VACACIONES ERÓTICAS III
( Relatos Transexuales )




Mis estimados lectores, les agradezco muchísimo que me sigan enviando sus comentarios, eso me alienta a seguir platicándoles mis encuentros sexuales, pasamos ahora a la tercera parte de mis vacaciones, espero les guste.

Nos acomodamos en la cama para fumarnos un cigarro y platicar y Gonzalo me preguntó:
- ¿Te gustó lo que te hicimos?
- Ay papacito, me hicieron el amor divino, me encantó – respondí.
- Pues vamos a hacer muchas cosas más putita, vas a quedar llena de verga.
- Eso es lo que quiero amor, la verdad ya necesitaba algo así.
- Nada más que descansemos un poco y repetimos la cogida – agregó Karen.

La plática siguió por algunos minutos mientras yo acariciaba ambos cuerpos, cuando sentí que el pene de él empezaba a crecer, supe que iba a cumplir lo que nos había dicho, así que también tomé la verga de ella para excitarla y no tardó casi nada en ponerse tieso, dejé que tomaran la iniciativa para ver cómo iban a cogerme.
- Acuéstate boca abajo – me ordenó Gonzalo – vamos a empezar.
Inmediatamente me giré y quedé con las nalgas hacia arriba, Karen me abrió las piernas y hundió su cara entre ellas, ¡me lamió el culo de una forma increíble!, el beso negro es una de las cosas que más me prenden, disfruté aquella húmeda caricia en todo mi trasero aumentando mi excitación al punto en que no pude más y le pedí ansiosa:
- ¡Hazme tuya ya!
Ella no me hizo caso y me acercó la verga para que se la mamara, después se acostó sobre mí, se puso un condón y untó lubricante en mi esfínter esparciéndolo para facilitar la cogida, apuntó su miembro a la entrada de mi ano y me lo metió suave pero rápidamente, sentí como iba entrando hasta llegar al fondo de mi anillo posterior, cuando la sentí toda, moví mi cadera para que se acomodara en mi interior y gozara de mi cuerpo, me hizo el amor por un buen rato hasta que escuché a Gonzalo decir:
- Ahora sí, mis pirujas, vamos a hacer un trenecito sexual.
Se subió sobre nosotras y se preparó para penetrar a Karen, sentí el peso de los 2 sobre mí, ya no podía mover el trasero pero ella fue quién tomó el control, mientras escuchaba en mis oídos los pujidos y gemidos escuché que ella estaba gozando por lo que estábamos haciendo, me la estaba metiendo muy rico mientras él se la ensartaba a ella, ¡qué delicia!, los movimientos que Karen hacía eran intensos y vigorosos, llevaba el ritmo de la penetración para que los penes de ellos entraran y salieran alternadamente de nuestros culos, para mí fue la primera vez que hacía una posición como esa entre 3 y me sentí verdaderamente como prostituta a merced de esa ardiente pareja.

Quedamos en esa posición durante varios minutos hasta que Gonzalo nos ordenó cambiarla, ella me sacó su pene y él se acostó boca arriba, me dijo que me montara para cabalgar su gruesa estaca viendo hacia sus piernas para verme como mi culo se tragaba su pene, me la clavó muy lentamente para no lastimarme con su cogida, cosa que agradecí infinitamente porque realmente la tenía muy gorda, fui bajando hasta que mis nalgas chocaron con su vientre, en ese momento sentí que me tomaba de la cintura y me hacía llevar el ritmo que mi amante deseaba, lento pero profundo, mientras ella se quitaba la funda de látex y me ponía su garrote frente a la boca, abrí la boca para iniciar una felación anhelante y con deleite, me la inserté toda y sus embestidas llegaron al fondo de mi garganta haciéndome sentir ganas de volver el estómago por lo hondo que llegó.

Yo no deseaba que alguno se viniera aún, anhelaba que me hicieran de todo durante mucho tiempo, pero no pudieron contenerse más, Karen me llenó la boca y parte de la cara con su semen al cabo de un minutos, Gonzalo continuó gozando de mi ano por espacio de varios minutos más hasta que se vació dentro de mí resoplando fuertemente.

Quedamos agotados y tuvimos que dejar pasar algo de tiempo para reponernos, me abrazaron uno a cada lado mientras él me decía:
- Vaya que tienes un culo muy goloso, se ve que eres muy puta y caliente, de veras que gocé mucho con ustedes – dijo refiriéndose también a Karen.
- Eres un amante como ninguno – le respondí – me dejaste bien cogida y con el culo abierto.
- Pues a mí me encantó metértela porque me apretaste la reata con tu ano – dijo ella – estás bien sabrosa, añadió ella.
- Lo malo es que solo voy a estar solo por unos días más – añadí con gran pesar.
- Ya veremos la forma de repetir los revolcones contigo – apuntó él – así que vamos a planear la siguiente sesión, ¿te gustaría? – comentó dirigiéndose a mí.
- Papacito con ustedes haría de todo porque son unos amantes excelentes – comenté alegremente.
- Pues si te parece, venimos en 2 días para que nos dejes reponernos y te pasamos a ver- añadió ella.
- Estaré lista para que me la metan cuando me lo pidan, ya lo dijo Gonzalo, soy su puta – expresé con ganas de tenerlos nuevamente en mi cama.
- Entonces no se hable más, vendremos en un par de días para abrirte más el culo – finalizó él.

Tomamos un segundo baño y mientras se vestían me llenaron de caricias y besos, deseaba volver a tenerlos en mi cama, salieron ya muy entrada la noche y me dejaron completamente satisfecha.

La tercera parte se las platicaré en un futuro próximo, hasta entonces estimados lectores.

Foto 1 del Relato erotico: VACACIONES ERÓTICAS III


Comentarios


De verdad te has hecho prostituta mi PUTITa Rikka.. Y como no con ese culito q tanto y tanto extraño Amor.. Y ese short.. Te queda bien rico y divino.. Te felicito.. Leeré la parte cuatro.. Te extraño demaciado mi PUTITa.. Sabes como te cogía... Saludos..
perfil cesareo


Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles



Nombre do Relato


Codigo do Relato
5618

Categoria
Transexuales

Fecha Envio


Votos
1