Mi doctor y amante
( Relatos Gay )




Hace unos años visité una clínica médica para un chequeo de rutina, el que intento realizarme cada año y desde hace 2 me fue cambiado el médico por el Dr. Ray, un hombre peruano que estudió medicina en mi país y mientras estudiaba conoció a la que hoy es su esposa y con quien tiene 3 hijos y obvio se quedó viviendo en mi tierra.

En la primera cita, la revisión de rutina: oídos, lengua, presión…   Me dijo que me quitara la camiseta para revisar abdomen y esas auscultaciones normales cuando se trata de un médico nuevo. Lo que me pareció un tanto extraño fue que me pidió que me quitara el pantalón y me revisó el bajo abdomen (sin tocarme el pene o testículos) luego el golpecito a la rodilla.

Le verifiqué datos y me preguntó mis preferencias sexuales (que fue algo que no anotó en el computar), yo le dije que había tenido experiencias con ambos sexos e inmediatamente me preguntó el papel que jugaba cuando tenía sexo con varones y yo le respondí con sinceridad: soy versátil, su siguiente pregunta fue ¿ha sido penetrado por el ano? Y también respondí con sinceridad que si y luego más preguntas parecidas. Algo estaba pasando. Me pidió que me pusiera boca abajo en la camilla y me revisó hombros, espalda, muslos.

La verdad me tenía bien excitado y de repente me dice ya puede colocarse el pantalón; me doy vuelta y tomo el pantalón cuando escucho que me dice:

- usted está bien excitado

y veo que a él se le nota un paquete bastante prominente.

-        No sé qué tiene usted que a mí me excitó también el examen que le hice.
-        Ya veo doctor
-        Y de veras, hasta ahora nunca me había pasado. Debe ser por tanto tiempo de no tener sexo. ¿quiere ver mi pene en vivo?
-        Me encantaría
-        ¿y a usted le gusta chuparlo?
-        Si me gusta…

El doctor le dijo a la secretaria que iba a demorar un poco, le puso llave a la puerta. Afuera había ruido de voces que se escuchaban como de lejos. Se soltó la faja, el botón y bajó el zíper del pantalón. Le pude observar mejor su miembro marcado en su bóxer de color negro.
-        Si quiere venga y lo saca
-        Con todo gusto doctor

Fui y le toque su miembro por encima del bóxer, la cara del doctor denotaba excitación, le bajé el bóxer y ese pene que estaba luchando por salir, salió a flote y se veía mojada la punta con precum. El doctor no es circuncidado, pero si posee un pene bastante grueso y de mínimo 19 a 20 cms.

Me lo puse en la boca para chuparlo y el doctor se hizo hacia atrás, quejándose

-         Uyyy, sentí calambres en todo el cuerpo, hace tanto que no lo toca una boca con tanta ansiedad.
-        Doc., es que su pene es una delicia con solo verlo y dan ganas de todo.
-        Gracias, se siente bien que me digan eso, se nota que le gusta mi pene
-        Si doc., me gusta mucho. ¿se lo puedo seguir mamando? Si quiere se sienta para que lo disfrute más.

Se lo empecé a chupar suavemente, entraba en mi boca y el doc me tomaba la cabeza para que entrara más, lo hacía con suavidad y, cuanto estaba disfrutando de esta mamada. Fueron cerca de 5 minutos y el doctor me lo sacó de la boca y se levantó
-        Quiero chuparle su culito porque sabe que hoy no se va de aquí sin que le meta hasta los huevos
-        Si Doc., disfrute.

Durante algunos minutos mamó no orto de una manera que ya me tenía a punto de caramelo, y no fue necesario decirle que deseaba que me metiera ese pene delicioso cuando me dijo
-        Quiero cogérmelo, metérselo todo, todo
-        Y yo quiero que me lo meta

El doctor abrió una gaveta, sacando u condón, lo abrió y en unos segundos ya lo tenía puesto. Asimismo buscó gel y se untó una generosa cantidad y me puso en el ano, metiendo uno, dos, tres dedos y haciendo que estuviera listo para que entrara su herramienta.

-        ¿Está listo?
-        A mi me gusta que me lo metan suavemente doc., tenga cuidado que su pene no es nada pequeño
-        Claro que si, a i me gusta que disfruten de lo que tengo lentamente.

Puso la cabeza de su pene en la entrada de mi culo
-        Agárrelo y se lo va metiendo usted mismo para que lo disfrute a su ritmo

Lo tomé y empecé a introducírmelo lentamente, cuando ya estaba la cabeza dentro observaba la cara del doctor cómo estaba disfrutando y ahora era él mismo quien estaba metiendo su miembro dentro de mi ano.

-        Lo está aguantando?, - lo preguntó porque yo me quejaba a medida que iba entrando.
-        Si, siga, siga

Siguió penetrándome y ya faltaba muy poco cuando no pudo aguantarse más y dejó ir lo que faltaba. Me dolió un poco pero era soportable.

-        Siga, siga, se siente delicioso
-        Más rico estoy sintiendo yo lo apretad que es su culito, es una delicia.

Empezó el vaivén, el entra y sale, y lo que teníamos que aguantarnos para no gemir ruidosamente. Esto duró unos 10 minutos cuando el doctor me dice
-        Me falta poco para venirme ¿quiere que sea adentro o en otra parte?
-        Donde guste doctor
-        A mi me gusta adentro.

Y fue en ese momento en que se hizo más rápido el entrar y salir y en poco tiempo me dice en el oído ya que yo estaba acostado en la camilla y él de pié dándome verga

-        Allí va la lechita, ahhhhh, ahhhhh, que rico, que delicia, aahhhhh   
-        Démela toda, hasta la última gota, ya me riegooooooo,    uhhhhhhh,   dele más fuerteeeeeee
-        Tome, es suya esta verga, disfrútela como yo estoy disfrutando este delicioso huecoooooo
-        Siiiii, siiiiiii,   ahhhhhhh

Esos 20 minutos más o menos que duramos han sido tan ricos que no puedo decir que un verdadero macho me ha culiado deliciosamente.

-        Amigo, en mis 35 años, es la primera vez que mi pene penetra un ano, no me quejo, es lo más delicioso que me ha pasado hasta ahora.
-        Y le digo algo doc., su pene aunque grande y grueso, me ha hecho sentir deliciosamente. Gracias por haberme cogido. Yo tuve la seguridad de que nunca había estado con otro hombre.
-        Pero no quiero que sea la última porque quiero seguir disfrutando con usted.
-        Yo igual.

Ya hace 2 años que somos amantes, yo tengo mi novia y él sigue siendo un gran padre y esposo. Nadie tiene que saberlo, nadie sabe que al menos 2 veces a la semana nos disfrutamos mutuamente y hace unos 6 meses ya no utilizamos condón y mi doctor me llena de su néctar cuando me hace el amor.   Si, nos hacemos el amor y nos queremos mucho, respetamos nuestras vidas y somos AMANTES.




Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles



Nombre do Relato


Codigo do Relato
6730

Categoria
Gay

Fecha Envio


Votos
1