Logo Relato Erotico   Bienvenido al sitio web mas grande de relatos eroticos
USUARIO o EMAIL: CONTRASEÑA:  
Recuperar la contraseña
Inicio      Enviar Relato      Relatos      Top Relatos      Panel de Control      Relatos más recientes      Mensajes/Scrap     
R E L A T O S
   Codigo
   Categorías
   Relatos más recientes
   TOP Relatos
   Enviar Relato

OPCIONES
   Panel de Control
   Mi álbum de fotos
   Registro de usuarios
   Mensajes (Scraps)
   Contacto




Mi tia Rosa y mi madre


Me decido a escribir esta historia porque no me atrevo a contarsela a nadie, y la intimidad de Internet me protege.
Soy un chico español, de 26 años, normalillo en lo físico, pero con una poderosa herramienta de 28 cm entre las piernas.
Bueno, pues todo empezó hace tres meses, cuando estaba empezando mis vacaciones de verano. Soy hijo de viuda desde los 8 años, y siempre pasamos las vacaciones en el apartamento de la playa de mi tia Rosa, hermana de mi madre.
Rosa es lesbiana declarada, y desde siempre lo ha sido. Eso no quita para que esté más buena que el pan. A mi, las tetas grandes siempre me han puesto a cien, y mi tia tiene dos melones que no se los merece. Cada verano tenía que machacarmela a pajas para aliviar las calenturas que me provocaba ver a mi tia en top less en la piscina.
Uno de los dias que tomabamos el sol mi tia y yo, mientras mi madre hacía algo en el apartamento (no recuerdo exactamente qué), me levante de la hamaca totalmente armado y me dirigí al servicio de la piscina, para aliviarme. Estaba totalmente empalmado y me iba a cascar una fenomenal paja, cuando mi tia llamo a la puerta diciendo que acabará ya, que tenía urgencia por entrar.
Pensé por un momento que hacer, si acabar la paja o abrir y dejarla para luego. Estaba hasta los huevos de menearmela a la salud de mi tia, así que decidi contarselo. Abrí la puerta y tiré de mi tia hacia dentro, cerrandola despues. La verdad es que no se sorprendió demasiado al verme en aquel estado.

- Parece que te he cortado, cielo- me dijo,riendose, mientras se bajaba la braguita del tanga para mear. Dios mio, delante de mi. Lo que me faltaba.

- Por mi, puedes acabar tranquilamente.

Empece de nuevo a pajearme mirandola a la cara, sin saber que decir. Estaba claro que no conseguiría ningún favor de ella.

-Espera- dijo de pronto. Creo que esta situación, me ayudará a matar dos pajaros de un tiro.

No sabia a que se referia. No entendia nada.

- Deja de meneartela, sube al apartamento y esperame en tu cuarto.

Le hice caso, y corrí hacia el apartamento pensando en lo que podria pasar. Parecia que por fin podria disfrutar de las tetas de Rosa

Una vez en el cuarto, me despelote y me tumbé encima de la cama, esperando acontecimientos.Al poco tiempo,se abrió la puerta, y la cabrona de mi tia apareció con mi madre.

-pero, ¿que haces asi, desnudo?-chillo mi madre.Esto es lo que querias que viera?- le pregunto a mi tia.

Como pude, me escondí debajo de las sabanas.

- No esperaba que entrará nadie- acerté a decir.

Rosa cogió de la mano a mi madre, y le dijo:

-Acercate a tu hijo, y veras lo que queria enseñarte.

La arrastró hasta la cama, hizo que sentará, y de un tirn me quito la sabana. Con la impresión, se ma habia bajado todo.

- Hace un momento- dijo Rosa- he sorprendido a tu hijo cascandosela en el baño de la piscina. No veas el pedazo de nabo que tiene.

Mi madre se quedo mirando mi entrepierna, y alargo su mano para tocarmela suavemente. Parecía hipnotizada. Al sentir su mano, mi nabo empezó a crecer.

-Vaya, le has salido a tu padre!- dijo entusiasmada. Empezó suavemente a masturbarme, mientras mi tia no perdia detalle.

-¡Que pedazo de polla tienes, hijo! Es enorme, mas grande que la de tu padre. Es esto lo que querias enseñarme?- le dijo a Rosa.

-Si hermanita. Se que llevas años si probar una de estas, y me sabia mal que se desperdiciara en pajas! Creo que puedes hacer algo por el, no?.

- No Rosa, es mi hijo...-pero su mano no paraba de menearmela lentamente.

- Bueno- proteste yo- por que no salis de mi habitación y me dajais tranquilo? Estaba a punto de correrme por los masajes de mama, y realmente lo estaba pasando mal.

-Tranquilo- dijo Rosa. Se sento al otro lado de la cama, apartó la mano de mi madre, y cogiendome el rabo, empezo a hacerme una paja fenomenal. Yo cerré los ojos y me tiré hacia atras en la almohada.

- Tiiia! Estoy a punto de... No pude aguantar más, y me corrí a lo bestia entre ellas.

- Creia que lo tuyo eran las mujeres, Rosa, dijo mi madre- pero parece que tienes practica en estas cosas. Dejame a mi.

A pesar de que seguía con los ojos cerrados, note un sensación distinta. Una de ellas dos me la estaban chupando. Mire de reojo, y vi a mi madre con mi polla en la boca. Increible.
Mi tia estaba de pie quitandose la ropa. Se quedo en bolas, con sus dos enormes tetas desafiantes, y se puso a espaldas de mi madre. Acababa de correrme, pero seguia teniendo a tope la polla.
Rosa se acerco a mi madre, le solto el bikini, y pude ver las tetas de mama, más pequeñas que las de mi tia, pero tambien atractivas. Empece a sobarlas, mientras mi madre seguia chupandomela. Mi tia empezo a bajarle la parte de abajo del bikini a mi madre, y aparecio su coño, bien depilado. Se sento entre las piernas de mama y empezo a comerle la almeja. Sus tetas estaban a mi alcance, y por fin pude masajear aquellos dos fenomenos de la naturaleza.
Lo que paso a continuaión, lo relatare en la segunda parte.






Haga clic aquí para enviar un mensaje (comentario) para el autor de este relato.




Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.


Relatos enviados por el mismo usuario
Cod. Nombre do relato Categoria Votos
Detalles

Frederico


Nombre do Relato
Mi tia Rosa y mi madre

Codigo do Relato
798

Categoria
Amor Filial

Fecha Envio
18/oct/2001

Votos
3

Copyright © 2000-2014 www.relatoerotico.net V.4.00