Encontre a mi cuñada cogiendo con un desconocido.
( Relatos Traiciones )




El relato que les contare sucedió no hace mucho, un día en que por problema de escases de agua en mi casa, tuve la necesidad de recurrir a la casa de mi hermano para poder usar tan vital liquido en mi aseo personal.
Como ya les mencione debido a una carencia de agua tuve que pedirle a mi hermano poder hacer uso de esta en su casa, para ello el me proporciono un juego de llaves de su casa en caso de que necesitara hacerlo y el no estuviera. Pues bien todo iba normal ya hacía tres días que llegaba 2 veces diaria a asearme a su casa, pero el cuarto día que lo hice que por cierto era fin de semana, me llevaría una agradable sorpresa. Era un sábado a media mañana yo había ido como de costumbre a tomar un baño, como era día no laborable no tuve intención de ir tan temprano como de costumbre, más aun sabiendo que una tarde anterior mi hermano me había informado que no estaría ya que tendría que ir fuera de la ciudad por motivo de un pequeño paseo con su familia, es decir mi hermano, mi cuñada y mi sobrino! Opte por hacerlo a esa hora y suponiendo que la casa estaría sola, abrí la puerta entre en ella y me conduje hasta un baño que se localiza en la parte alta de la casa donde también se encuentran dos habitaciones que son utilizadas para las visitas, como todo estaba en silencio al pasar por una de ellas logre escuchar un murmullo proveniente de su interior, sigilosamente me acerque hacia la puerta la cual se encontraba media cerrada y espié al interior de ella y mi sorpresa fue enorme, ya que dentro se encontraba mi cuñada Betty semi desnuda acompañada por un tipo desconocido para mí, ella estaba recostada sobre la cama en frente de él, vestida con un pantalón color negro ajustado, no tenía nada en la parte superior de su cuerpo solo un hermoso sostén color morado con vivos negro, déjeme decirles que mi cuñada tiene unos pechos medianos pero bien formados y con ese sujetador lucían hermosas sus par de tetas, el desconocido se encontraba totalmente vestido, en el ambiente se podían escuchar los susurros y risas de ambos mientras retozaban eróticamente abrazados sobre el lecho de la alcoba. En fin! Haciendo esfuerzo para no hacer ruido y delatar mi presencia continúe fisgoneando tan inusual encuentro. Ella le decía cosas y le sonreía mientras él, abrazaba y acariciaba su espalda semi desnuda, sobre la amplia cama de la habitación, No paso mucho tiempo para que el desconocido reaccionara e iniciara la acción, lo primero que observe hacer fue, abrazar y besar intensamente la boca de mi cuñada mientras que con sus hábiles mano desabrochaba el sujetador del sostén de mi cuñada, quedando expuestos los redondos pechos de mi cuñada, al instante el busco con la avidez de su boca la suave forma de sus senos y comenzó a besarlos. Posteriormente sobre la misma acción recostó sobre la cama el excitado cuerpo de Betty y continúo disfrutando del sabor de su boca y de sus pechos, a continuación volvió hacer uso de sus hábiles manos, desabrocho el pantalón de ella, abrió sus muslos y hundió un dedo en el interior de su vagina, al hacerlo pude escuchar un leve gemido por parte de mi cuñada al sentir su sexo penetrado. Sin dejar de besarla y acariciarla el tipo disfruto de ella por varios minutos hasta que de pronto mi cuñada se incorporó hizo a un lado el cuerpo del extraño e invirtió las acciones, con una mano desabrocho el botón del pantalón de su amante en turno y a como pudo agarro su pene y empezó a jalarlo hacia delante y hacia atrás. Para ese entonces ella se encontraba muy caliente y excitada, hasta que ya no pudo contenerse y metió el enorme miembro en su boca y se la comió toda de una sola vez muy deseosa de esa verga, sus labios subían y bajaban apretándola a una velocidad increíble, de repente paraba de golpe y la miraba con sus ojos llenos de sexo, sacaba su inquieta lengua y le lamía los huevos y toda la extensión del venudo musculo que estaba completamente erecto debido a la exquisita caricia que le proporcionaba la boca de mi cuñada, hábilmente cubría con su saliva la totalidad del enorme miembro del desconocido y este la tomaba de su cabeza con delicadeza y la acercaba más a su miembro metiéndolo casi hasta el fondo de su garganta. Betty recorría su verga con toda la lengua que podía darle, disfrutando más y más. Ella apenas podía dar cabida dentro de su boca al tremendo falo que poseía el desconocido, en realidad a mí me costaba creer lo que estaba observando y escuchando. ¡Oooh ¡ --- Dámelo – dámelo --- se escuchaban claras las suplicas y exclamaciones de mi caliente cuñada, pidiendo a gritos que le entregara el néctar de esa verga. No paso mucho tiempo hasta que el desconocido lanzo un grito de placer, mire su cuerpo temblar y lanzar un gran chorro de leche que se disparó dentro de su boquita, un líquido blanco salió de la boca de mi cuñada cubriendo sus labios, la verdad la mire tragarse casi todo el producto de la eyaculación de su amante y con su experta lengua limpiar los residuos que aun emanaban de la cabeza de esa tremenda verga que momentos antes le había entregado su tibio elixir para deleite de ella. Pero las cosas no terminaron ahí, después de unos minutos el desconocido tomo el frágil cuerpo de Betty, lo despojo del pantalón y solo quedo cubierto su sexo con una tanga color morada del mismo conjunto de su sostén, la abrazo y posteriormente la recostó sobre la cama de espalda apoyada en sus manos y rodillas con su hermoso trasero levantado hacia él, acerco su cara al húmedo sexo de mi cuñada y le dijo! Ahora me toca a mí disfrutar de tu sabor, hizo a un lado la orilla de la estrecha tanga que cubría los labios de su vulva y procedió acariciar y disfrutar con su lengua la partidura de su velluda vagina haciéndola retorcerse y gritar de placer, comenzó a comerle el coño y también el pequeño y arrugado orificio de su trasero, al cabo de unos minutos ella alcanzo su primer orgasmo, lanzando un fuerte alarido de placer, a continuación ella le suplico que la hiciera suya, le externo que deseaba sentir totalmente dentro de ella su descomunal verga. Ante los ruegos incontenibles de Betty él tomó posesión de sus caderas, se deshizo por completo de la tanga que aun cubría su cuerpo, junto y levantado el trasero de mi cuñada, con una mano atrajo su garrote y lo restregó una y otra vez por la abertura vaginal de mi cuñada, mientras con su otra mano separaba las nalgas de la deseosa Betty. Yo desde mi posición miraba con asombro lo que sucedía sobre el lecho de esa cama. Pronto vi apuntar la roja cabeza de su miembro sobre su vagina y ver como esa enorme verga se iba introduciendo al interior de la húmeda concha de mi fogosa cuñada hasta casi quedar ambos cuerpos unidos, yo continuaba observando sin poder dar crédito a lo que mis ojos veían. Betty soportaba estoicamente esa completa penetración y continuaba gozando con verdadero deleite los vaivenes copulativos de ese macho el cual no cesaba de tener dentro de ella su enorme musculo viril. Era tal la calentura de mi cuñada que la hacía exclamar frases soeces. Papito que rica la tienes mi amor!… la siento hasta lo más profundo de mi! … así mi amor, métemela hasta el fondo! quiero sentir que me tocas la matriz!… Que grande amor esta si es verga! … Así mi amor métemela hasta el fondo!... Todo en un acoplamiento frenético de sus cuerpos embriagados de placer. Pronto quede atónito al escuchar a mi cuñada decirle, me voy a poner de a perrito para que me la metas por el culo mi amor ¡A ver si me cabe, porque la tienes muy grande y muy rica mi cielo! Mi cuñada hizo para que el tipo le sacara la verga de su mojada gruta y provocativamente se acomodó y ofreció su torneado culo al desconocido, que ni tardo ni perezoso colocó la punta del pene en el ano de mi caliente cuñada y la hundió lentamente en él, Entonces ella abrió con las manos sus nalgas para darle espacio a la verga de su amante, poco a poco y lentamente la verga fue metida totalmente dentro de su cuerpo mientras ella pujaba. El jadeaba intensamente sin perder el control de la profunda penetración, desde mi ubicación pude ver como esa tremenda verga se perdía a través del apretado ano de mi cuñada y yo hipnotizado por la escena, observaba como el tipo se deleitaba con el redondo y apretado culito de cuñada Betty. A mí mismo me pregunte? Como es posible que le entre tan fácil esa verga tan grande? Le va a desfondar el culito a mi cuñadita? Pero Betty estaba ahí, colocada de espaldas a él desconocido con sus cadera expuesta, recibiendo las estocadas de su amante el cual penetraba fuertemente por su trasero como en una escena porno. Ninguno de los dos podían verme y además estaban demasiado perdidos en los placeres que ambos experimentaban como para notar mi presencia. Vi completamente petrificado, el rostro de mi cuñada transfigurado por el placer que recibía en cada arremetida del tipo, con su cabeza apoyada de lado sobre el colchón, con la boca entre abierta y sus grandes ojos desorbitados y en blanco, mientras que el largo miembro del desconocido hacía de las suyas entrando y saliendo con toda su longitud de su dilatado y apretado ano. Es preciso señalar, que el sexo de mi cuñada es bastante grande, de labios gruesos y abiertos como una flor por los cuales observe salir los líquidos de su excitada vulva. Cada vez que el tipo metía su miembro profundamente en el apretado culo de mi cuñada, de su boca escapaban susurros y gemidos que se hacían escuchar por toda la habitación, el tipo bombeaba y bombeaba sin parar sus erguidas caderas al mismo tiempo que mi cuñada con voz quebrada en un largo y sonoro quejido decía! ayyyy que rico me coges!. Ante esto, pude ver al desconocido temblar, estremecerse y explotar fuertemente dentro del trasero de mi excitada cuñada y mirar cómo salían del interior de su culo, restos del semen espeso de su amante… y eso es algo que de solo recordarlo me excita. Un poco después el desconocido se incorporó un poco hasta sentarse en la cama, Betty permanecía echada boca arriba toda espatarrada, él le dijo algo sonriendo mientras acercó su rostro hacia su sexo y le dio unos besos en su vagina para después empezar a chupársela durante un buen rato hasta hacerla que cerrase sus piernas apretándole la cabeza con sus muslos, seguramente al producirle un nuevo orgasmo. El desconocido se levantó a buscar algo y volvió a la cama, mientras Betty seguía boca arriba con las piernas abiertas. Pronto el intruso estuvo listo para iniciar un nuevo revolcón, se la volvió a meter y ella ni se movió dejando el trabajo para él. Ahora ya lo hacían de manera más pausada se notaban las penetraciones lentas y hasta el fondo, acompañándose ambos en el ritmo a la vez que se besaban y acariciaban, él a veces le cogía el culo con ambas manos para profundizarla más creo yo. Betty le dijo algo y él paró y se la sacó. Entonces ella se puso de rodillas sobre la cama, él se arrodilló detrás de ella y se la volvió a introducir por detrás, desde mi posición veía el movimiento de sus pechos atrás y adelante a cada embestida, oía el sonido que se producía al golpearla en las nalgas. Ella continuo moviendo sus cadera en torno a él y de pronto vi caer a mi cuñadita en enloquecedores y repetidos orgasmos en aquella inesperada y fantástica copulación, Así, pude apreciar el fogoso temperamento de Betty, que al cooperar con lascivos movimientos corporales acompañados de excitantes gemidos, logró hacer llegar nuevamente y de forma frenética al desconocido, con espasmódicas contracciones y recibir muy dentro de ella, el caliente borboteo seminal, que inundaba el interior de su ardiente trasero. Después de esto, ella quedó derrumbada en la cama con su amante tendido sobre ella por espacio de varios minutos lo cual aproveche yo para retirarme de la casa y evitar que se dieran cuenta de que los había observado en su ardiente aventura.




Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles



Nombre do Relato


Codigo do Relato
4726

Categoria
Traiciones

Fecha Envio


Votos
2