agarraba firme pero el movimiento eléctrico de la acabada, hizo que otro chorro fuera a parar en la mejilla y las tetas. Sacudiéndose en temblores él gruñía como bestia. Ella lamía esa pija palpitante como si fuera lo único que tenía como alimento. Sonreía morbosamente, dueña de la situación. Después quedó como adormecida. Al rato él le pregunto si quería tomar algo. "Sí" dijo ella y se sentó en la cama. La cara reflejaba el polvo que se había echado. Encendió un cigarrillo. Con la sábana se sacó algo de la leche que le chorreaba en la cara. Él volvió con un vaso y una botella de ananá fizz y con la pija bastante flácida.
Ella miró esa pija relajada y se le prendió de nuevo poniéndosela entera en la boca. Con la botella y el vaso él miraba como la pija desaparecía en boca de Nancy para salir lentamente brillante de saliva. La hizo crecer rápidamente. Cigarrillo, vaso y botella no sé dónde fueron a parar. De nuevo empezaba la acción. Con los dedos de él en la concha y el culo, ella no soltaba la pija ya erecta. Inclinado él ponía, en el culo de mi mujer, dos dedos moviéndolos adelante y atrás. ¡¡¡Y yo a escasos centímetros de ellos!!! De pronto ella se levantó y de su cartera sacó una botellita de aceite Johnson para Bebés. "Qué hija de puta" pensé "Vino preparada para que le haga el culo!!!" Con ella de pié y de perfil al lugar donde yo estaba escondido, él le descargo una buena cantidad en las tetas y desparramó por el resto del cuerpo hasta llegar a la concha. ¡¡¡Cuatro dedos hasta el fondo hizo que ella se levantara en puntas de pié loca de calentura!!! Más aceite fue a parar al culo, para lo cual ella se colocó de rodillas en la cama y agachada prácticamente con la cabeza en mis manos. ¡¡¡Estábamos a menos de 60 Cms.!!! Podía sentir su respiración excitada, las cosas que se decían y sus olores. "Acostate así" dijo ella señalando hacia la ventana. El se tiró de espaldas y su cabeza quedó frente a mí. Separó las piernas y la pija parecía un mástil. Ella no perdió tiempo y se la puso casi entera en la boca y le dio una mamada a su estilo. La metía bien adentro hasta casi atragantarse y luego la iba retirando despacio y con los labios apretados. Él bramaba de placer. "Me vas a meter esto en el culo?" le preguntó la muy puta. "SSSSííí´! Gruñó él. "Toda me la vas meter?" Siguió perversamente. "Toda!" resopló él. Subió a la cama y, de espaldas a él se ensartó la pija en la concha y empezó a cabalgar sobre la pija como desesperada. El le puso aceite en la espalda haciendo que chorreara hacia la zanja del culo y allí le metía dos dedos para lubricarla por dentro. No solo entraban y salían sino que esos dedos giraban de izquierda a derecha facilitados por el aceite. Ella seguía con sus embates hasta que despacito fue levantándose hasta sacar toda la pija y, con la mano, la agarró para guiarla a su agujero aceitado. El le puso más aceite para facilitar la penetración y la cabeza entró entera. Se apoyó con las manos en las rodillas de él y bajaba despacio para que ese pedazo de carne palpitante entrara en su agujero. Cuando tuvo la mitad adentro se le escuchó un "AAAAAJJJJJJJJJHHHH !!!! Despacito. . . Despacito" decía pero no dejaba quieta la cadera. "Te duele?" preguntó él agarrándole los cachetes. "Si lo hacemos despacio, no" dijo ella más relajada. El se agarró la pija con la mano para que no se metiera todo. (¡Que considerado! Pensé yo) Entonces ella administró la penetración hasta el punto en que subía y bajaba a su antojo.Tanto es así que por momentos quedaba totalmente sentada sobre el puño que sostenía la pija. Cogían en silencio. Solo se escuchaban las respiraciones entrecortadas y el resoplar de él. "Cambiamos?" preguntó él. "Bueno" dijo ella. Y se levantó de la pija despacito. Cuando la sacó toda pude ver claramente una abertura redonda entre sus cachetes por lo dilatado que le había quedado el culo. El se paró casi pegado a la ventana y la acomodó bien al borde para seguir. Ella se agachó y pego la cara contra el colchón dejando bien levantada las nalgas. Con lo que quedó de aceite en la botellita el volvió a lubricarla y también se puso en la pija. Apoyó la cabeza en la entrada y empujo hasta la mitad. La dilatación hizo que fuera fácil pero él muy considerado, pregunto si estaba bien. "SSSSíííí´!!!!" dijo ella ardiendo. Entonces empujo lo que restaba de poronga y sus bolas sonaron al chocar contra el culo de Nancy.
Bombeó despacio un rato hasta acostumbrarla. Después fue todo frenético. La cogió fuerte y firme clavándola hasta el fondo sosteniéndola por la cintura. Por momentos disminuía y sacaba casi toda la pija del culo para luego meterla de un envión otra vez hasta el fondo. De pronto la escuché gritar en clara señal que estaba acabando. El seguía con fuerza. Prácticamente la levantaba con cada pijaso. Finalmente el grito "¡¡¡Te acaaabooooo! !!" y la puso hasta el fondo sujetándola de la cintura sin dejarla mover. Los gritos se habrán escuchado en toda la manzana. Ensartada hasta las bolas cayeron de costado resoplando como animales. El seguía bombeando más lentamente como si tuviera espasmos. Ella levantaba la pierna derecha dejándome ver perfectamente como la tenía enterrada hasta el fondo. El con la mano sostenía la pierna. Cada tanto empujaba un poco como tratando que siguiera entrando, pero era inútil. . . más adentro no podía ir.
Cuando ella bajó la pierna, él le acarició la espalda y le daba palmaditas en las nalgas. Ella junto las piernas, las llevó hasta el pecho y quedó en posición fetal. Lo hizo muy despacito tratando de que no saliera la pija del culo. Así quedaron un buen rato como dormidos. Pasaron unos minutos y ya me dí cuenta que la cosa terminaba. Me dolía todo el cuerpo por la posición en la que estuve durante ¡¡¡más de dos horas!!! Antes de salir de allí vi que él sacaba despacito su pija ya bastante flácida y ella solo atinaba a decir "Mmmmmmhhhhh! !!"
Llegue lo más rápido que pude a casa. Fui al baño para refrescarme. La pija me pedía una concha o una paja para poder descargarse. Considerando lo que había visto, no creí que Nancy deseara algo más. Al rato escuché que llegaba un auto. Por la ventana vi que Nancy bajaba y casi corriendo venía hacia la casa. La luz del día era casi total. Al entrar y encontrarme preguntó: “Qué hacés?”. "Recién llego" le mentí. Muy capcioso le pregunté "¿Cómo la pasaste? "Ufff...!!!. . . ¡Muy bien! ¡De puta madre! Ahora quiero dormir” Dijo ella y me dio un beso.
Yo… con la adrenalina de lo que pude presenciar, fui al baño y me dí una ducha larga y luego, más aliviado, fui a la cama. Nancy ya dormía sólo con una remerita puesta. No pude evitar acariciarla. Su piel estaba tibia y aceitada. Su aspecto era de relajación total! Me pegué a ella y me dormí! Desperté después del mediodía. Solo. Nancy ya estaba haciendo cosas como una auténtica ama de casa!

Espero que lo hayan disfrutado!!!

                                

Foto 1 del Relato erotico: DESPEDIDA DE AÑO...

Foto 2 del Relato erotico: DESPEDIDA DE AÑO...

Foto 3 del Relato erotico: DESPEDIDA DE AÑO...




Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles



Nombre do Relato


Codigo do Relato
3059

Categoria
Voyerismo

Fecha Envio


Votos
3

Relatos enviados por el mismo usuario