FETICHISMO
( Relatos Fetichismo )




Los caminos del sexo suelen ser, en ocasiones, confusos o al menos curiosos, donde juegan posturas y elecciones personales, axiomas culturales y, en general, se acciona el vapuleado "librepensamiento", utilizado o no según individuos y circunstancias. El autoerotismo constituye una posibilidad más de las muchas que nos ofrece el ejercicio de nuestra sexualidad, en libertad y con las satisfacciones que nos sea dado lograr. No es mi intención realizar una apología del autoamor -no debí utilizar esa palabra, suena demasiado egoísta: "la paja" es un término entrañablemente cotidiano- sino simplemente contar y compartir, ya con 40 años y especialmente con aquellos que sientan afinidad con mi punto de vista al respecto, una de las tantas experiencias vividas en mis casi 28 años de actividad masturbatoria y que fue altamente gratificante.

Quienes adherimos al placer de Onán -sé que no puedo hablar por todo los masturbadores, pero seguramente no me hallo solo en este sentido- apelamos a estimulaciones externas que nos conducen gradualmente hacia el clímax anhelado: imágenes, sonidos, olores, sabores y texturas -junto a nuestra rica "imaginería" personal- son auténticos y genuinos auxiliares a la hora del goce solitario. Al respecto y como sabrán mis lectores, el disfrute a través de prendas y objetos del ser amado o idealizado se llama fetichismo -práctica no muy habitual en mí pero que no desecho en aras de una copiosa eyaculación- ligado, en mi caso personal, a cierta bisexualidad que se ha acentuado con el paso del tiempo y que me lleva a admirar una buena hembra o un magnífico macho como poderosos estimulantes eróticos. Hace algunos años me calenté endemoniadamente con un pendejo -argentinismo por adolescente, púber- que vive aún en las cercanías de mi casa, un estudiante muy joven al cual evocaba permanentemente desde el baño, a piernas abiertas y masturbándome hora tras hora, día por día. Sabía que insinuar algo era sencillamente demencial, fuera de toda posibilidad, pero también intuía que necesitaba algo, cualquier cosa -en realidad no sabía a ciencia cierta qué elemento- que me uniera a él, que fuera portadora viva de su presencia. Pensé en uno de sus slips pero no podía acceder a ellos y, por ende, a ninguna de sus cosas íntimas, hasta que una noche de un verano ya remoto su mamita tiró a la basura un par de zapatillas totalmente rotas que el nene utilizara en sus prácticas deportivas. Fue toda una alegría para mí y me excité tremendamente, hasta pensé en llevármelas a mi hogar, calzarme con ellas y matarme a pajas, mis pies donde habían estado los suyos, pero opté, ante la imposibilidad de resguardarlas en un lugar seguro, por quedarme con los cordones e inventar algún jueguito fuera de los común y secreto con ellos, morir de placer poniéndolos en contacto con las partes más íntimas de mi cuerpo: mi sexo, mis bolas, mi ano. Recuerdo que me expuse demasiado para lograr quedarme con mi ansiado tesoro, a pesar de la noche, que cubría mis furtivos pasos, actué con premura y nerviosismo cortando las guías plásticas de los cordones -muy anudados- con una tenaza de mi padre, para luego, con ellos cautelosamente guardados en el bolsillo de mi jean, enfilar al baño donde me aguardaban experiencias que modificarían, de alguna manera, mis hábitos masturbatorios.

Lo primero que hice fue desnudarme totalmente -la casa dormía y podía operar con total tranquilidad- a fin de tener mayor libertad de movimientos y sentirme, por qué no, mucho más erotizado y caliente, y son pocas las ocasiones que recuerdo en las que estuviese tan fuertemente excitado como en aquellas oportunidad. Extraje los cordones y los extendí cuan largos eran, estaban percudidos por el uso y el tiempo les había otorgado una coloración grisácea pero no me importó, acaso estas características le daban un toque aún más extraño a mi solitario ritual. Coloqué un pie sobre la tapa del inodoro y tomé, con ambas manos, uno de los cordones para pasarlo entre mis nalgas besando el ano, ceñido casi dolorosamente a él, y luego anudé las puntas en el lugar donde nace la cintura. Lo mismo hice con el restante aunque cuidando de entrelazarlos en el sector que rozaba el ano, para evitar toda posibilidad de que se soltaran y aumentando, por consiguiente, la sensibilidad del acariciamiento en ese exquisito lugar.

Cuando terminé mi trabajo me sentí extraño, dolorido por las fuertes ataduras a que me estaba sometiendo yo mismo, pero embriagado por una lujuria y excitación, reitero, como pocas veces sentí en mi vida de onanista: mi verga se erguía desafiante, soberbia, inyectada de sangre por la presión que ejercían los cordones bajo los testículos, las ingles me ardían porque los pelos se enredaban con los cordones produciendo unos tironeos dolorosos y perversamente estimulantes. Para comenzar la masturbación se me ocurrió sentarme en el inodoro -abierto, por supuesto- lo cual ocasionó que los cordones se tensaran aún más provocándome un rozamiento anal enloquecedor (luego probaría enjabonando o encremando la zona con óptimos resultados), junto a los pellizquitos entre punzantes y divertidos de los pelos del área mezclados con ellos. Creo que podrán imaginar la paja brutal que, evocación mental mediante, me provoqué aquella noche en que terminé atado y levemente torturado, pero profundamente feliz; y aunque ese chico ya no puebla mis fantasías con su adolescencia, cada tanto repito esta experiencia que aún me provoca enorme gozo. Además me demostró, personalmente, que las ataduras, el fetichismo y algún pequeño dolorcito -bien manejados- pueden ser terriblemente sexys e incentivar tremebundas calenturas.




Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles



Nombre do Relato


Codigo do Relato
357

Categoria
Fetichismo

Fecha Envio


Votos
0

Relatos enviados por el mismo usuario

1 - 48 horas
11 - Realizando fantasias
15 - No fue premeditado
22 - Aunque aún soy virgen
25 - Viaje con un amigo
32 - Cumpli mi sueño con mi prima
34 - Atrapada
39 - Kali II
42 - Fiesta de fin de año
46 - Casada con todos
63 - Y TODO EMPEZO EN INTERNET - cap I
65 - VACACIONES EN ACAPULCO
69 - MI HERMANA
75 - DULCE DE HIGOS
80 - DEL CHAT
84 - LOCURA DE ENAMORADOS
86 - SEXO EN VACACIONES
97 - ERÓTICA
103 - ROMELIA
109 - LA CAMPAÑA DE PUBLICIDAD.
120 - MI MEJOR RECUERDO
123 - LA MAMA DE MI AMANTE
127 - FRIO
135 - ISABELLA
137 - EL CAMPAMENTO
141 - RUTH Y YO, A TRAVES DE LA VENTANA
145 - EL VOLUNTARIO
150 - INICIACION
152 - VIAJE DE TRABAJO I
154 - VIAJE DE TRABAJO II
159 - LA MAMA DE MI AMIGO
166 - EL ASCENSOR DE MI NOVIA
168 - MI DEBUT
176 - MI PRIMERA IDEA
180 - AFORTUNADO REENCUENTRO II
182 - LA CHAVA DE MIS SUEÑOS
185 - MI CURIOSIDAD DEL SEXO
190 - LA MUJER MADURA
194 - UN DESEO REALIZADO
198 - EN EL TREN
200 - Dando lecciones de sexo a la esposa de un amigo
203 - Sexo Grupal
209 - LA PRIMA
212 - CASA SOLA
214 - EL REGRESO I
217 - MI TIO RAMON
219 - LA CASA DE MI ABUELA
221 - MI NOVIA Y SUS AMIGOS
223 - FLECHAZO SEXUAL
225 - Mi jefe
228 - Inesperado
235 - El alumno consentido
237 - Un dia inolvidable
239 - Adolescente caliente
243 - Mi mama es una ricura
247 - Soy lesbiana!
249 - Empezó con un masaje
251 - Mi cuñada
253 - Un amante y dos hermanos
254 - Amor entre primos
256 - Una buena decision
258 - Costumbres familiares
260 - Que cuñada
264 - No estaba hebria
268 - En casa
270 - ¿Por que no?
272 - Todo por el todo
274 - Deseado encuentro
279 - Noches de insomnio
281 - Adorada tia
283 - Buenos vecinos
285 - Arriesgué y gané
289 - La hermana de mi amigo
291 - Gracias a mis vacaciones
293 - Entrevista humillante
298 - Camarera de habitaciones
301 - Ni en sueños lo imaginé
303 - La amante de mi padre
305 - Mi sobrino político
309 - Todo fue muy rápido
311 - Mi vecina mi amante
314 - Cazador de Ángeles
316 - Entre niño y niña
320 - Cosas de familia
324 - La madre de mi novio
326 - Hermano chantagista
328 - De madrugada
330 - Jóvenes hermanos
332 - La dulce boca de mi hermana
334 - El culito de Florencia
340 - Amigas
342 - La madre de mi amiga
344 - Mi Jefa
346 - Una demanda de empleo
349 - EL AUTOBUS DE LAS 7:30
352 - Abuelo fotógrafo
354 - EL RETRATO
359 - Mi primera orgía
361 - DOS MUJERES A LA VEZ
363 - Mi vida con madre e hija
365 - Lesbos
367 - Visita a mi Tía
369 - Mi padre y mi aerobic
371 - La iniciación de la Maestra Carolina
373 - Bariloche ardiente
375 - LA SABANA BLANCA
377 - En la Universidad
702 - Mi profesora y sus pies
737 - sexo platonico
1221 - entre un buen cafe y un baño
1222 - feliz cumpleaño
1591 - mi novio se durmio y sus amigos me emborracharon
1740 - mi mejor amigo
1911 - Gabriela (remasterizado)
2027 - Mis amigos me estrena en la nueva universidad
2028 - Cogiendo con el enamorado de mi amiga
2082 - asi fue
4112 - Después de la boda
5650 - Con mi ex en un cine porno