Un mundo pequeño
( Relatos Voyerismo )




Es muy dificil dejar se ser una puta empedernida, aun y cuando me saturo de trabajo, nunca se sabe que oportunidad se te presentara para poder tener una pequeña revolcada, supongo que tendra mucho que ver el hecho de que me gusta enseñar de mas con mis prendas, pero hasta incluso en momentos en los que no tengo cabeza para concentrarme en atraer las miradas de todos en la calle, me es natural enseñar algo, ademas de que es lo unico en mi guardaropa, que lo que sea que me ponga enseño senos o nalgas.

En una de esas en la que no me daba abasto por el trabajo que se me retraso, necesitaba urgentemente ayuda, le comente a vecinas si sabian de alguien que le interesara trabajar por una temporada para apoyarme, esto siempre ha sido plan con maña si me funciona lo suficiente me lo quedo por ser tan eficaz.

Mi marido andaba de viaje de trabajo y no tenia quien me apoyara de verdad estaba un tanto desesperada, andaba en el super y andaba preguntando a algunos chicos que me parecian que estaban de ociosos, si les interesaba, pero no conseguia la ayuda, de repente me di cuenta que estaba viendome de lo mas normal, estoy casi segura que mi negocio a crecido en gran parte a la manera en que me visto, hombres diganme que no les es muy grato ver a una mujer esmerada en verse putona, no volverian cada que se les antoje ver nalgas y senos gratis? minimo piernas y escote, por eso todos regresan y me buscan aunque sea solo con el pretexto de andaba por aqui y le traje un cafe para saludarla.

Pense que si me esmeraba de nuevo en verme mas llamativa y salir a buscar ayuda a la calle pensarian que solo queria sexo, que no es mala idea, pero siempre procuro sentirme segura con la persona con la que me voy a encerrar, no valla a ser un loco y sabra dios que me pase.

Pero por suerte no fue necesario nada de eso, una vecina me llevo a un chico que segun el al cumplir sus 18 años decidio irse para la ciudad y ella le dijo que si lo recibia sabiendo que yo necesitaba ayuda, le pedi que al otro dia se fueran conmigo al taller para que los dos conocieran y ella se sintiera segura de que todo iba a estar bien para el.

Ella se regreso tranquila y el se quedo muy contento, mientras le enseñaba lo que queria que fuera haciendo, me di cuenta que era del tipo de hombres que me gusta, tenia un aspecto varonil, delgado , cabello lindo y bien cuidado, su ropa sin verse cara se veia bien, limpio, hasta sus zapatos me gustaron, con los dias y las platicas que haciamos, mientras trabajabamos me era mas agradable estar con el, y pues bueno, la calentura no perdona, estaba ligeramente mas tranquila con el trabajo porque dos de mis empleados se quedaban mas tiempo de sus horas para ayudarme, curiosamente a esos dos ayudantes jamas los he visto como una opcion para mis calenturas, probablemente ellos me han visto hasta las amigdalas, pero jamas han dicho algo o insinuado nada, con los dias se me antojaba muchisimo mi nuevo ayudante, lo veia moverse, reirse, hablar, y de verdad me inquietaba muchisimo, me sentia extraña, normalmente yo espero a que los chicos mas chicos se me acerquen, me es divertido ver el miedo y nerviosismo que les causa proponerme o pedirme sexo; pero este niño me estaba gustando mucho, asi que de nuevo me estaba esmerando en verme putita para llama su atencion.

Un dia sabia que mis dos ayudantes se irian temprano del taller, porque les pedi que ellos hicieran la entrega, que normalmente empiezan a las 4 de la mañana, asi que solo estarian hasta medio dia, despues de eso, me quedaria yo sola con mi muchachito, asi que me arregle lo menos posible, solo me puse un vestidito blanco y unos zapatitos de tiritas, no me interesaba mucho que no fuera tan corto como para que al moverme se me vieran las nalgas, siempre me dejo desabrochados dos botones y se que con eso se me nota que no tengo sosten, pero en vestido blanco todo se transparenta, asi que toda la mañana estuve exitada pensando en que me iba a quedar sola con el y que por fin me lo cogeria como loca, asi que llegue temprano, me meti a mi oficina y en la compu me quede viendo porno, la verdad me encanta ver porno, soy fanatica de los videos de doble penetracion, orgias, y sexo en publico, me imagino que esa siempre soy yo, los chicos llegaron y para mi suerte no se dieron cuenta que yo estaba ahi, ya que se pusieron a hablar de sus experiencias sexuales, de alguna menera me parecian un tanto vulgares, pero me estaba reventando la vagina de oir lo que platicaban, me comence a tocar ahi mismo, me preguntaba que rayos estaba esperando, habia 3 hombres ahi abajo que bien podrian meterme una mega cogida, ademas lo deseaba con todas mis entrañas, estaba tan exitada, pero mi marido me habia pedido que no con mis empleados o no en particular con ellos dos, asi que solo intente controlarme, pero ellos seguian hablando que la noche anterior tuvo una muy buena sesion con su mujer que se lo hizo hasta por las orejas, intente hacer algo para distraerme, y por suerte sono mi telefono, me levante y solo vi a los tres con cara de idiotas palideciendo al verme parada frente a ellos contestando mi telefono.

Mi oficina esta sobre un tapanco y hay un mostrador muy grande en escuadra asi que como ellos no tienen a que subir no se enteran de lo que pasa arriba, donde han pasado muchos ricos momentos con mi marido y amigos; asi que los 3 se desaparecieron y se fueron a cargar la camioneta, me puse una casaca y baje para revisar todo, en cuanto vi a mi ayudante mi corazon salto a mi vulva, lo vi viendome, se me quedo viendo a las piernas, y supongo que la platica que habian tenido habra causado algun efecto en el, discretamente se acomodo la entrepierna volteandose hacia la camioneta.

Se me ocurrio que como tenia la casaca encima, podria desabrocharme el vestido y que en cuanto me la sacara, mi vestido estuviera completamente abierto en el momento en que me quedara solo con mi chico, asi yo me haria la sorprendida y veria su reaccion, y pues buen momento para saltarle encima, esparaba que estaria un tanto lubricado, las horas se me hacian eternas y la verdad es que me le estaba insinuando mucho mas de lo normal a mi ayudante, me acercaba mas de lo normal me estaba portando como una adolescente en celo parandole las nalgas a los chicos, ya tenia el vestido desabrochado, y probablemente todos ya se habian dado cuenta, estaba en espera de que cualquiera me metiera la mano a mi vulva chorreante.

Me acomode en la mesa de trabajo y ahi me quede quieta, estaba buscando que en cuanto el se se me pusiera enfrente abrir las piernas, en cuanto se dio cuenta de lo que estaba haciendo buscaba mas ir hacia ese lado y ver para abajo de la mesa y yo tenia las piernas bien abiertas, me encantaba hacerlo y que el buscara mas y mas verme, por un momento se desaparecio, no sabia si eso seria bueno o malo evidentemente se fue al baño a jalarla hasta arrancarla, pero todavia faltaban dos horas para quedarnos solos, ya al poco tiempo les pedi que fueran por material asi que se fueron, para cuando regresaron ya era hora de que nos dejaran solos, mi corazon saltaba en mi pecho, por fin iba a coger hasta la noche, los chicos se despidieron, y me quede quieta en donde estaba , mi chico cerro las puertas y frente a mi me dice que guapa te ves hoy, le sonrei y le dije que bueno que lo notas, me baje de la silla y me quite la casaca, frente a el con el vestido abierto, desnuda debajo, se me quedo viendo todo lo que podia, me le acerque lo tome de la cara y lo bese, no senti unos besos de experto al principio, pero aprendio muy rapido, me abrazo por debajo del vestido jalandolo para quitarmelo, la inercia me llevo a la mesa, pero le dije que fueramos a la oficina, lo tome de la mano, y lo lleve para arriba, yo delante de el subiendo por las escaleras, mire para atras y el me estaba viendo las nalgas y senti su mano en ellas, ya arriba me sente en el sofa me lo puse enfrente y le abri y baje los pantalones salto un lindo falo blanco ligeramente ladeado, pero hermoso me lo lleve a la boca y lo saboree como un rico helado, me encanto oir sus gemidos, es sonido de que estoy haciendo buen trabajo, mientras el jugaba con mi cabello, lograba meterme toda su verga en mi boca y eso causaba contracciones en el, le dije que por favor no terminara pronto tomando en cuenta que ya se habia descargado, en el baño, me tomo de la cara y levantandome me dijo es que eres ardiente y no me aguantaba mas, sentia pena de que vieran mi ereccion, pero desde el dia que te conoci me parecio que eres sexy, me dio risa que decente, sexy, hay quienes me dicen que me veo cachonda, puta, zorra, jariosa en fin sucia, lo acoste en el sillon y lo monte, estaba desesperada por metermelo en mi raja caliente, me restregaba energicamente, lo estaba gozando, mucho no dejaba de moverme mientas el se entretenia con mis senos, pareciera que los acababa de descubrir, pero sentia rico , estaba demasiado excitada como para no gozarlo, asi que llego mi primer orgasmo, estaba en la gloria, la estaba pasando delicioso, pero segui frotandome, me pidio que lo dejara hacerme algunas cosas, le dije que lo que el quisiera, me vio muy extrañado pero le di tiempo, me recosto en el sillon y el se puso frente a mi de pie me cargo por la cadera y me comenzo a meter unas muy buenas estocadas diciendome que le gusta como rebotan mis senos, pero cada ves me empujaba mas fuerte, asi que le pedi que me lo hiciera de perrito, le encanto la idea, tengo un tatoo entre mis nalgas y mi cintura, creo que le gusto muchisimo o incluso le excito mucho porque jugaba mucho con su mano en esa parte cuando senti si eyaculacion, fue bajando el ritmo, me zafe y me acomode de manera que volvi a mamarsela pero esta ves con mucho mas fuerza para no dejar que se le bajara mientras le limpiaba sus mecos, me gusta que en la peliculas las chicas escurren saliva lubricante y semen y hacen hilitos de esa sustancia, asi que me encargue de jugar un rato hasta que senti nuevamente su dureza, me pregunto que, que es lo que las me gusta hacer, me encanta coger, soy adicta a la verga en mi vagina mi ano y ni boca, le sorprendio lo que le conteste creo que le exicito la idea por que me volteo y me dijo puedo, le pedi que me lubricara para que no fuera molesto para los dos, me escupio el ojete y se dio a la tarea de metermelo poco a poco, ya que lo senti bien adentro, comence a mover mi cadera de arriba a abajo, y el solo me detenia de la cadera, si que se me saliera me enderece lo lleve hacia mi escritorio saque mi celular volvi al sillon, sin separarnos quede de frente a el y me recoste de nuevo, le pedi que me sacara una foto de si verga dentro de mi ano, que la sacara ligeramente para que se notara que la tenia metida en mi, queria mandarle la foto a mi marido, para que se calentara con la idea de que sigo de puta, a el en verdad le extrañaba todo lo que yo hacia, pero pues bueno a los chicos hay que pervertirlos tarde o temprano y me encanta encargarme, total, estuvimos ahi toda la tarde, cogimos mucho mas de lo que esperaba, y tuve muchisimos orgasmos, habria seguido pero el hambre ya me reclamaba, me lo lleve a cenar, los demas dias no fueron igual seguiamos trabajando mucho, al final del dia tratabamos de quedarnos solos, pero los chicos no facilmente nos dejaban solos, pero en cuanto habia oportunidad teniamos sexo, rico, cada ves se atrevia a pedirme cosas que para el no eran comunes.

Un dia me dijo que le habian llamado sus papas que necesitaban que se fuera a casa de su tio porque su mama iba a ir para alla ya que la iban a operar y queria que el la cuidara, asi que el dichoso tio paso al taller, mi ayudante estaba muy interesado en que su tio me conociera me imagine que le habria platicado de mi, pense que si le habia platicado lo que haciamos el tio se querria incluir en la accion, de repente me sorprendi pensando en que el mundo entero querria coger conmigo, total llego el dichoso tio, y para mi sorpresa ya lo conocia, hace unos años conoci a un chico muy guapo, bastante agradable, un poco timido, pero precioso, al final del dia ya estaba con el entre mis piernas en un hotel cogiendo como locos para no variar, por eso su sobrino me parecia lindisimo, claro me recordaba a ese gran galan que me cogi como loca hace unos años, no sabia que pasaria la verdad es que en mi mente calenturienta solo paso que hariamos un trio dada la coincidencia, me gustaba tanto la idea, que se me estaba haciendo agua la entrepierna, pero volvi a la realidad estaban a momentos de irse, y no sabia que iban a hablar entre ellos, si se confesarian que habian sido mios, los dos me trataton bastante bien, los dos muy cariñosos para mi ego, asi que en cuanto se despidieron a los dos le di un muy buen beso en la boca, haber si asi me recordarian como a mi mas me gusta desnuda y penetrada.




Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles



Nombre do Relato


Codigo do Relato
4919

Categoria
Voyerismo

Fecha Envio


Votos
2