torturando a Jasmin.
( Relatos Confesiones )




          Hola soy yo de nuevo, ahora les contaré como me vengue de mi vecinita, por el kilomboque armo con mi madre.
          Llego aquel dia, tan esperado por Jasmin, donde su madre, su padrastro y su hermana se irian a la playa, temprano en la mañana, me dijo en el negocio de la esquina, "chinito, voy a quedar solita todo el fin de semana, vas a poder rajarme mi chorito a cachas, si quieres y me beso coquetamente, aun no podia olvidar los retos de mamá y el raspa cacho de papá. Sentía mucha rabia y queria que esta putita me las pagara, asi que en la tarde cuando su familia se fue, ella comenzó a rondar mi casa, como yo no salia, ni de asomo a la calle le pregunto a mi hermana por mi. Por supuesto en mi familia todos ya sabian cual era la urgencia de Jasmin, asi que mi hermana la dejo pasar.
             mi putita no se hizo de rogar, corrio derechito hacia mi pieza y a tirones con mi brazo me suplicaba que me fuera con ella, mi madre un poco ya hecha la idea de nuestra relacion, me dijo que fuera, asi podriamos "hablar mas tranquilos y le dijo a Jasmin que se tomara la pildorita, para que no se le enredara la lengua y asi pudiesemos hablar mas seguido" ambos nos sonrojamos, pues papá se hecho a reir con mamá.
             cogí la mano de Jasmin y fuimos hasta su casa, cuando entramos, ella me tiro al sofa y me contaba lo caliente que estaba y que deseaba mucho sentir mi pico dentro de su conchita, me bajo el cierre del pantalon, me saco el pico y comenzó a mamarlo desesperadamente, la tome por sus orejas y comense a pujar bien duro dentro de su boca, lagrimas brotaron de sus ojos y quizo apartarse, pero sujetandola fuerte, segui bombeando en su boca hasta vaciar mis cocos en su boquita pequeña y roja. mi semen inundo su garganta, le habia perdido el asco a mi semen, asi que trago sin problemas, la solte y sollosando me dijo que asi no, que asi no le gustaba, la coji del brazo y la arrodille frente a mi, le dije "mira puta, crees que me he olvidado del kilombo del otro dia, ella suspirando me dijo que se habia puesto nerviosa y que habló sin querer, le di un fuerte palmaso en sus nalgas, y le ordene ensalibarse asi misma.
               escupio en su mano y comenso a frotarse el chorito, y yo riendo le dije que ahí no, me miro haciendo pucheros, se arrodillo y me suplico, que no, que por favor no, cualquier cosa menos eso, su culito no, ella no volveria a ser torpe y seria muy buena niña, yo muy serio le dije, quiero comerte ese rico culo hoy, sin escusas o lagrimas, sollasando y de mala gana se desnudo y ensalibo su ano, eso me demostro que mi putita era toda mia y por demas muy obediente, me sente en el sillon con mi pico a medio parar, le ordene mamarlo hasta que quedara a tono, lo hizo, me miraba con terror y a cada rato preguntaba sile doleria, yo la hacia sufrir diciendole que si, si recordaba como le habia ardido su chorito la primera vez, me dijo que si, le dije que seriaa casi igual, solo que aumentado por cuatro, se hecho a llorar y suplicaba con ansias la perdonara, reia y gozaba su incertidumbre y miedo, cuando mi pico estubo a tono, para hacer mas largo su pesar le ordene clavarsela ella misma en su culito, sollosando llevo la punta de mi pico a la entradita de su culo y comenzo a pujar hacia abajo, lagrimeaba, suspiraba y aguantaba las ganas de llorar, por fin entro la cabesita, descanso un ratito, la mire bien serio y le pregunte "¿quien le dijo que parara mi amor", comenzo a bajar de nuevo hasta topar con mi base del pico, le dije bien ahora cabalgamela puta, su ojetillo apretaba bien rico, muy rico y no me demore mucho en acabar, luego por lo obediente me dedique a culiarme su chorito y acabar bien rico dentro de ella, a chupar su almejita y recorrer su cuerpo entero hasta la misma noche, al levantarnos ella cojeaba mucho, le pregunte la raon y me dijo que le ardia muchosu culito, le toque su frente y estaba muy fria, la lleve a mi casa y le dije que durmiera conmigo, en la noche tiritaba muchode frio, asi que decidi culiarmela toda la noche para calentar su cuerpecito, que noche mas rica, no dormi casi nada pero culie como nunca, tragicaente esa tarde y noche tampoco nos cuidamos, resultando en un embarazo de mi pequeña puta que obviamente no sospechamos hasta que fue muy tarde...




Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles



Nombre do Relato


Codigo do Relato
2335

Categoria
Confesiones

Fecha Envio


Votos
2