Logo Relato Erotico   Bienvenido al sitio web mas grande de relatos eroticos
USUARIO o EMAIL: CONTRASEÑA:  
Recuperar la contraseña
Inicio      Enviar Relato      Relatos      Top Relatos      Panel de Control      Relatos más recientes      Mensajes/Scrap     
R E L A T O S
   Codigo
   Categorías
   Relatos más recientes
   TOP Relatos
   Enviar Relato

OPCIONES
   Panel de Control
   Mi álbum de fotos
   Registro de usuarios
   Mensajes (Scraps)
   Contacto




Mi primera vez lesbica



Esa noche después de la vergüenza de llorar en público, Sabrina me cocinó, luego miramos una película de terror, antes de que esta terminara se ve que yo me quede dormida y cuando desperté lo hice con Sabrina en mi cara sonriendo y queriéndome llevar a dormir. Insistió en que durmiéramos juntas ya que el cuarto de huéspedes estaba recién pintado. Me pareció muy infantil dormir juntas, como hacía yo con mis amigas cuando íbamos a dormir una a la casa de la otra, de todos modos aunque no me pareció me acosté en su cama, en el borde, casi cayéndome. Ella insistía en prestarme un pijama pero dormí con la ropa que tenía puesta, Sabrina en cambio se empezó a desnudar delante mío, me pareció hermosa su cuerpo me parecía como de modelo, además estaba bronceada y le quedaba genial. Deje de mirar ya que no me parecía correcto, me di vuelta en la cama e intente seguir durmiendo. Esa cama de dos plazas quedo muy pequeña cuando ella se acostó, me sentía muy cerca y eso me intimidaba.
Me desperté a la madrugada y Sabrina tenía uno de sus perfectos brazos sobre mí, sobre mi cintura, lo moví lentamente ya que no quise despertarla y fui al baño, al regresar a la habitación con la luz del amanecer entrando por las ventanas note unos libros de medicina sobre la mesa de luz. Recordé que ella estudiaba medicina, como si ya de por si no me intimidara lo suficiente, encima era estudiante de medicina, el pánico que le tengo a los doctores, a la sangre y a las jeringas. La mire, y yo ya estaba lo suficientemente despierta como para darme cuenta que no quería volver a acostarme al lado de mi “niñera”. Tome la ropa que tenía en el bolso y fui al baño a cambiarme, al volver vi que ya estaba despierta.
S-      Te cambiaste ¿Adónde vas? ¿No pensabas avisarme?-
Yo- No quise despertarte, ya me voy, gracias por haberme dejado quedarme.-
S- ¿A esta hora? Son las 6am, no podes entrar a tu casa a esta hora, van a pensar que saliste y estabas y estas bajo mi cargo.-
Yo- No, no estoy bajo tu cargo y si se enojan por entrar a mi casa a esta hora mejor – Tome mi bolso y salí de la habitación
S – ¡Espera! – dijo mientras me seguía, volteé a mirarla
S- Hagamos algo, si vos volves a tu casa vas a estar castigada seguramente y no vas a poder salir ni hacer nada, ¿verdad?
Yo- Sí eso creo-
S- Bueno yo te propongo que te quedes y yo te voy a dejar que hagas lo que quieras y va a ser nuestro secreto, ¿dale?
Lo pensé durante dos segundos y acépteme pareció una buena idea, casi cualquier lugar era mejor que estar en mi casa y castigada. El resto de ese día Sabrina me acompaño al shopping, ir de compras para mí era genial ya que estando de lunes a viernes encerrada en un colegio me impedía ir a lugares tan normales como un shopping.

Este excelente plan continuó y no solo en la casa de Sabrina, sino que cuando ella venía a mi casa cuidarnos a mí y mi hermanito yo podía hacer casi todo lo que quisiese, desde invitar amigas hasta volver tarde de mis salidas. Sin embargo un día este plan se tornaría en mi contra. Un sábado por la tarde salí a patinar con una amiga del barrio, nos estábamos divirtiendo y jugando carreras en el circuito de patinaje pero comencé a sentir que me faltaba la respiración, mi amiga se asusto y no supo que hacer ya que llamo a su madre y esta no respondía las llamadas, llamo a mi casa y hablo con Sabrina. Minutos después yo seguía sin poder respirar normalmente y fuimos en auto a mi casa. Ni bien llegamos comenzó la situación más incomoda hasta el momento
Sabrina- Tengo que sacarte la remera-
Yo- ¿Qué? ¿Por qué?
S- Tengo que revisarte, soy médica te acordas? Tenes dos opciones, te reviso yo o vamos a la guardia.-
No quería ir a la guardia, no me gustan los hospitales, los médicos ni anda que tenga que ver con ellos. ¡Tampoco quería que me viese sin remera!
Yo- Nono, ya estoy bien gracias - dije aunque no podía disimular mis esfuerzos por respirar normalmente
S- No seas tonta, además no te estoy preguntando, te la sacas o te la saco yo.-
Yo la mire y no emití sonido alguno, me dirigí a mi habitación y ella me detuvo agarrándome del brazo. Me sentía sin fuerzas para discutir o para seguir oponiéndome, ella tomo un estetoscopio de su mochila y me hizo sentar sobre mi cama. Sentí unas manos tomando mi remera, me pidió que levantara los brazos y tuve que hacerlo. Ella apoyo el estetoscopio helado sobre mi pecho, primero en el centro y luego más cerca de mi corpiño, me sentí totalmente invadida cuando me corrió un poco el corpiño y me rozo un pezón con su mano, piel con piel. En seguida quito su mano y siguió ocultándome la espalda, sin embargo el daño ya estaba hecho, de alguna manera este fue el primer indicio de que esta mujer me estaba acosando de algún modo, no encontraba normal que para escucharme respirar debiera verme semi desnuda y tocarme un pezón.
Creo que me gusto un poco que sus suaves manos me rocen un lugar íntimo como lo es un pecho, no podía dejar de pensar en ese momento. Vaya confusión no podía decidir si me había gustado o no, aunque estaba segura de que la situación había sido mala. Volviendo a mi problema de respiración ella dijo que quizás se debían a mis problemas emocionales, a mi ansiedad y la verdad no se que más dijo. Carolina se entero de esto y aunque ya le caía bien Sabrina, después de esto y de que me había ayudado tan rápido mi madre quedo encantada con ella.
Comencé a pensar en ella y a revivir los momentos en que ella me “toco” y cuando la vi semi desnuda en su habitación, no podía decidir porque me pasaba esto, quizás estaba obsesionada con ella, quería parecerme a ella, vestirme como ella lo hacía, tener un cuerpo de modelo como el de ella, tener las actitudes y formas de ella que ya era una adulta. Poco a poco en vez de odiarla me convertí en su fan o en su mascota, le hacía caso en todo, intentaba caerle bien, intentaba comportarme como una adulta. De todos modos esto no hizo que me sintiera menos intimidada ni tampoco me hizo sentirme su amiga, incluso seguía teniendo vergüenza de hablarle o de que ella me hablara.


Continuará…






Haga clic aquí para enviar un mensaje (comentario) para el autor de este relato.




Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.


Relatos enviados por el mismo usuario
Cod. Nombre do relato Categoria Votos
Detalles

PauliB


Nombre do Relato
Mi primera vez lesbica

Codigo do Relato
2275

Categoria
Lesbicos

Fecha Envio
02/nov/2012

Votos
1

Copyright © 2000-2014 www.relatoerotico.net V.4.00