La cogida que tanto esperaba
( Relatos Transexuales )




El vecino de mi “novia”.

Me encontraba en casa de mi “novia” dispuesta a transformarme en una chica sexy. Habían pasado varios meses que no habíamos tenido oportunidad de seguir haciendo nuestras fantasías.
Después de ver algunos videos de transexuales que eran penetrados de varias formas le pedí a mi “novia” que me hiciera el favor, ya que me encontraba sumamente excitada y deseaba tanto sentirme penetrada.
Justo cuando acudía por el instrumento que utilizamos para esos casos, sonó el timbre de su casa. Me escondí en su recámara mientras ella abría la puerta. Escuché que alguien la saludaba y que le decía que si podía prestarle una herramienta que necesitaba. Era un vecino que vivía cerca de la casa de mi “novia”.

Ella lo invitó a pasar y que se sentará en el sillón de la sala al mismo tiempo que le ofrecía una limonada. Él aceptó y mi “novia” fue en busca de la herramienta. Al pasar por la recámara me dijo: “En un momento se va”.
Cuando regresó con la herramienta el vecino le preguntó que si estaba sola, ella le dijo que no, que tenía visita. El vecino le dijo que mejor se retiraba y le agradeció la ayuda.
Al irse el vecino salí de donde estaba y me dirigí a la sala, le pregunté a mi “novia” cómo le parecía el vecino y me respondió que era un tipo sumamente amable y que en ocasiones ella le solicitaba su ayuda. Le contesté en tono de broma: “Ay mi amor, pues deberías haberle dicho que necesitabamos de su ayuda para que me diera una rica cogida”. Las dos reímos de la ocurrencia.
En ese momento volvió a sonar el timbre y mi “novia” sin querer abrió la puerta sin darme oportunidad de esconderme en la recámara. El vecino me vio y me dirigió una leve sonrisa al mismo tiempo que decía que había olvidado decirle a mi “novia” que necesitaba otra herramienta. Mi novia fue en busca de la herramienta y yo me quedé frente a él, me sentía cohibida y no sabía que decirle. El vecino sin dudarlo me dijo que me veía atractiva y que no me sintiera apenada. Le dirigí una sonrisa y le agradecí el cumplido. Al regresar mi novia notó mi nerviosismo y le entregó la herramienta al vecino al mismo tiempo que le decía: “¿te gusta esta chica sexy?” Sí, me encanta… respondió… se ven tan sexy y muy femenina… seguramente tú la maquillaste. Sí, claro… ella respondió y directamente le dijo: ¿Te gustaría hacerle el amor? Sí, claro… ¿Por qué no? Miré a mi “novia” como diciendo que qué cosas dice pero la respuesta del vecino y mi excitación por sentirme penetrada me aumentaron el deseo de ser cogida por un macho.

“Pues anda… es toda tuya”, le dijo mi novia a su vecino. Tomandome de la mano me acercó a él y le dijo: “Aquí tienes a esta nenita, si la sabes calentar tendrás una rica putita que hará todo lo que le pidas”. Me tomó de la cintura y me acarició el rostro observó mis pequeños senos y acarició mis pezones. Ahhhhhh… exclamé, le dije que me encanta sentirme nenita y sentir las caricias en mis pezones. Me giró y me abrazó por la espalda, llevo sus manos a mis senos y me acarició de tal manera que podía sentir su verga rozándome las nalgas. Mi novia veía la escena y decía sentirse excitada también por lo que veía. Le dije que se acercara y que entre las dos le dieramos a su vecino una rica bienvenida. Ella se acercó y me dio un beso al mismo tiempo que le decía al vecino que se sentará en el sillón de la sala y que nos dejara realizar el trabajo en equipo. Las dos nos reímos y le dije que me permitiera ser yo la que liberara su verga, le quité el cinturón y le bajé los pantalones, dejando al descubierto su rica verga que ya estaba lo suficientemente erecta. Las dos nos colocamos a ambos lados de donde se encontraba él y fui yo la que tomó la iniciativa ya que estaba muy excitad y al ver su rica verga parada y cerca de mi, me abalancé a mamarla y chuparla con frenesí, mi novia observaba cómo lamía esa verga con mi lengua y decidió también a hacerlo. Entre las dos nos dedicamos a lamerle la verga al vecino al mismo tiempo que solo escuchábamos cómo resoplaba al sentir dos lenguas al mismo tiempo. Él empezó a acariciarnos los senos a las dos y decía que nunca le habían dado una rica mamada como la que estaba recibiendo de parte nuestra. Mientras yo tenía su verga en mi boca, mi novia le acercó sus grandes pechos a su boca para que le succionara los pezones, podía escuchar los gemidos de gusto que ambos sentían, mientras que yo gozaba con esa verga hasta lo más profundo de mi garganta. Mi novia abrió sus piernas y el vecino empezó a acariciarle la panocha que estaba completamente humedecida, me acerqué a su humedad sin soltar la verga del vecino, con mi lengua lamía los jugos de mi novia, al mismo tiempo que ella y él se besaban en la boca y él seguía acariciando sus enormes senos. Pasaba de la vagina de mi novia a la verga del vecino y me sentía fascinada de sentir en mi boca las delicias de sus partes. Mi novia estaba completamente mojada y la verga del vecino completamente ensalibada que podía deslizarla suavemente dentro de mi boca.

Para entonces los tres estábamos muy excitados y a cada momento deseábamos más y más. Mi novia se levantó y le dijo al vecino que se la cogiera que ya no aguantaba más. Se recostó en el sillón abrió las piernas y le ofreció su húmeda vagina, él se acomodó y de un solo empujón le deslizó la verga hasta el fondo, empezó un saca y mete con mucho ritmo que hizo que mi novia levantara las piernas y sentir mejor la penetración. Yo no quise quedarme de espectadora y me acerqué a la espalda del vecino y empecé a besarle el cuello y a acariciarle sus nalgas, le decía al oído que se cogiera a la puta de mi novia y que después seguía yo. “Anda papi, le decía… tienes a dos putas solo para ti, haz que gocemos como locas porque estamos tan calientes que somos capaces de hacerte cualquier cosa, anda papi… solo pide”.

¿Harían cualquier cosa para mi putitas? Sí, amor… claro que sí… solo pide, le respondí. Se levantó y me dijo: “quiero cogerme a tu novia por el culo, pero antes quiero que me lubriques la verga con tu boca para que no le duela tanto… ¿quieres? Le dije que sí, que somos sus putas y puedes hacer de nosotras lo que quisieras. Al escuchar esto mi novia se acomodó de tal manera que le ofreció sus nalgas a nuestro invitado poniéndose a cuatro patas encima del sillón. Al verla de esta manera, el vecino se aercó a ella, se colocó detrás y tomando su verga la dirigió a la entrada de su orificio anal. Antes de tocar su culo con la punta de su verga me dijo: “Anda putita, ven… acercate mamacita porque quiero que me chupes la verga porque me quiero coger a la puta de tu novia”. Me arrodillé enfrente de él y empecé a chuparle la verga mientras acariciaba las nalgas de mi novia, al sentise bien lubricado se acomodó de tal manera que le introdujo la verga lentamente en el culo de mi novia y pude observar cómo se deslizaba hasta llegar a tope. Poco a poco empezó a retirarle la verga hasta sacarla de su agujero, aproveché el momento para llevarme de nueva cuenta la verga a mi boca y darle nueva lubricación, cosa que agradeció mi novia porque dijo que no sintió dolor al sentir la verga en su culo. Hicimos esto varias veces hasta que el vecino dijo: “Ahora te toca a ti, ya que desde que te vi, me dieron muchas ganas de darte una cogida”. Sí, sí…! Exclamé con gusto, ya que me moría por sentir su rica verga dentro de mi, le dije que me enloqueció ver como su verga se metía por el culo de mi novia y me moría por sentir lo mismo.

Ahora fue mi novia la que lubricó la verga del vecino y me acomodé lo mejor que pude para sentir la verga de ese macho que nos estaba dando mucho placer. Hicimos el mismo juego de meter la verga en el culo, sacarla, mamarla y volverla a meter. Era tan rico y delicioso sentir y mamar la verga para facilitar la penetración. Nos pasamos un rico momento los tres pero que sabíamos que tenía que terminar. El vecino nos dijo que ya estaba a punto de estallar, le ofrecí mi boca para que pudiera derramar toda la leche que traía consigo. Nos levantamos los tres y pedí como favor ser yo quien recibiera su vital líquido en agradecimiento a lo que nos hizo sentir a mi novia y a mi. Lamí su verga desde sus testículos hasta la cabeza logrando que eyaculara con fuerza, la cual la recibí y bebí por completo….

Ufffff…. Tantas cosas que seguimos haciendo pero ya las contaré en otra ocasión… solo me resta decir que recibí la cogida que tanto esperaba…


Foto 1 del Relato erotico: La cogida que tanto esperaba

Foto 2 del Relato erotico: La cogida que tanto esperaba

Foto 3 del Relato erotico: La cogida que tanto esperaba

Foto 4 del Relato erotico: La cogida que tanto esperaba


Comentarios


Me encanto tu relato Renata! Mi novia que es otra chica como yo nos encanto leerte y disfrutamos mucho tu novia y tú como gozaron, como nos gusta las dos! Felicitaciones y que lo repitan muy pronto y con mucha pasión y entusiasmo cómo será vez!
perfil maikol18


Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles



Nombre do Relato


Codigo do Relato
5382

Categoria
Transexuales

Fecha Envio


Votos
1