La Vóragine de Masturbación de mi Esposa
( Relatos Autosatisfaccion )




Mi esposa y yo llevamos ya dos meses sin vernos, pues por motivos de trabajo tuve que salir del país, ella es una pelirroja muy cachonda, le encanta follar, pero es casi virgen en lo de la masturbación, en un viaje pasado que realice, le compre un pequeño vibrador negro, al que jocosamente nombramos cholito; pues ya tenía un consolador tamaño natural que se llama Cholo, pero por el que no sentía ninguna atracción. Pero en cuanto le di este, fue amor a primera vista (quiero decir, tacto). Empezamos a utilizarlo frecuentemente en nuestras relaciones, pero siempre era yo quien la estimulaba con él.
Pues bien, resulta que yo desde acá, le contaba todos los días, como me masturbaba, pensando en ella y viendo películas de intercambios de parejas (pues en eso también nos aventuramos, pero eso es otra historia), pensando en cómo se la follaba otro o cuando la cogíamos entre dos. Igualmente la incitaba a masturbarse ella y a contármelo luego, pero nada surtía efecto en mi cachonda mujer…, hasta que un día, mientras duermo, me suena móvil y despierto con una llamada suya, diciéndome que ya lo había hecho, pero sin darme muchos detalles, por lo que le escribí:
“Me es imposible el no escribirte este correo, me has dejado como un tren…., me voy a pajear a gusto hoy, mama me gusto mucho, es verdad que estaba dormido, de primera te entendí, pero requería una confirmación, para algo así de grande, joder, que PUTA es mi mujer, me acosté pensando en ti, de la manera más sexual, como siempre pienso en ti para dormirme.
Ahora te voy a contar que pensé, luego de que me llamaras, se me puso la pinga a mil, solo imaginándote con las piernotas abiertas y a Cholito acariciándote, y a tu otra mano tocándote, abriéndote el bollon, afeitadito y tu cara, mientras te venias. También me viene a la mente la otra posición que te gusta mucho, bocabajo, con el juguetito en la almohada debajo de tu vientre, moviendo suavemente tu culo en el aire, con la cara roja de placer…”
A este correo ella me contesto algo que pone caliente hasta a una piedra y quiero compartir con uds:
Lo de la pajita, estuvo rica, exactamente como te imaginaste, aunque mientras lo hacia también pensé en la otra posibilidad, ya que me acorde del hotel ultimo que fuimos, te acuerdas?, bueno estaba boca arriba con Cholito en una mano primero, arriba en mi capuchito, para mojarme y encontrarme bien, me tocaba las tetas y los pezones, me puse el bobito negro que te gusta, después que estaba más cachonda, imagínate que enseguida me excite, desde que te fuiste no había hecho nada, me fui tocando con los dedos el capuchon ya grandecito y mojadito, muy caliente, mientras Cholito muy travieso quiso entrar un poquito en la cuevita, allí entre las dos sensaciones me vine muy rico rápido con un orgasmo un poco raro ya que me venia de adentro y también de afuera como lo conoces, me quede con deseos, porque seguía con pujos algo que no se bien explicar, te desee tanto en ese momento que no aguante y te llame..... después tu sabes, lo que sucede con todo esto es que para eso no es igual que tu, te escribo esto y me voy excitando....
Si les gusto siganlo en el prximo correo que me envio, el cual saldra en la historia "Cartas de amor de una pajiza"




Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles



Nombre do Relato


Codigo do Relato
2764

Categoria
Autosatisfaccion

Fecha Envio


Votos
2