Cornudo Arrepentido 3
( Relatos Cuerno )




Hola querido lector.... pues aquí me tienen contando otra de nuestras candentes aventuras que hemos vivido mi esposa y yo, y su amante en turno.

Pues bien, después de la última aventura que les compartí, hubo una fase de tranquilidad en mi esposa,,, digamos que por un tiempo fuimos un matrimonio normal.

Sin embargo, no podía estar así por siempre,,, así que sin esperármelo, un buen día comenzó a arreglarse de nuevo de esa manera especial que lo hizo en las veces anteriores... Esto hizo sonar las alarmas en mi cabeza, y me ocasionó una potente erección.

Me pidió que la llevara a cierto punto de la ciudad, un tanto oscura, donde casi no pasa nadie por las noches, porque ahí pasaría a buscarla aquel su primer amante,,, lo recuerdan del primer relato?. Solo que ahora se irían a un motel! Solitos!!!

La llevé al lugar acordado. Se acercó una una camioneta blanca con vidrios bien negros... Se estaciona al lado de la puerta del pasajero, se abre la puerta, mi esposa sin más se baja y se sube al vehículo de su amante. Los veo alejarse hasta perderse al dar una vuelta en una de las calles aledañas.

Me dirigo hacia un bar, para tomar una cerveza oscura bien fría mientras en mi mente imagino a mi esposa sobándole el paquete a Pablo mientras este manejaba hacia el motel...! La imagino liberando de su prisión su prieta verga, acariciándola, besándola para luego engullirla con maestría y destreza, para placer de su amante.

Imagino a Pablo besando a mi esposa de manera fogosa justo en la puerta de la habitación, mientras acaricia sus bien formadas nalgas, que se
traslucen a través de las mallas blancas que viste...

Veo a mi esposa sentada en la cama, bajándole los pantalones y los calzones a Pablo,
tomando en sus manos su verga, sobándola y mamándola con gran devoción, mientras él cierra sus ojos y con sus manos guía la cabeza de mi esposa para que la devore en su totalidad.

Imagino a Pablo, recostando en la cama a mi esposa, quitandole la ropa mientras le besa cada parte de su cuerpo que va quedando al descubierto. Escucho a mi esposa suspirar, reaccionando a las caricias y besos de su amante. Veo cómo le quita Pablo las mallas, quedando al descubierto una deliciosa micro tanga color blanco. Lo veo besar con los muslos de mi esposa. Le veo retirar la tanga, y perderse en esa
deliciosa zona que me vuelve loco. Ella deja cierra los ojos, le acaricia la cabeza, y se deja llevar al paraíso. Él le acaricia sus pechos, su abdomen, todo lo que logra abarcar.

Los veo seguir en esa labor un rato más. Veo como mi esposa se comienza a tensar, señal inequívoca que viene un orgasmo. Su espalda se arquéa, sus manos detienen con fuerza la cabeza de su amante, su cuerpo todo se tensa,,,, y en un momento emite un largo gemido mientras ser retuerce en la cama, reaccionando a las olas de placer que su cuerpo emite, placer maravilloso y delicioso, privilegio de los dioses.

Pablo aprovecha un movimiento de mi esposa, y la abraza por detrás, dejandola inmóvil, su colita bien levantada, totalmente a disposición. Mientras la besa en la nuca, acerca su verga al nicho del placer, donde ingresa con prestesa y gran facilidad, para comenzar un bombeo rítmico, cada vez más intenso, mientras mi esposa siente su cuerpo vibrar en cada embestida que recibe. Poco a poco, su cuerpo comienza
nuevamente a tensarse y se ve apabullada por nuevas olas orgásmicas que la transportan a mundos lejanos llenos de placenteros.

Es necesario que Pablo espere un momento mientras mi esposa vuelve en sí... Ahora, ella toma las riendas, y lo pone boca arriba, para montarlo a su gusto, a su propio ritmo, únicamente para su propio placer... La arremetida es feroz, mi esposa no perdona en la búsqueda del placer, es todo o nada. Mírenme a mí,,, sentado en un bar, tomando una cerveza, con una gran erección que ya duele...

Veo a mi esposa jadeante, totalmente poseída por Afrodita, sudorosoa, chorreando semen por sus muslos... extasiada y feliz porque ha logrado devorar otro hombre más, alimentarse de su energía y sentirse feliz, plena y dichosa!

Se quedan un rato recostados, dándose besitos y acariciándose,,, platicando de todo y de nada...

Pablo incita a mi esposa, para que le chupe la verga,,, quiere que se la reviva,,, quiere disfrutar de ella una vez más antes de devolverla a su casa... Ante las caricias de la lengua de mi esposa, y ante el calor y la humedad de su boca, la verga de Pablo comienza despertar nuevamente,,, Lista para entrar nuevamente en esa cueva sagrada...

Sin más, mi esposa se pone en cuatro,,, Pablo le lubrica con un poco de saliva, y despacio, tomándola de las caderas, le mete la verga hasta el fondo,,, arrancándole a mi esposa un suspiro... Comienzan nuevamente el mete saca, mientras él el acaricia las espalda, y sus deliciosas nalgas... Continúan así un buen rato, mientras ambos jadean, sudan y gimen de placer... Ambos logran aguantar hasta que al unísono revientan en orgasmos que los hacen caer rendidos en la cama, mientras sus cuerpos tiemblan y sus jugos se mezclan en uno solo...

Quedan ahí, inhertes,,, como en otro mundo,,, totalmente ajenos a esta dimensión y sus respectivas familias,,, lejos están de todo, pero a la vez tan cerca...

Me saca de mi visión el timbre del celular,,, ya me está marcando mi esposa,,, ya están por salir del motel... acordamos encontrarnos en el mismo sitio donde a ella la recogió su amante horas antes...

La veo subir al auto, cansada pero radiante, feliz, sonriente... Me da un beso profundo y apasionado, que me derrite,,, dejándome un sabor familiar en la boca...la verga de Pablo.




Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles



Nombre do Relato


Codigo do Relato
3424

Categoria
Cuerno

Fecha Envio


Votos
0

Relatos enviados por el mismo usuario

3139 - Cornudo Arrepentido 1
3331 - Cornudo Arrepentido 2