El día que entregue a mi mujer 3
( Relatos Cuerno )




Ella estuvo ansiosa toda la semana, paso la semana y nada, ni noticias de su amante.
Luego de un par de días suena el celular y ella atiende, desesperanzada, pensando que era alguna amiga, la madre, etc.
Era la vos de Alberto, que le estaba dando un par de indicaciones, yo trataba de escuchar pero no lo lograba.
Ella me comento, que le iba que llegar una caja con algo para ella que era lo que Alberto quería que se ponga, pero esta ves el era el que iva a decidir el lugar, ropa, etc.
Ella le dijo que si pero la única condición era que su marido este presente, el le propuso que viera vía Internet, ella no acepto.
Todavía no confiaba en Alberto, pero le gustaba el sexo que tenia con el.
Pasada la tarde llega una caja, ella la abrió en la habitación sola.
Eran un par de zapatos rojos altísimos, una pollera roja, una tanga roja medias de red rojas y un corset rojo.
Y tenía un número de celular adentro, que decía que mañana a las 22 llamara y que le diera la dirección de su casa y el chófer sabia que hacer.
Llego la hora ella llamo y la atendió un hombre, que le dijo que en 20 m nos pasaba a buscar.
Tocaron el timbre y nos subimos rápidamente en el auto atrás, era el bmw de Alfredo, llegamos a la casa de Alfredo, el nos recibe y enseguida toma a mi esposa y le da un beso, eso a mi me puso a mil, ver como el le daba un beso como si nada.
Ahí el le coloco un antifaz, para que no pudiera ver lo que iba a pasar, nos dirijamos a la habitación, el me coloco unas esposas y me ato a un barral que había a un lado de la cama, le ordeno mi mujer que me la chupe.
Mi mujer sin chistar comenzó hacerlo, el se fue.
Luego de un par de minutos regresó, con alguien mas, era su hijo, Raúl que ni bien que vio a mi mujer se puso al palo, ahí nomas el se acerco por atrás y me la saco para que no me la siga chupando, ella pensó que era Alberto, Raúl ya desnudo la llevo directamente a su pene, para que lo chupe.
Ella estaba tan caliente que ni se dio cuenta que era otra persona, cuando de pronto siente que alguien le arranca la tanga y le empieza a chupar la cola, yo en ese momento me acabe, ella gemía como una loba en celo, el hijo de Alberto, le acabo en la boca y Alberto la hizo acabar de tanto que le chupo la cola.
Raúl la agarro y la tiro en la cama, con las piernas colgando de la cama y la cola en pompa, para penetrarla, agarro un lubricante y empezó a jugar con sus dedos, ya que yo nunca le había echo la cola, ni me lo había dejado intentarlo, ella ya había acabado devuelta, yo ya estaba al palo devuelta, Alberto se coloco adelante de ella y se la metió por la boca, Raúl se puso atrás y la penetro, ella gritaba como loca, por el pene de Alberto no se entendía lo que decía, Raúl se la metió toda de un saqué y la saco, luego empezó a penetrarla constantemente, hasta que ella ya empezó a gemir como loca, yo desde mi lugar podía ver todo, de repente Raúl le saca el antifaz, pude ver su mirada de como gozaba como una verdadera puta, Alberto le acabo en la cara, luego me desato y me llevo hasta ella para que me la chupara, yo acabe al toque por que no daba mas, Raúl le seguía dando por la cola hasta que de pronto acelero el ritmo y le acabo en la cola, mi mujer estaba ecxauta, toda transpirada y llena de semen.
Le pidió a Alberto si se podía bañar, ya que no quería llegar a casa así, el le dijo que no que las putas tienen que llevar olor a semen.
Nos llamo al chófer y nos dijo que nos preparemos para la otra semana que el la llamaba, le dio un sobre a mi mujer y nos fuimos en su auto hasta nuestra casa.
Ni bien llegamos mi mujer se fue a duchar, yo habría el sobre a ver que había, tenía 300 dólares y una carta que decía que desde ahora sabrás lo que es ser putita.




Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles



Nombre do Relato


Codigo do Relato
3521

Categoria
Cuerno

Fecha Envio


Votos
1