Un encuentro con la madre de Esther!
( Relatos Sexo com Maduras )




En lo personal me gustan las mujeres de todas las edades, pero en lo personal me atraen mucho las mujeres maduras, sobre todo las que tienen lindos y conservados cuerpos. Pues verán hace más de tres años, tuve una de las mejores experiencias de mi vida con este tipo de mujer. Por esos días tenía bonita amistad con una chica de nombre Esther, con ella mantenía una agradable relación de buenos amigos, solíamos conversar de nuestros asuntos de trabajo y personales, mi visitas a su casa eran frecuentes, algunas veces solo para platicar u otras por algún problema que necesitaba resolver, ella vivía en compañía de su hija una sobrina y de su madre de nombre Mimi su mama es un mujer madura, de otoñal semblante pero con un cuerpo esbelto y agradable. Ella por ese tiempo acababa de divorciarse del padre de mi amiga y por lo consiguiente estaba sola, sin ninguna relación sentimental con alguien. Un día mientras estábamos Esther y yo en la sala de su casa conversando sobre el tema de los efectos de los masajes relajantes en las personas estresadas, del cual tengo conocimiento, pude percatarme del interés de ella en la plática, pero fue hasta cuando le ofrecí a Esther aplicarle uno de estos relajantes masajes cuando ella se acerco y me pregunto que si de verdad sabia dar ese tipo de masajes, ya que ella desde hacía varios días, sentía su cuerpo tenso y con dolores musculares en la parte superior del cuerpo (cuello, brazos y espalda), después de responder a su pregunta positivamente, le explique todo sobre los efectos del estrés en el cuerpo, por lo cual ella se intereso y animo a solicitarme un masaje de estos ya que según ella tanto necesitaba. En realidad, no suelo hacerlo por negocio, solo lo hago en ocasiones a familiares y amigos cercanos y antes su insistencia termine aceptando darle uno, no sin antes poner el día y la hora que se lo aplicaría, recuerdo que quedamos que sería un miércoles por la mañana, ya que esa fecha no tenia compromiso de trabajo ya que sería mi día de descanso, después de acordar la cita ella se retiro a y mi amiga Esther y yo continuamos nuestra charla.
Cuando llego ese día, por la mañana después de desayunar, procedí a ir a la casa de mi amiga, para hacer a lo acordado con su madre, cuando llegue ella estaba sola en casa, ya que mi amiga se encontraba en su trabajo y sus nietas en la escuela. Al llegar y después de saludarnos me invito a pasar y me ofreció desayunar, lo cual no acepte y explique que ya lo había hecho en casa. Ante la negativa ella me pregunto que se necesitaría para aplicarle el masaje, respondiendo que solo necesitaba tres condiciones, uno.- toallas limpias, dos.- ropa ligera con la que ella se sintiera cómoda y se prestase para el masaje y tres.- Que se relajara y no estuviera tensa, aceptando estas recomendaciones ella pregunto donde se recostaría para aplicarle dicho masaje, a lo cual le conteste que podría ser sobre un sillón de su sala o en otro lugar donde ella se sintiera segura y cómoda, a lo cual me pregunto que si podría ser en su recamara, ante esta pregunta y en realidad un poco sorprendido exclame que estaba bien. A continuación ella me pidió que la esperara un minuto, que fuera a cambiarse y que cuando estuviera lista me avisaría para que yo pasara al interior de su alcoba. Así sucedió, después de algunos minutos escuche su voz decirme que pasara al interior de su recamara, al entrar ella se encontraba sentada al borde de su cama, vestida con un camisón corto de algodón color beige escotado por la parte de la espalda y un poco entallado por la parte frontal, el cual hacia lucir su madura pero esbelta figura, de inmediato me acerque hacia donde se encontraba ella y me dispuse a preparar las cosas que utilizaría para el masaje, aceite, loción, agua y toallas limpias, al mismo tiempo en que lo hacía sutilmente le pedí que se recostara en la cama con el estomago hacia abajo, ella lo hizo un poco titubeante, quizás apenada por la forma en que se encontraba vestida, al verla así, le recordé que tenía que cumplir la tercera condición que le había solicitado, la cual era que debería estar relajada, sin tensiones, al recordar en ello, se acomodo sobre el regazo de la cama y observe estirar y relajar los músculos de su cuerpo, al ver esa actitud le indique que respirara profundo y posteriormente exhalara el aire lentamente para que entrara en relajación, una vez relajada le indique que iniciaría primero por descubrir gradualmente las partes de su cuerpo en el cual le aplicaría el masaje, segundo le aplicaría aceite relajante en las zonas antes indicada cubriéndola con las toallas, tercero aplicar un masaje integral para ablandar sus músculos, cuarto limpiar el remanente de aceite y por ultimo aplicar loción refrescante sobre su cuerpo. Una vez hecho lo anterior, sutilmente retire la parte superior de su camisón y aplique presión sobre su espalda al contacto de mis manos sobre su piel note un ligero temblor en su cuerpo. Durante varios minutos aplique masaje en la parte superior de su espalda bajando pausadamente hacia su parte baja, al llegar a la parte de su cintura, fue cuando pude apreciar la belleza de sus pequeños glúteo y blancos muslos, a cada movimiento de mis manos sobre su piel, se disparaban descargas eléctricas que hacían que de su boca se escaparan profundos suspiros, ante esta situación me preocupe por que las frotaciones fueran más intensas y profundas, ante esto, su cuerpo pudo evidenciar el enorme grado de excitación lo que contribuyo para que de manera repentina mi verga comenzara a ponerse dura entre mi jeans. Estando de espalda, me saque la verga de mi jean sin que ella lo notara, continúe y le masajeaba la espalda dejando que mi verga rozara su cuerpo levemente, ella tenía puesta unas gafas oscuras y eso hacía que no se diera cuenta de lo que sucedía. Ya muy excitado sin importar lo que sucediera repentinamente me subí a la cama y me coloque sobre sus muslos y atrás de sus redondas nalgas, de tal forma que podía disponer de sus caderas y sus glúteos. Muy sutilmente y sin ningún recato coloque mis dos manos sobre su lindo trasero e inicie a frotárselos lujuriosamente, su reacción fue inmediata y traro de incorporarse para evitarlo lo cual no lo permití, al contrario impedí su incorporación al mismo tiempo que le indicaba que esto era parte del masaje, que se relajara y todo estaría bien, posteriormente posé mi verga sobre sus nalgas y la dejé ahí mientras frotaba la parte baja de su espalda, ella se retorcía lentamente y movía su orto casi imperceptiblemente al cabo de un buen rato sus movimientos eran más notorios. Esto me estaba volviendo loco, seguía masajeándola con mi verga apoyada en su culo la cual vibraba intensamente, al cabo de unos minutos más acabé el masaje en esa parte de su esbelto cuerpo e intenté mover nuevamente mis manos hacia sus glúteos y muslo, al hacerlo y sin encontrar ningún impedimento derrame aceite en sus nalgas y muslos, distribuyéndolo por su culo y parte trasera de las coyunturas de sus piernas, embadurnándola toda de aceite. Continúe con esta rutina por espacio de 10 minutos y al cabo de 5 minutos mas y sin poder evitarlo acerque mi rostro a sus caderas comenzando a besar sus glúteos al mismo tiempo que abría sus blancas y tersas nalga introduciendo mi lengua al interior de su apretado ano, ante esta acción su cuerpo ya no resistió mas mis caricias y cayo doblegado ante mí, situación que no desaproveche acariciando con mi lengua y labios sus torneadas piernas. Ya doblegada ante tal situación y sin ninguna limitación metí un dedo de mi mano entre su vagina la cual se encontraba totalmente mojada, al interior de su gruta húmeda introduje mi dedo en un entra y sale lo cual propicio que rápidamente experimentara su primer orgasmo, retire mi mano de su chorreante fruta, hice a un lado el borde de su pantaletas, separe sus piernas a ambos lados y al quedar su vagina expuesta introduje vorazmente mi lengua entre sus labios vaginales succionando rápidamente el néctar de su venida hasta lograr chupar la última gota de su exquisita fruta. Al termino de esto, tomé aceite le empapé el trasero y con mi dedo índice empecé a masajearle el aro del culo suavemente, e instintivamente encajé en uno de mis dedos en su oscuro y apretado hoyo, ella se movía cada vez que recorría su ojete, poco a poco mi dedo iba entrando un poco más. Al cabo de 15 minutos, mis dos dedos estaban dentro de ella y así seguíamos, a veces ella gemía y se cortaba para no darme motivos para parar y se autocensuraba mordiendo las sabanas de su cama. comencé a dedear su culo desesperadamente, ella clavaba su rostro en la cama y ahogaba sus gritos de placer... seguí unos minutos trabajando con mis dedos en su orto hasta que decidí meterle mi verga en su pequeño agujero, en una rápida maniobra me despoje de toda mi ropa, me acerque de nuevo a su trasero, coloque la punta babeante de mi verga sobre su oscuro esfínter, ejercí presión sobre él y al cabo de unos segundos mi verga comenzó a entrar lentamente dentro a su culo, ya teniendo dentro de ella la mitad de mi dura verga, a continuación de una sola estocada metí el resto de mi pija hasta el fondo, Ella dio un grito inexplicable de desgarro y placer, como una gata en celo, no se lo esperaba y esa sorpresa le empapó aún más su coño. Le dejé unos segundos la verga adentro sin ningún movimiento y luego empecé a bombearla como un loco, mi dura verga a punto de estallar entraba y salía de su rico agujero y fueron 10 minutos ininterrumpidos en que la culeé como nunca nadie lo había hecho antes, a tal punto de sentirla desmayarse, pero la hacía reaccionar y le tiraba levemente con mis dedos los pelos del coño y la reanimaba nuevamente, Seguí dándole verga por unos minutos mas y ella moviendo su culo, al cabo de un rato no aguante más y empecé a sentir un calor enorme en mi vientre... al mismo tiempo sentí como un chorro de leche caliente inundaba lo profundo de su trasero, hasta llenarle el culo de mi espeso, abundante y caliente jugo. Al finalizar, saque mi verga aun dura de entre sus nalgas, la acerqué a su cara y a sus boca y ella instintivamente la atrapó con sus labios succionándola con desesperación y frenesí, sus carnosos labios abrillantaba la cabeza y tronco de mi verga, muy pronto desapareció el resto de leche que se encontraban en esta, luego se detuvo y se dejo caer sobre la cama con su cuerpo aun tembloroso. Permanecimos juntos así y luego de varios minutos y de forma repentina ella me pidió que me vistiera porque temía que alguien pudiera llegar y encontrarnos en esta comprometedora situación, al oír su temor y ante lo excitante que pensé seria esto si sucediera, sentí como nuevamente mi verga comenzó a ponerse dura rápidamente y haciendo caso omiso de lo que me pedía y en vez de vestirme , me acerque a ella abrace su cuerpo y con ambas manos termine de despojarla de la poca ropa que aun tenía en el cuerpo, me apodere de sus pechos y comencé a comérselos a mordidas y besos, ella trato de evitar que continuara acariciándola, pero ya para ese entonces estaba muy caliente y excitado, ante la insistencia de mis fogosas y atrevidas caricias, logre someterla nuevamente, de pronto se aparto de mi, se sentó sobre la cama, abrazo mis caderas, acerco su cabeza cerca de mi bajo abdomen y comenzó a besarlo hasta llegar a mi parado miembro, lo tomo entre su manos y con la punta de la lengua empezó a chupar la cabeza de mi verga, como si nada fuera a suceder, estuvimos así un rato, mi pija estaba durísima y ella hacía que se endurara mas con su ávida boca; Perdimos nuevamente la nocion de todo y ella me estaba dando una mamada intensa y alucinante, seguimos así hasta que estuve a punto de acabar y llenar de leche su boca, evitándolo! la aparte de mi verga me acerque a su caliente cuerpo la la estruje contra el mío, la recosté en la cama, me monte en ella, sujete ambas piernas con mis manos y la coloque sobre mis hombros, abriendo sus muslos en forma de “V”, ella agarro mi verga con una de sus manos y la acerco a sus labios vaginales, jugó un momento con ellos frotándolos contra mi hinchada cabeza, después de fregarlos, coloco la punta de mi venoso miembro a la entrada de su gruta y apoyada sobre mi pecho, alzo sus caderas e hizo una leve presión sobre las mías, mi verga entró en su concha fácil y profundamente, hizo unos movimiento circulares y su vagina engullo la totalidad de mi pija, sobre en la cual movía cadenciosamente su cadera. Era excitante ver los gestos del rostro de Mimi a cada arremetida, su boca temblaba y estuvo a punto de gritar pero ahogue su grito apoderándome de su labios en un prolongado y fogoso beso, la sujete de su cabeza y nos quedamos viendo! Tapaba su boca con mi boca y a la misma vez incrustaba mi verga en lo profundo de su vientre, ante esto ella abría a un mas sus muslos para que pudiese entrar más de lo que ya estaba. Entramos en un profundo y sincronizado vaivén de nuestros sudados cuerpos, donde solo se escuchaban los entrecortados gemidos de ella, los sonidos de mis ardientes besos a su boca y de los golpes de nuestras caderas en su frenesí, de pasión y lujuria. No sé cuánto tiempo estuvimos así, perdidos en nuestra candente entrega? Hasta que un ruido de la puerta de la entrada la casa nos hizo reaccionar, intempestivamente ella trato de hacerme a un lado y pararse, pero el hecho de sabernos sorprendido en esta situación hicieron que me excitara de una poderosa manera, quizás! Como nunca lo había hecho y sin ninguna consideración me aferre a su cuerpo y mis estocadas se volvieron más fuertes y profundas, inmediatamente sus gemidos y movimientos de caderas iniciaron de nuevo, ante todo lo que ocurría, comencé a sentir temblar mi cuerpo y una ola de calor bajar hacia mi testículo, hasta explotar este en lo profundo de su matriz, al mismo tiempo su boca dejo escapar un grito de placer y a sentir como su vagina temblaba y se convulsionaba en múltiples orgasmos. En eso se escucho un golpe en la puerta de su habitación y la voz de su nieta decir que ya había regresado de la escuela, pero que tenía que salir de nuevo a realizar unas tareas, con voz aun jadeante. Noemí le contesto que estaba bien, al tiempo que escuchábamos cerrarse la puerta de la casa y el ruido de un auto alejarse con su nieta en su interior. Pasado el peligro y aun con nuestros cuerpos acoplados Mimi me beso y me susurro que había gozado como nunca jamás lo había hecho, como repuesta, deslice mi rostro hacia su mojada fruta y comencé a comérsela y a disfrutársela hasta hacer que su cuerpo volviera a experimentar el ultimo orgasmo de ese inolvidable encuentro. Al termino de este encuentro ella me pidió que me retirara, ella tomaría un baño y prepararía el almuerzo de su familia, Rápidamente me vestí, tome mis implemento de masajista y Salí de la habitación no sin antes agradecer el fogoso encuentro y pedirle que lo volviéramos a repetir, por lo cual ella solo alcanzo a sonreírme y a guiñar un ojo.
Con el paso del tiempo volvimos a tener un encuentro mas, en un motel, pero este será un nuevo relato que contar… Hasta pronto!


Comentarios


Si que me excitó tu relato!
Perfil no contiene imagen


Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles



Nombre do Relato


Codigo do Relato
2631

Categoria
Sexo com Maduras

Fecha Envio


Votos
2