Los Maestros
( Relatos Bisexual )




Los Maestros

Aquella noche marcó el comienzo para nosotros se una nueva etapa, aquella mujer tradicional y formal, quedaría en el olvido.
Todos tenemos nuestras fantasías y poderlas cumplir deja una sensación de plenitud y conformidad.Yo le era fiel ha ella y era recíproco, yo siempre tuve fantasías y ella también, solo que era un tanto reacia a contarlas por miedo a que la tratara de zorra, pervertida o puta el tema le generaba vergüenza, exceptuando cuando hacíamos el amor que bromeabamos un tanto en broma y otro en serio con nuestras fantasías.
Como toda pareja joven salíamos a bailar, íbamos al centro , paseabamos, luego una cena y después al boliche, era frecuente ver la misma gente en los mismos lugares.
Observé que miraba a dos chicos, ellos eran jóvenes, atractivos y musculosos, perderían gran parte de su vida en el gimnasio.
-“Mira esos chicos, deben hacer pesas y ligar un montón”-, le digo a ella.
-“Sí, parecen atletas, mira que abdominales, aparte son guapos”-, dice ella.
Estos chicos siempre estaban rodeados de chicos y chicas, parecían muy agradables.Volvimos a la semana siguiente, ellos estaban ahí, a mi mujer se le caía la baba, pero trataba de no desviar la vista hacia ellos estando yo presente.Yo hacía lo mismo con unas nenas impresionantes que veía.
Aunque yo notaba algo extraño en ellos, no me daba cuenta que era, recorde una de las fantasías de ella y decidí ser su mago de la lámpara y cumplirle ese deseo.
Volvimos a salir una noche y tras recorrer varios pub, nos cruzamos otra vez con aquellos muchachos musculosos.
-“Mira, quien está ahí”-, me dice ella.
-“Sí, los veo, voy a buscar unos tragos”-, le digo.
Me acerqué a la barra y crucé unas palabras con ellos, me miraron y no me dieron pelota.
-“¿Oigan ustedes son gays?”-, les digo.
-“¿Quien te crees que eres para preguntar eso imbécil?”-, responden furiosos.
Antes que me peguen, les digo.
-“! Disculpen no trato de ofenderlos ¡”, verán necesito su ayuda, mi mujer es aquella de allá y está muerta con ustedes”-.
Se quedan en silencio la miran y se calman.
-“¿Qué quieres de nosotros?”-, me preguntan.
-“Es un tanto embarazoso pedir esto…ella tiene una fantasía que quiero cumplirle”-, les explico.
-¿En que nos compete a nosotros?-, me preguntan curiosos.
-“Quiero que hagan un trío con ella”-, les digo.
-“¿Quieres que nos cojamos a tu mujer?”-, preguntan asombrados.
-“Sí, exacto, les pagaré por ello”-, les pido.
-“No, no podemos aceptarlo de ninguna manera”-, me dicen ellos.
-¿Perdonen otra vez, son ustedes hom…?-, frustrado pregunto.
-“No, somos bisex, nos gustan también las chicas, su mujer es guapa, si la convencemos de compartir una cama con nosotros, no será por dinero, será para complacer su deseo prohibido, nunca hemos estado con una casada y eso nos encanta”-, me aclaran.
-“No le prometemos nada, tal vez ella no se anime”-, añaden.
-“Yo mes por medio trabajo de noche, tienen mi cama en casa para divertirse es un barrio discreto, me da morbo que lo hagan en mi cama”-, les sugiero.
-“Además los meses que trabajo de noche, no coincidimos y no tenemos momentos íntimos”-, agrego.
-“! Huy, estará caliente y necesitada ¡”-, dice uno riendo.
-¿Pero nunca le has propuesto tríos o cuartetos?-, pregunta uno de ellos.
-“No conmigo no se anima, la cohibo”-, les digo.
-“¿Seguro que no te gustaría participar o ver?”-, me preguntan.
-“Sí me encantaría…pero quedará para otra vez, la traeré aquí un par de veces más, fingiremos encuentros casuales, les dejo mi celular para que me avisen el día del encuentro en casa así no vuelvo antes de tiempo”-, les sugiero.
Riendo se la quedan mirando.
Vuelvo a la mesa donde está ella.
-“! Como tardaste tanto ¡, ¿De qué hablaban?”-, pregunta curiosa.
-“Dicen que eres muy guapa y quieren conocerte”, le digo.
-“ ¡ Me haces pasar vergüenza ¡”-, dice ella.
Me preparo para recibir otro insulto de ella, pero en ese instante, se acercan los chicos, con cuatro copas, nos invitan y rompen el hielo.
Se llaman Omar y Victor, 29 y 31 años, empresarios, uno tiene una galería de arte y el otro una casa de antiguedades, cultos, guapos, buenos para bailar y de interesante conversación, en poco tiempo logran impresionar a mi mujer.
Nos vamos a casa, una noche después de intimar, aún desnudos y jadeantes, le digo a ella.
-“No me metas los cuernos con esos chicos amor”-.
-“¿Pues?,¿Qué dices a que sale ello?”, me pregunta.
-“Ví que le gustas mucho, te miraban el culo y las piernas, se babeaban”-, le miento.
-“¿En serio?”-, pregunta curiosa.
-“Sí, es lo que ví”-, le digo.
-“Tranquilo”-, me dice riendo y luego guarda silencio.
Otra vez como estaba planeado nos topamos con ellos, como siempre, los tipos impecables a la última moda.Esa noche sacaron a bailar a mi mujer, temas sueltos y otros que no, pude ver como las manos de los chicos, llegaba a la parte de la espalda de mi mujer que cambia de nombre.Parece que todos se estaban calentando.
Después de esa noche, ella me los mencionó toda la semana, lo cultos que eran, sabían de todo, exitosos eran los hombres perfectos que muchas mujeres desearían tener.
Cambíó el mes y me enteré, por Omar que mi mujer sin decirme nada salió, muy sexy, muy pintada al encuentro de ellos en un boliche, ella había picado el anzuelo.
Un miércoles después recibo una grabación en ella escuche esto:
Omar: -“¿Porqué no vamos los tres a tomar algo a tu casa?”-
Ella: -“A…a…mi casa, pero mi marido no está”-.
Victor: -“Esa es la idea, tengo en mente unos juegos para tres, si te animas…toda la noche”-.
Ella:-“Hummm, no sé si me atrevo”-
Omar: -“Dale, no hay manera que se entere, los tres queremos lo mismo”-.
Ella: -¿Cuándo?-.
Omar: -“El próximo viernes, nos vemos a las doce aquí y luego nos vamos a tu casa”-.
Lo habían logrado, lo que no sabían era que yo iba a estar ahí, oculto observando saciando mi sed de morbo.
El jueves aviso que no voy el viernes a trabajar pero no le digo nada a ella.
Viernes, hago que me voy a las 23:00, tomo el coche y lo oculto en un estacionamiento cercano, vuelvo a pie y me quedo en una esquina, observo mi casa, treinta largos minutos después veo a mi mujer, vestida muy, muy sexy con una mini ceñida, tacos altos, medias negras, una blusa llamativa, llevaba el pelo suelto y muy maquillada.Abordó un taxi.
Entro en mi casa, apago pronto las luces, busco mi videocámara Sony, hago sitio en mi armario para poder meterme, espero cerca de la ventana para ver si vienen.
A las 00:35, escucho un coche, un curioso llamativo mini Cooper color verde cotorra y amarillo, de el bajan, Omar Victor y mi mujer.Omar portaba un bolsito y una botella de chapagne.Rápido me meto en el armario dejando una ranura por donde sacar el objetivo de la fimadora.
Entran, escucho, risas, ruidos de vasos y música suave, deduzco que bailan, veinte minutos después se acercan, Victor trae tres copas y una botella, veo con admiración como Omar trae a mi mujer a upa, como un niño y la sienta en la cama.Beben más y rien.
-“Porqué no nos ponemos más cómodos”-, sugiere ella a los hombres.
-“Dejenmé ayudarlos”-, les ruega ella muy caliente.
Ella se le acerca a Omar, para desabotonarle su camisa, dejando ver sus abdominales fuertemente marcados, ella acaricia su torso, -“Huuuuuumm”-, murmura ella, mientras Victor por detrás de ella, le abre el sierre de la mini, que cae a sus pies, dejando una tanguita de encajes a la vista, ella continua con Omar y ahora tira de su cinturón para quitarle los pantalones.
Omar se baja los pantalones dejando a la vista un pequeño slip rojo, ella se saca la blusa, luego las sandalias, Victor se desnuda.Ahora los tres están con lo mínimo.La sientan en la cama, cada uno de los chicos, tira y saca una de sus medias, juegan mordiendole con sus bocas los dedos los pies.Excitada ella se saca el sujetador dejando a descubierto, sus grandes tetas, que luego de acariciarlas cada uno de los chicos se prende de ellas.
-“Sí, mis bebés mamen la tetita”-, reía ella.
Luego ella en tanga, sale de la cama, se acerca a ellos y tira de los slip de los chicos, con una mano en cada uno, ellos le ayudan.En segundos ellos quedan totalmente frente a ella, totalmente rasurados sus pubis, portan penes de grandes dimensiones, erectos, anchos.
Ella muerde sus labios mirando el manjar frente a sus ojos.Omar se acerca a ella y la besa, recorre con su lengua la boca de ella, que hace lo mismo, como una recién casada la alza, la toma en brazos y la lleva a la cama.La acuesta dulcemente y suben los tres.
-“A ver chica, que nos escondes”-, le dice Omar y despacio, muy despacio le baja la tanquita hasta quitarla.
-“Hermosa, perfecta, que rica rajita”-, susurra Victor al ver la concha cerrada, rosada, perfectamente formada, una rica empanada.
-“! Separa las piernitas cielo ¡”-, ordena Omar.
Omar se inclina sobre ella, con sus manos le separa los labios de la vulva para observar, la conchita bien roja, mojada, brillante hasta el útero.Sumerge su boca en sexo de ella, lame y mordizquea el clítoris, ella gime, -“! Sí, cógeme con tu lengua…humm, así, bien rico…aaahhhh¡ ”- y abre mas sus piernas.Victor mamaba sus tetas, disfrutaba de su pezones duros y erectos.Omar tomó su pene, lo acerco a la vagina de mi esposa y jugó con su vulva, introduciendo solo el glande, haciendo a ella desear y rogar, -“Dále, metémela”-, poco a poco, la verga se fue perdiendo dentro de ella, los huevos quedaban fuera de la fiesta, ella gime mientras ese gran miembro la penetra, el hombre es un atleta entrenado resistente y bombea con furia, Victor se acaricia su pija esperando turno.La cama rechina, ¡ traca,traca,traca,traca ¡, -“! Uff…ah…ah…ah…ah…ah ¡ “- gemía ella, cada vez más frecuente, ritmico y alto.
-“Así nena goza nuestra pijas que son solo para ti”-, le decía Omar.
-“Eso, disfruta, danos tu leche”-, agregaba Victor.
Ella pasaba las piernas por detrás de él y lo trababa contra ella y clavaba las uñas en la espalda de su fornido amante.
Ella trataba de reir a la vez que gemía, la cara de vicio que ponía no se la conocía, -“Ah, sí, ya…ya…ya me…vieeeene, acaaaabboooooooooooooo”, un orgasmo fabuloso.Luego otro y otro, hasta que Omar pegó un fuerte grito, besó con fuerza la boca de mi mujer y descargo todo el contenido atrapado en sus huevos dentro de la matriz de ella llenado útero, vagina y hasta ovarios de caliente esperma.
-“¿Me has acabado dentro?”, pregunta mi mujer con sorpresa.
-“Sí, claro… ¿Tomas la píldorita no?”-, le responde Omar con naturalidad.
-“Si…si…siempre”- responde ella tratando de ocultar su disconformidad.
Omar sale de sobre ella, ambos jadean fatigados.
Ahora es Victor quien se prepara.
-“Date la vuelta ponte en perrito”-, ordena Victor.
Ella lo hace poniendo su culito en pompa, enseñando su inseminada concha chorreante, por la leche de su compañero.
-“! Que morbo, estas toda sucia de leche de Omarcito ¡”-, decía el hombre mientras sin asco hundia se verga erecta en la concha, salpicando leche para todos lados, pero no suya.
Mientras se coge en un 21 a mi esposa, Omar va por detrás de Victor y le hace un beso negro a su compañero, esto me tomó por sorpresa no esperaba ver los hombres interactuando entre ellos.Luego Omar con una nueva erección, apuntaba su pija dura a ano del chico y lo penetraba.
Mi mujer con los ojos cerrados y la boca abierta, gozaba gimiendo, ! Chap,chap,chap ¡ era el ruido intenso al chocar piel con piel, ignoraba lo que pasaba detrás de ella, -“Ah, aha, ah…aaaaaaahhhhh ¡ “-, gemían los tres, ella acababa en un gran grito, -¡Aaaaaaaaahhhhhhh ¡”, clavando uñas en el colchón, casi simultaneamente recibía una inyección de caldo caliente en su concha febril, mientras Omar rellenaba el culo de Victor.

Yo sudo en el armario de caliente y de morbo, la pija me duele.Me gustó como se comían a mi esposa.
Ella toca su entrepierna y la saca blanca, no dice nada, pero se le ve preocupada.
Mi mujer sucia llena de leche, sudando pega un saltito de la cama, tapando su concha con la tanguita que le quitaron, para no chorrear sobre el piso y se va al baño.

Ella tarda,mientras los chicos se abrazan y miman, mientras suena el agua del bidet, luego la ducha.
Los chicos se besan apasionadamente, por un momento pensé que si mi mujer los veía todo se enfriaría de golpe.Ella salió, con una camiseta mía que puesta le quedaba larga y una toalla con la que se secaba el pelo.
Ella los sorprende en pleno frenesí amoroso, ellos la ven y paran.
-“¿Per..pero ustedes son maric…?”-, pregunta con frustración y sorpresa.
-“Somos bi y pareja estable”-, le responden.
No es la respuesta que ella esperaba escuchar los prefería bien machos pero es tarde para hacerse la convencional.
Se acercan a ella, se besan los hombres y la besan a ella.
-“Ven, te voy a mostrar algo”, le dice Victor.
Victor se acerca a Omar que yace, boca arriba, con su verga parada, toma su verga, lo masturba y con su boca le hace un pete, juega mordisquea y le mete un dedo en el culo a la vez que le mama la pija con voracidad.Cuando el glande se pone duro y bien rojo se detiene.
-“Ahora hazlo tú, igual”-, le ordena Victor a ella.
Con timidez mi mujer lo imita pero luego va tomándole el gusto, sigue, sigue.
-“Se esta poniendo bien rojo, mete tu boca no la saques y sigue”-, le dice su maestro.
Ella recibe una sorpresa que la hace toser, al recibir una descarga de leche en el fondo de la garganta.
-“Traga y sigue”- , le ordenan.
Ella traga todo, tose y limpia su boca con la mano.
-“¿Nunca habías tomado leche?-, pregunta Omar.
-“! Cof, cof…no, nunca ¡”-, responde ella.
Luego, Victor, abre el bolso y saca unos objetos, dildos, vibradores, bolas chinas, objetos que ella desconocía.Mira con curiosidad.
Omar se acerca a ella y le saca la remera, dando a entender que habrá más, desnuda le besa las tetas.
Victor le muestra a mi mujer una pija negra de latex con arnes, se lo pone a ella, es extraño parece un/a shemale, con eso puesto.Omar se pone en cuatro. Victor unta con vaselina la verga de latex.
-“Vamos cariño coge a Omar”-, le ordena Victor.
-“! Le va a doler ¡”-, responde ella.
-“Casi nada…anda”-, le tranquiliza Victor.
Los Maestros
Ella hunde la verga en el culo de Omar, que gime,ella estando detrás le toma la pija y lo masturba a la vez que lo clava,mientras lo hace Vic, va por detrás de mi mujer, unta su verga con vaselina, apunta a culo de mi esposa, apoya el glande y ella grita con sorpresa.
-“ ¡No, no, me va a doler, yo nunca…¡”-.
-“¿Eres virgen?-. pregunta Victor.
-“Siiiii”-, responde ella.
-“Ya es hora que lo pierdas, voy a hacerlo despacito”-, aclara el hombre.
-"Lo he echo muchas veces, confía en mí"-, agrega.
Empuja su verga, el esfinter cede,mueve las caderas hacia los costados y el pene entra, ella grita.
-“Haaaayyyy, dueeeelee, despacito, despacito”, rogaba mientras perdía su virgo anal y la gran verga la enculaba.anal
Una imagen extraña, parecía un trencito todos enganchados, hasta que le llenen a ella las entrañas de caldo.Mi mujer masturbaba al chico, haciendo que eyaculara sobre las sábanas.Luego Vic le enseñaría a ponerle un dildo a Omar.
Omar , pasados minutos, se da la vuelta con el dildo metido en el orto, su pene mira al cielo erecto otra vez.
-“Ven cariño montame, como una hermosa Amazona”-, pedía el hombre.
Ella sube sobre él, pero de espaldas a su cara, cuando va a sentarse, pero Omar apunta su pija al orto de ella, la hace caer sentada sobre su verga que entra violentamente en el ano, enculada por sorpresa pego un gran grito de dolor.
-“Aaaaaaaaaagggggggg, haaaayyyyy”-, grita ella.
El la mantiene quieta sentada sobre su verga.
-“Aguanta amor ya va a pasar el ardor, creeme lo hago mucho”-, le dice Omar.
orgia
De a poquito el dolor pasa al dilatar el ano, ella se mueve despacito hacia arriba y abajo, mientras el amante le masajea y masturba su concha, pasará del dolor al placer, -“Ah,ah…ah…ah…aaaaaaahhhhhhhhh”-, grito, con contracciones, abriendo con sus manos sus nalgas y mirando al cielo en un rictus de placer.Omar no tardaría en estallar como una fuente dentro de las entrañas de ella.Victor se había parado en la cama y se masturbaba frente a la cara de mi esposa, bañandola con su leche.
Eran las 6 de la mañana, ella satisfecha, agotada,le arde la cola y duelen las piernas, jadeando ordena.
-“Chicos se tienen que ir, mi esposo sale a las 07:00, debo ordenar todo esto”-Ellos riendo felices, la besan tiernamente se visten y despiden.
Ella saca la sábanas prende un saumerio para tapar el olor a quilombo y va darse un largo baño, pues siente el sabor salado en su boca, ha tragado leche, su cola y concha chorrean, el enema de leche le reclama baño.

Aprovecho salgo del caliente armario y voy a buscar el coche, hago tiempo.Vuelvo a las 08:00 agotada ella se durmió profundamente, bajo las sábanas está desnuda, la destapo y viendo su cuerpo, recuerdo lo visto hace unas horas y me masturbo.
Durante una semana la noto nerviosa, pensé que estaba por menstruar, fué al medico, una semana más tarde se tranquilizó, una mañana encontre explicación al encontrar unos análisis de sangre, de enfermedades de transmisión sexual, todos normales, de ella.La experiencia con los chicos la dejó nerviosa y cambiada.
Lo noté al hacer el amor, me hizo el pete más fabuloso que recuerdo, pero me metía los dedos en el culo, se trago mi leche y seguía, seguía le tuve que rogar que parara.Más tarde me entregaría su culo por primera vez.
-“¿Quien te enseñó todo esto?-, le pregunté.
-“Ah, tuve buenos maestros”-, me contestó riendo.
Ahora cuando salimos, ve chicos guapos pero cuando hago referencia a ellos me dice.
-“No te fíes, nada es lo que parece, parecen muy machos pero tal vez no lo sean tanto”-.
No hemos vuelto a coincidir con Victor y su novio Omar.
Miro el video me excito y pienso, tengo que pedirle hacer un trío conmigo incluído, pero eso…es otra historia.FIN.




Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles



Nombre do Relato


Codigo do Relato
4274

Categoria
Bisexual

Fecha Envio


Votos
2