Escapada entre amigos 2
( Relatos Bisexual )




A la mañana siguiente Carlos se despertó con una erección enorme, y para no desaprovecharla empece a mamársela , él se dejaba aún casi dormido, hasta que se corrió. Él siguió durmiendo y yo salí al jardín donde estaban Javier sentado en un banco y Esther y Laura en otro. Yo me senté al lado de Javier pero separado. Esther bromeando dijo que porque no me acercaba a javier que no me iba a pasar nada, y siguió diciendo que porque no me enrroyaba con él. Como todavía me duraba el calentón de esa noche, no me importó y accedí. Me coloque al lado de Javier echándole el brazo por encima y acariciando su torso y barriga. Él sonrió y enseguida empezó a acariciarme las piernas. Agarré su pene y empecé a pajearlo, él hizo lo mismo. Su polla no mediría más de 14 cm pero muy gruesa. Se agachó y empezó a chuparme la verga, mi sorpresa fue que Esther aparto a Javier de mi polla diciendo que ella quería probar una polla ya que nunca la había probado. Arrodillada delante mía chupaba mi polla por primera vez y no se le daba mal. Mientras Javier sobaba mi cuerpo y se pajeaba. Esther quiso ir a más, me pidió que la follara. Se levantó y echó su cuerpo en la mesa abriendo sus piernas dejando su coñito accesible. Me coloqué detrás y con mi polla busque su rajita, la embestí con mi verga como si de un culo de tío se tratase. Javier se colocó dejabo de mí comiéndome los huevos mientras yo me follaba a Esther, de vez en cuando sacaba mi polla de ese coño y le daba de mamar a Javier. Así durante un rato, les pregunte a Javier y Esther que si querían mi leche en sus bocas a lo que dijeron que si. Se pusieron de rodillas delante de mi, yo me pajeaba esperando soltar el chorro de semen. Los agarre a los dos de sus cabezas y los junte en mi polla que empezó a soltar leche en sus caras, se pasaban mi polla del uno al otro limpiando cada gota que salia. Javier pudo disfrutar de algo de mi al fin.

Tras el almuerzo, yo me fui a darme un baño en la piscina tranquilamente, pero se unió al baño Javier. Él seguía encaprichado conmigo, pero yo no le hacía ni caso, aunque la verdad me daba mucho morbo que fuera detrás de mi de esa manera.
Ambos jugábamos en la piscina, nadamos, nos hacíamos ahogadillas, saltábamos...Javier cada vez que podía me tocaba más y más. Su cuerpo no tenía nada que ver con el mio, el era alto y robusto, de brazos y piernas fuertes llenas de vello oscuro a igual que su torso, y su polla también estaba rodeada por buen monte de vello dejando ver su polla gordita. El juego fue a más, hasta el punto en que me tenía cogido por las piernas para que no me escapara y me arrastro hasta su cuerpo y pude notar su polla dura como un palo, cosa que me dio aun más morbo. Me gire y me abracé a él sobre sus hombre y cruce las piernas en su cuerpo, podía notar como su pequeña polla pero gorda buscaba mi culito, estaba muy cachondo. Agarre su verga y le dije: pequeña pero matona jeje. Me escape de él y corrí hacia el bordillo de la piscina, allí me senté exhibiendo mi polla algo morcillona y diciéndole a Javier que viniera y mamase. Sin dudarlo se acerco y empezó a mamar mi polla. Al momento note que alguien se acercaba, era Alfonso, es un chico bisexual, bastante masculino, algo musculoso y con una polla enorme. Se puso a mi lado y me dijo: para ti también hay polla. Sin dudarlo agarre su tronco y comencé a chupar su rica polla, enseguida alcanzo su tamaño real, eran unos 20 cm y con una cabeza enorme.
Alfonso agarraba mi cabeza con las dos manos y hacia que me tragase su polla hasta el punto de ahogarme, mientras Javier seguía disfrutando de mi polla. Alfonso me paro y se dirigió a Javier diciéndole que ahora era su turno conmigo. Me levanté y nos fuimos a su habitación, por el camino Alfonso jugaba con su mano en mu culito. En la habitación seguí chupando su enorme polla llena de venas. Alfonso me agarraba de los pelos muy bruscamente y me decía cosas como: traga puta! que hay mucho!. Me levanto y me tiró contra la cómoda de la habitación, me inclino la espalda hacía delante, con una mano me cogía por el hombro y con la otra mano apuntaba su verga hasta mi culo. Empujaba despacito, mi agujero se estaba resistiendo a esa polla, pero Alfonso sacó un bote de lubricante, se lo roció por su polla y después por mi culo. Volvió a intentar clavarme su polla y al final entró, yo solté un grito entre dolor y placer. Me agarro fuerte por la cintura y empezó a embestirme cada vez más fuerte, era todo una bestia. Notaba como sus grandes huevos chocaban en mis nalgas en cada embestida que me daba. Después, me giró y me cogió en brazos apoyándome en la pared, volvió a meterme su polla que entraba con facilidad y siguió follándome. Me tiró a la cama bocabajo se colocó encima mía de rodillas y siguió clavándome su verga, al rato saco su polla me gire y agarré nuestras pollas juntas pajeandolas a la vez hasta que nos corrimos a la par sobre mi cuerpo llenándome de leche desde la barriga hasta la boca.

Continuará...




Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles



Nombre do Relato


Codigo do Relato
5280

Categoria
Bisexual

Fecha Envio


Votos
2