Pegame, que me calienta! (Continuación)
( Relatos Sadomasoquismos )




Gracias por seguir leyendo...

Ya los puse un poco en contexto, seguramente ya se habrán podido imaginar el nivel de mujer de la que les hablo en este relato.

Vayamos a esa noche, resulta que ya varias veces habíamos ido a otros moteles, les comente que eso le excitaba demasiado, le encantaba hacer de todo en la habitación. Esta noche en particular, había algo que no funcionaba bien, no me sentía de ánimo, como de esas veces que sientes mejor no salgas.

Llegamos al punto de encuentro, a la vuelta del motel, este era nuevo, no lo habíamos visitado -no al menos yo- Entramos, había algo en ella que no sé, pero ya estando ahí no quería dejar la oportunidad y comencé a tocarla. Ella tiene una fijación por la sumisión que descubrí, pues siempre se niega por ejemplo: al sexo oral, pero ya teniéndola en la boca, empieza a escurrirse. Por lo que entrando a la habitación serví dos whiskys, después del primer trago que me supo delicioso, me senté en un sillón cómodo de esos de una pieza me desabroche el pantalón, bajé el cierre y me saque la verga y me la comencé a jalar, ella gimió como tanto me gusta, con un pequeño suspiro; le dije chúpamela!! Sabía que se iba a negar como otras veces, pero esta vez fue diferente, su no! era con un aire de venganza. No me importo, me puse de pie, la tomé del cabello y la arrodille a la fuerza. Eso hizo que se contorsionara de placer, enseguida se la metí en la boca hasta la garganta,se ahogaba con ella pero yo no la soltaba. Mientras lo hacia, yo le decía: Eres una puta que le encanta tragar verga!! Con ese culo le paras la verga a todos!!! Te gusta poner caliente a los cabrones verdad??! Mientras mas le decía palabras sucias mas gemía y se tragaba mi verga, sus ojos estaban llenos de miedo y excitación al mismo tiempo, quería quitarse pero mi fuerza la mantenía firme. Cabe decir que mi físico me ayuda -mido más de 1.90m y peso al rededor de 110 kg, entreno varios deportes y voy al gimnasio, lo cual me da una buena condición física y resistencia- Pero lo importante es ella.

En esa ocasión llevábamos un juguete muy especial, un dildo de lo mas real que hay -una excelente textura que hacia parecer que era de verdad, creo que la temperatura era lo que lo diferenciaba de una de verdad- Lo saqué de su bolsa, lo limpie con un liquido especial, ya saben hay que cuidarlas. Ya estando limpio, lo puse a un lado del mío y la hice que lo chupara, que imaginara que estaba comiendoce dos vergas ella sola, mientras yo le decía esto, ella ya tenía la mano entre sus piernas, como yo ya estaba muy caliente. Ella se retorcía de placer, le saque mi verga de la boca y le empece a dar solamente en su deliciosa vagina -que para no variar, la tiene hermosa, unos labios riquísimos y bien delineados, que cuando se escurren se antoja chupar y tragar todo lo que de ella sale- Yo le hacía preguntas como: te gusta que te cojan así puta? Te gusta dar el culo como me lo estás dando? Quieres tener otra verga así dentro de ti? Quieres mamarle a alguien la verga hasta sacarle toda la leche? Te gustaría estar empinada recibiendo verga toda la noche? Ella tímidamente decía sí!!! Después los gemidos y el placer la hacían olvidarse de mi y decirlo claramente, "quiero que me tan así la verga!!!", "quiero que me cojan como una puta!!".

Para hacer esto mas caliente, el cuarto tiene llena la pared, el techo y la cabecera de espejos, lo que le permitía ver a ella como me la cogía con esa verga. Con esto se calentaba más, y hasta se atrevió a decirme que se dejaría coger por quien fuera de todos los que la pretenden.

ESTO!! Despertó en mi muchos celos, pues yo le había dicho que varios de sus supuestos amigos nada mas la buscan para coger -Me atrevo a decir que estoy casi seguro de que a nadie de ellos le ha dado las nalgas, pero si que les coquetea- ¿Por qué estoy casi seguro? Porque ella tiene varias fijaciones que pocos hombres le pueden despertar sus instintos cachondos. Por esta razón me detuve, ella en vez de pedirme perdón continuo metiendo ce la verga en su pucha toda mojada y escurrida de tanto placer y fantasear con esa verga. Yo me moleste porque quería la atención en mi. Le pregunte en quién estás pensando? Sólo contestaba con una sonrisa provocándome, pregunte otra vez y me contesto: "en todos!!". Hay perdí el control y me le abalancé en cima, de un manotazo le quite de las manos el dildo, ella me retaba preguntándome que vas ha hacer? Por el coraje que tenía la tome del cuello -ella estaba de espalda hacia la cama con las piernas abiertas- le metí mi palo que estaba a punto de explotar, para castigarla con las embestidas mas fuertes que le han dado y pienso darán en la vida, mientras con mi mano en el cuello ella sólo gemía de desesperación, pero no por la asfixia, sino por lo caliente que estaba. La solté por un momento del cuello y me provocaba mas diciéndome que le daría las nalgas a un hijo de puta que era mi conocido, y que se dejaría coger la próxima vez por él. Al escuchar esas palabras le di varias cachetadas, la tome del cabello, la lleve frente al espejo y la empine de culo, la hice mirar como la tenia arrodillada y sometida y le ponía la verga en la cara. Yo le decía: Eres sólo mi puta, tu culo es sólo mio y de nadie mas, y esas cosas que a los hombres cuando estamos celosos y queremos marcar territorio decimos.

La volví a empinar, le metí un dedo en el ano, a ella no le gusta así, pero ya saben que descubrí que lo que mas le excita es la obliguen. Le comía la cola con desesperación, toda esa rabia la descargaba chupandole la cola desde el ano, hasta la vagina y metiendole los dedos, cuando ya no aguante mas me puse de píe detrás de ella -sabía lo que vendría, porque con los ojos sorprendidos, me pedía que no- la agarre del cabello y la puse frente al espejo y le dije mira!! Este culo es mio y hago de el lo que quiero, se la clave hasta lo mas profundo de sus intestinos, grito y me insultaba diciéndome eres un pendejo, y cosas como yo cojo con quien quiera!! La embestí por un un rato, pues de lo caliente que estaba le llene los intestinos de semen, al sentir mi leche dentro ella grito de placer y empujo contra mi para sentirla toda.

Fue un lapso en que perdimos el control, al pasar la euforia del momento pensé que había sido demasiado rudo con ella, pero cual era mi sorpresa que debajo de las sábanas ella se seguía tocando, había quedado insatisfecha. Me puse frente a ella y me la empece a jalar, a ella le encanta ver eso, ver como los hombres se masturban. Cuando estaba haciéndolo, me pidió que me acercara a ella y me dijo hazlo frente a mi - ahí con descaro me empezó a decir cuanto disfruta ver la verga de un hombre- Eso me volvió a poner celoso, pero me contuve, pero ella seguía insistiendo en hacerme estallar nuevamente. Hasta que lo comprendí, vi su juego, eso es lo que ella quería.
Fue cuando sentada sobre una pequeña barda -que separaba el jacuzzi de la cama- mientras se masturbaba le di una cachetada, eso fue el climax, empezó a gemir, y me dijo pégame, como estaba en perfecta posición con el culo para un lado y de frente para otro, podía darle de nalgadas, pero lo que mas le gustaba eran las cachetadas. No desperdicie tiempo y pensé, quieres hacer? hagamoslo bien, tome de nuevo el dildo y lo apoyé en la base de la pequeña barda, le la monte en el, como su culo quedaba afuera del otro lado, me llené de salíva y se lo ensarte de nuevo en la cola. Era un espectáculo ver a una hembra tan hermosa y cachonda bien ensartada por ambos lados. Mientras mas la cogía mas pedía le diera duro en las nalgas, después cambie de posición, me puse al frente de ella, y sólo le decía cosas sucias para calentarla mas. Me confeso nadie la había tratado así, lo cual era muy bueno, porque siempre tenía problemas con sus parejas a la hora del sexo, nadie había encontrado sus secretos, y obviamente siendo la mujer tan respetada y con tanta clase, no se atrevería a decírselo a un hombre, después de todo es una dama.

Espero hayan disfrutado este relato tanto como yo lo hice reviviendolo en mi mente.

Aun hay muchísimas historias que contar. Si les gusto, haganlo saber, y con gusto les contaré como descubrí que su fantasía es ser violada, y como la convertí en una puta en una sexshop.

Saludos a los amigos y besos cachondos a las chicas.               




Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles



Nombre do Relato


Codigo do Relato
3812

Categoria
Sadomasoquismos

Fecha Envio


Votos
1

Relatos enviados por el mismo usuario

3805 - Pegame, que me calienta!