No puede ser! (Parte 2)
( Relatos Amor Filial )




No daba crédito a lo que mis ojos veían, no abrí la puerta del todo, sólo lo suficiente para ver que ocurría dentro.
Atziry mi hija montada en la rica verga de mi sobrino de 22, ella gemía de una manera excitante, se movía de arriba abaja gozando aquella verga venosa, Daniel agarraba los senos de mi hija, los apretaba, jalaba sus pezones, mi hija era suya en ese momento, aquella escena se podía ver debido a que la habitación estaba iluminada de manera tenue por la lamparita del buro de mi hija, la ropa de ambos estaba en el suelo.
Cerré la puerta con cuidado, y me fui corriendo a mi habitación alejándome de esa rica pero perturbadora escena, ahora los gemidos de ambos se escuchan en un vaivén de excitación, no sabía que hacer, ¿debía parar aquello?, ó ¿debía dejarlos culminar?, opte por lo segundo, no quise causar un disgusto a esas horas de la noche, pero ahora otra duda me invadió, ¿tendría que compartir a mi sobrino y ahora no solamente con Yareni su novia?, sabía que mi hija es menor de edad y podía demandar a mi sobrino por abuso a una menor, pero eso no era abuso, era sexo consensuado, ¿y si mi sobrino se iba de la casa?, yo no podía soportar eso, en cuanto deje de escuchar los sonidos pasionales de ambos, me quede dormida.
Al otro día todos desayunamos normal, como era domingo nadie saldría ese día, pero decidí atacar preguntando como les había ido en la fiesta, mi sobrino inmediatamente me dijo que él se había regresado con Atziry ya que ella se sentía mal y por lo tanto el no pudo realizar lo que me dijo por teléfono, Atziry confirmo su malestar pero que en cuanto llegaron ella se fue a dormir, la que me conto lujo de detalles sobre la fiesta fue Julieta, sin imaginarse lo que la noche anterior había sucedido en el departamento.
Pensé en ese momento decirles que yo había llegado temprano a la casa, pero decidí no hacerlo, quería saber que más pasaba entre ellos dos, al terminar de desayunar los 3 me dijeron que saldrían a la macroplaza con unos amigos de la escuela, yo no me pude negar, de esa manera podía investigar en la habitación de Dany y mi hija.
Entre primero al cuarto de Atziry, empecé revisando los cajones de una comoda que tiene en el mismo, en los primeros no encontré nada, pero en el penúltimo cajón encontré un consolador doble, condones, lubricantes, y ropa interior la verdad muy sexy, imagine que no es normal que una niña de ?? años tenga eso entre sus cajones, pero con lo que había visto la noche anterior no era tan raro; deje todo como estaba y me pase al último cajón, al principio no hallaba nada, pero al quitar una de sus blusas note una libreta, la cual resulto ser su diario.
Al comenzar a leerlo note que no era un diario normal, sino uno donde narraba todos los encuentros sexuales que había tenido (masturbaciones, mamadas, cogidas), leyendo aquellas palabras me entere que la primera vez que se masturbo fue pensando en su primo, a la edad de XIII años después de que nos vio cogiendo en la habitación de él, jamás creí que ella supiera lo nuestro, continúe con aquella secreta pero excitante lectura, y llegue a lo que quería saber, decía algo más o menos así:
“¡Hola mi fiel compañero de secretos!
Hoy después de muchas masturbadas logre que el hombre de mi vida me hiciera suya, aproveche que mi mamá salió temprano al trabajo y no fui a la escuela, me levante corriendo a la habitación de July, al ver que no estaba me acerque lentamente al cuarto de él, de aquel ángel que tiene locas a mis amigas y a mi también, rezando por que se encontrara tal vez cambiándose.
Pero, ¡oh mi estimado amigo!, fue mucho mejor, Dany aun se encontraba dormido cuando entre, estaba boca arriba, mi corazón comenzaba con unos latidos rápidos pero nerviosos, puse mi mano sobre la colcha intentando palpar su pene, y ¡wow! Fue increíble aquella sensación, decidí ir a por todas y retire la colcha lentamente, fue maravilloso lo que vi, ¡mi primo duerme desnudo!, al ver que no se despertó volví a tocar su pene, esta vez no sólo lo palpe, lo levante y a pesar de estar calmado es grande, mi mente se nublo en cuanto mis dos manos lo sostenían y poco a poco fui acercando mi boca para poder probarlo, que nervios sentí, pero en cuanto lo tuve dentro comencé a recorrerlo con mi lengua, lo sacaba y volvía engullir, por el tamaño no podía metérmelo todo, pero después me fue más difícil, ya que se empezó a engrosar , es venoso, ancho y largo, continúe masturbándolo, lamiéndolo y metiéndome lo que podía a la boca, después de un tiempo sentí una mano sobre mi nuca la cual empujo mi cabeza para engullir aquella deliciosa paleta, no me entro toda, pero me empecé ahogar , aun así mis manos no soltaban aquel instrumento, y pude sentir como empezó a tener espasmos y un liquido extraño pero rico empezó a salir de la punta, me lo trague como pude, cuando aquellos espasmos cesaron la mano se retiro y pude sacar mi cabeza, de las comisuras de mis labios salía aquel viscoso liquido, y el pene de mi primo aun se veía apetitoso, limpie con mi dedo lo que salía de mi boca y lo lamí, en eso escuche la voz de Dany diciéndome lo bien que se la había mamado, me sentí orgullosa pues a pesar de ser inexperta le había gustado, voltee a verlo y él me sonreía con esos dulces labios incitándome a besarlo o al menos eso creí, acerque mis labios a los suyos y luego luego comenzamos a besarnos apasionadamente, tome su mano derecha y lo coloque sobre mi seno izquierdo, ¡que grande es! Me dijo, me sentí halagada y le pregunte si quería verlos sin brassier, el respondió que si, me pare de la cama me quite el brassier y deje al aire libre aquellas chichis de las que me siento orgullosa, mi primo se sentó en la orilla de la cama, me tomo por la cintura y me acerco hacia su lengua quien ya esperaba mis senos para ser devorados, al sentir su lengua sobre mis pezones excitados sentí un extraño pero rico placer, luego empezó a jugar con sus manos sobre mis senos, a lamerlos, a morder de una manera deliciosa mis pezones, yo no quería que se detuviera, pero quito su mano derecha y sin sospecharlo la metió bajo mi panty, tocando la entrada de mi vagina, y metiendo la punta de uno de sus dedos, yo ya estaba excitadísima y le confesé que aun era virgen, y lo mucho que deseaba que el fuera mi primera vez, él no lo dudo, me acostó sobre su cama, y lentamente fue quitando mi panty dejando a la vista los pocos pelitos que tenía, me dijo que me devolvería el favor, abrió mis piernas y comenzó a lamerme la vagina, nunca pensé que eso fuera tan delicioso, se abría paso con su lengua a través de mis labios mayores, lamio mi clítoris, y después de unos veinte minutos no pude contener esa sensación de querer orinar, acompañada de una convulsión de mi cuerpo que me hizo estallar en un rico placer, se acostó a mi lado, me dejo recuperar el aliento, volteo mi cara hacia la de él y me empezó a besar, fue bonito sentir sus labios con los míos nuevamente, ya tenia su pene parado, así que me subió sobre el y diciéndome que no me lastimaría lo metió en mi interior lentamente, fue algo doloroso al principio, un hilillo de sangre salió de mi vagina, mis lagrimas invadían mi rostro, pero poco a poco y con más de su cosa adentro de mi, empecé a sentir un placer exquisito, después de un rato en acostumbrarme a mi hombre, yo solita subía y bajaba sobre aquel rico pene, mis gemidos eran intensos y mi primo en todo momento me trato como una princesa, con sus manos me tocaba los senos, las nalgas, las piernas, la cintura, me acariciaba, me hacia suya, la mejor sensación de toda mi vida hasta ese momento, volví a sentir esas ganas de orinar, y sin decirle nada explote con su pene adentro, me recosté sobre su pecho para reponerme de aquella sensación, el siguió con el bombeo en mi interior, hasta que en una de esas se detuvo, me apretó de las nalgas hacia él y me lleno de su rico semen (hasta hoy supe como se llamaba), sentí hervir mi interior, voltee mi rostro hacia el suyo, y nuevamente le di un lindo beso, me levante de él, mi primo me dijo que sobre su buro había puesto una cámara para grabar mientras le chupaba su pene y que no la apago, así que todo lo que hicimos quedara para que lo recordemos posteriormente, le dije que no había problema, recogí mi ropa regalándole mi panty como recuerdo de mi primera vez y diciéndole lo mucho que lo amo abandone su habitación para posteriormente meterme a bañar, ¡Ay! Querido amigo, ha sido lo más rico que me ha pasado en la vida, pero tengo que guardar el secreto, al menos de mi familia”.
Al terminar de leer esto yo estaba excitadísima y con un par de dedos dentro de mi coño, sabia que mi hija coge con mi sobrino, pero ya no me importaba, si el la hace feliz, la llena de placer, yo no podía ser egoísta e impedírselo, además es excitante, pero tenía que encontrar ese vídeo para ver aquel encuentro sexual.

                                

Foto 1 del Relato erotico: No puede ser! (Parte 2)


Comentarios


muy exitante
Perfil no contiene imagen
Por:lulu en: 05/07/2013
uallllllllllllll excelenteeeeeeee
perfil VitoNego
excelente relato excitante estuve a millón
perfil vikingo505
chido excitante relato y la foto kien es tu o tu hija ?
perfil elcuau76
woooo muy buen relato exitante y y muy buena foto
perfil bellako
Que rico mmmm si
perfil angels
Muy existen tu relato
Perfil no contiene imagen


Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles



Nombre do Relato


Codigo do Relato
3151

Categoria
Amor Filial

Fecha Envio


Votos
17

Relatos enviados por el mismo usuario

3133 - El Masaje
3147 - No puede ser! (Parte 1)
3154 - No puede ser! (Parte 3)
3156 - Mi Primera Vez!!!
3915 - ¡La vagina de mi hija!