AFORTUNADO REENCUENTRO I
( Relatos Orgias )




Capítulo (I)
- Le dije al imbécil del camarero que no quería hielo en la Coca-Cola, porque después se pone aguado; Sino fuera porque está tan bueno, me quejaría; Pero más vale que no le diga nada.

Porque, no se sabe, yo aquí en esta maravillosa piscina del fantástico hotel Paraíso-Mar, en plena costa del sol, con una temperatura muy agradable, mientras mi marido se recorre las sucursales de todos los Bancos de la provincia para actualizar no se qué de los ordenadores, definitivamente, fue una buena idea venirme con él. Echar un buen polvo en un hotel, siempre me trae buenos recuerdos.

Joder, no me había dado cuenta, pero el camarero imbécil no hace más que sonreírme. Mola cantidad el tío, igual que los camareros de mi ciudad, esto sólo se ve aquí, cachas, guapo, tiene que ser modelo seguro seguro, porque vamos, lo menos el metro ochenta lo tiene, y esos ojos verdes, con ese pelo moreno, con su rayita en el centro; Me recuerda su peinado a ese actor de telenovelas, ¿Cómo se llamaba? Carlos Alfredo, pero eso en la película, en realidad se llamaba, se llamaba... Fernando Carrillo, eso es. ¡ Hostias, viene directo para acá!, ¿Qué hago?, ¿Dónde miro?.

- Su cuenta, señorita.-
- Pero sino la he pedido.-
- Si pero es que ahora termino mi turno, y tengo que dejar mis ventas cobradas. Si fuera tan amable...-
- De acuerdo, tome, y quédese con el cambio.(Y conmigo, si quieres).-
- Perdón, decía...-
- No, nada, pensaba en voz alta.-
- Bien, gracias.-
- De nada. (Desde luego Laura, eres tonta. Soy tonta. Lo sé. Todo me lo imagino, lo pienso, fantaseo, y después, nada. No soy capaz de empezar nada. Mi marido Alberto no vuelve hasta las cinco de la tarde. Tengo una habitación con aire acondicionado esperando y un tío macizo de caramelo). Además si Alberto volviera antes, seguro que se apuntaría, con lo que le gusta estas movidas.

Por cierto le he dado quinientas pesetas y no se ni cuanto era la Coca-Cola. ¿Qué es esto que está escrito a bolígrafo detrás de la cuenta? "Si quieres pasar un rato inolvidable conmigo, te espero en la habitación 969. Firmado: tu camarero particular, Jesús". Madre mía, me lo ha propuesto. Me espera en su habitación, hasta el número de la habitación está bien. Y su nombre, no podía ser para menos, Jesús, ¡Tiene que hacer milagros!. Bueno, pues no me lo pienso más, allá voy.


Capítulo II
Habitación 967... 968...969 ¡ Esta es !. Toc, toc, toc.

- ¡Pasa! ¡Está abierto! - respondió una voz desde dentro.
- Hola, yo ...-

Pero no me dio tiempo de decir nada más. Estaba detrás de la puerta esperándome, él estaba seguro de que iba a venir. Lo tenía todo bien preparado, la de veces que tiene que haber hecho esto antes, pero no me importa, ahora es mío y lo voy a aprovechar hasta dejarlo seco. Me apretó contra él y comenzó a besarme. De una forma sobrehumana, con toda la pasión del mundo. Sentía su lengua muy caliente entrando y saliendo, recorriendo todos los ángulos y curvas de mi boca. Me llevó en peso hacia la cama, me depósito con seguridad y firmeza sobre las sábanas de satén negro que estaban frescas, con un agradable olor a colonia varonil que me sonaba. Se acostó encima mía. A pesar de su enorme altura y de su fornida musculosidad, no noté su peso fuera de lo normal, sabía como ponerse. Llevaba una especie de bata de seda, también negra, abierta por el centro, pues no llevaba puesto el cinturón, dejándose ver bajo ella unos slips de color rojo apasionado en el que se marcaba la figura de su miembro viril, una hermosa y bien proporcionada polla. En décimas de segundos se me ocurrieron infinidad de cosas para hacer con esa maravilla, a cual más pornográfica.

Al tirarse sobre mí, automáticamente abrí las piernas, como si hubiera hecho saltar ese resorte que tenemos las mujeres que se nos abren las piernas al momento, o nunca sino lo deseamos. Simplemente me había quitado el pareo dejándome en bikini, y ahora sentía esa maravilla entre mis piernas, todavía interponiéndose entre nosotros mi prenda de baño y sus slips. Saqué fuerzas de dentro de mí, me revolví y lo tiré a la cama. Allí estaba esa hermosura, me tiré encima de él y comencé a comerle el cuello, bajando por su rígido y terso pecho, pasando por el marcado abdomen, y terminando quitándole su prenda interior con la boca, mientras él solo alzaba un poco la cabeza para ver que ocurría en su parte baja.

Cuando le quité su prenda más íntima, quedó a la vista una polla como nunca había visto, (y eso que había visto más de una), era como las de las películas que veo con Alberto, grande, pero sobre todo muy bonita y muy muy apetitosa. El capullo, estaba rojo brillante por el reflejo de la luz sobre el líquido transparente que le comenzaba a salir, presumiblemente desde hacía ya algún tiempo. Sin pensármelo, me abalancé sobre ella con un deseo desmesurado queriéndola devorarla. Tenía el tamaño justo para mi boca, ni grande ni pequeña, cuando mamo una polla, me gusta que no sea ni tan pequeña como la del chico ese que desvirgué con diecisiete años, Toni, que me metí en la boca hasta los huevos, y que cuando se corrió casi pierde el sentido, ni tampoco tan gorda como la del novio de mi amiga Luci, que se me antojó comérsela mientras ella se duchaba y su novio y yo la esperábamos en el salón. Era tan gorda que tenía que forzar la boca para que entrara, para cuando se corrió parecía la Fontana de Trevi, y tuve que tragármelo por no mancharle el sofá nuevo. Después de todo estaba bueno, y era un alimento con pura energía. Total, Luci nunca llegó a enterarse de nada.

Pero ésta está en su tamaño justo, y es preciosa para el sabor y el tacto. Mientras se la comía, me dio por mirarle a la cara, tenía los ojos cerrados, apretados con fuerza, mientras se mordía el labio inferior por el placer con tal fuerza como para sangrar. No me había fijado, pero la cama no era como la del resto del hotel, era con la cabecera de barrotes, en un tono negro azabache brillante. Estaba asido con fuerza a dos de las barras, marcándoseles los músculos de los brazos, como si de un dibujo de anatomía se tratara, bíceps, tríceps, etc. Pero el músculo que yo quería lo tenía entre mis manos, en mi boca, y lo hacía subir a bajar, abrirse y cerrarse dentro de mi boca. A cada movimiento que yo hacía, el respondía con una sacudida de placer que le inundaba todo el cuerpo, moviendo incluso la cama.

Cuando alcé la cabeza, para dejar de chupársela y cambiar a otra cosa, puso cada mano a cada lado de mi cabeza y empezó a desplazarla arriba y abajo, llegándome la punta hasta los confines de mi garganta. En un principio, quise resistirme, pero me gustaba, me gustaba mucho. Sabía que él quería correrse así, en mi boca. Yo estaba muy caliente, sentía como estaba de lubricado mi coño. Estaba a punto de correrme y no me había hecho nada. Entonces, pasé mi mano hacia abajo, estaba en una postura muy buena, el acostado boca arriba, y yo a cuatro patas entre sus piernas abiertas comiéndosela, así que empecé a tocarme el clítoris, a rozarme. El primer roce fue una auténtica oleada de placer, pues no me esperaba ni mi propia mano. Solo tenía que tocarme un poco, estaba muy caliente, apunto de correrme.

- Así, así,- decía Jesús entre jadeos, lo cual me ponía cada vez más caliente.

Hay que ver como aguanta este tío, llevo diez minutos comiéndosela y no se corre, me gusta, pero me voy a correr ya, ya no puedo más. ¡Quería que se corriera ahora! ¡Quería sentir su líquido caliente en mi boca! ¡Corrernos los dos a la vez!. - ¡¡Me corro!! - grité.

Y parece que lo entendió. Empezó a jadear más fuerte, convirtiéndose tal jadeo en un grito ahogado por el placer. Empezó a manar el líquido tan preciado mientras me corría y gritaba al unísono con él. Comencé a tragármelo, pero no daba a bastos con tal cantidad, tenía la boca llena, estaba tragando, y aún así me rebosaba por las comisuras de los labios. No podía separarme de él, pues me apretaba la boca contra su polla. Entonces me izó con la facilidad de una pluma, hasta que mi cara estuvo frente a la suya. Todavía tenía la boca llena de polvo, como si se tratase de un bebé que no quiere potitos y lo mantuviera en la boca, para que al darse la vuelta la madre lo escupiera. Fue entonces cuando comenzó a besarme de nuevo, yo alucinaba, me succionaba la boca, aspirándome de ella cualquier resto de su polvo que quedara. Separé la cara y se formó una especie de puente colgante hecho de semen de lo más puro y más apetitoso. Tiró de mí de nuevo, y siguió absorbiéndome, mientras yo iniciaba un viaje al clímax, empezaba a perder las fuerzas, me adormilaba tras quedar exhausta por el increíble orgasmo que acababa de tener.

- A propósito, ya sabes mi nombre, Jesús, pero ¿Cuál es el tuyo? - Escuché entre sueños.
- Laura - respondí medio adormilada.
- Encantado, Laura.-


Capítulo III
Un ruido ensordecedor me despertó. ¿Qué coño era ese ruido?. Ah, ya, el maldito teléfono.

- Sí, ¿dígame?.
- Buenos días, son las nueve de la mañana. El Hotel Paraíso-Mar les desea un feliz día.-

Valiente voz de gilipollas ponen las recepcionistas cuando te despiertan en los hoteles. Y Alberto ni se entera, tiene un sueño, que ni un muerto. Joder, tengo el coño chorreando, ¿De qué?. Anoche tras el fabuloso polvo con Alberto me lavé un poco, lo suficiente para no estar así. Ahora pienso, siento como si me acabara de correr otra vez. Voy recordando un sueño que he tenido con el camarero de la piscina, el morenazo con los ojos verdes. Bueno dos polvos en una noche, a cual mejor, no está mal para el primer día de hotel.

- ¡Alberto, levanta, que son las nueve y diez, y a las diez cierra el bufet para desayunar!.
- Voy - responde Alberto girándose sobre sí mismo.
- Te encanta dormir en pelotas, hijo, ¿No tienes frío? -. (¡Coño!). Buena empalmera tienes, buen mozo, sino supiera que es por el despertar, pensaría que tienes ganas de marcha.
- Después de desayunar, ya te diré, Laurita -.
- Alberto, métemela ahora mismo -.
- ¡Coño!, ¿Y a qué viene eso ahora? ¿No quedaste satisfecha anoche?.-
- Quiero probarla así, acabada de despertar -.
- Bueno, de pie, agáchate, y apoya las manos en la silla -.

Alberto me abre un poco el boquetito con la mano, aunque está bastante abierto tras el "Polvo Fantasioso" de la noche. Alberto me la mete de una vez, sin miramientos, como él sabe que me gusta. El capullo me lo siento en la garganta, joder, parece como si hubiera crecido diez centímetros desde la última vez. Alberto se mueve adelante y atrás, con un ritmo despacito, pero que poco a poco va aumentando. Sin sacármela, me tira sobre él en la cama, y sin dejar de moverme arriba y abajo, empieza a masturbarme. No me acordaba, pero este hotel es de lo mejor, y el que haya habitaciones con espejos en el techo, fue una de las razones que nos impulsó a venir. Mirando hacia arriba, viendo mi figura reflejarse en el espejo, viendo como Alberto con una mano me aprieta los pechos, ahora con los pezones duros, mientras la otra me hace una paja, viendo con atención como su polla, dura, rígida, entra y sale de mi coño chorreante, en cuestión de cuatro o cinco minutos, ya estábamos corriéndonos ambos entre jadeos y gritos.


Capítulo IV
- Vamos Alberto, que ya está aquí el ascensor - rápido que nos quedamos sin desayunar.
- ¡Ya voy! Era la puta puerta, que no cierra bien. Dale al primero, al restaurante, haber que nos ponen hoy.

Ya en la primera planta, nada más salir del ascensor, me encuentro las espaldas inconfundibles del morenazo. Menos mal que Alberto está entretenido mirando a esa chavala rubia. ¿Como se llamará? Estaría bueno que fuera Jesús. El camarero se gira, mira hacia donde está Laura y le sonríe. De pronto se dirige hacia donde está ella.

- (Pero ¿Este tío no se da cuenta que está aquí mi marido?)-.
- Como se de cuenta Alberto, la vamos a tener, se va a creer que tengo algo con él, y por desgracia sólo fue un sueño -.
- (Viene hacia aquí)-.
- ¡¡ALBERTO!!, - grita de pronto el morenazo.
- ¡Jesús! - responde Alberto. Yo, simplemente perpleja.

Tras la típica charla de ¿Cómo, tú por aquí? y ¿Tu qué tal?, y tal y tal, me entero que son viejos amigos de nuestra ciudad natal que estuvieron juntos muchos años de críos.

- ¿Y quién es ésta bella señorita? - pregunta Jesús.
- Mi mujer, Laura, nos casamos hace tres meses y por problemas de trabajo hasta ahora no hemos podido irnos de luna de miel. -
- Encantado, Laura, estoy para servirte en lo que necesites- - (Ojalá pudieras servirme en todo lo que quisiera)- pensé.
- Bueno, pues ya nos veremos, nos vamos a desayunar que nos dejan en ayunas.
- Hasta luego -. dijo Jesús, con una mirada que yo reconocí claramente llena de deseo hacia mí. Esto es cosa de brujas. ¿Cómo salió el nombre en el sueño si solamente le vi de lejos, y no llegué ni a hablar con él?
- Bueno, vamos a desayunar, que estoy desfallecido, después del "ejercicio matutino" - dijo Alberto.


Capítulo V
- Oye Laura, ¿Qué vas a hacer mientras estoy por los bancos?
- No sé, me tiraré al primero que me pase por delante. Ya sabes que en vacaciones siempre estoy caliente.
- Bueno, yo me voy, coge la VISA y vete de tiendas, anda, cómprate algo sexy para esta noche.
- ¿Para esta noche? , ¿Qué pasa esta noche?.
- Quiero quedar con Jesús para que eche un polvo con nosotros esta noche.
- ¡¡¡¿Qué?!!!
- Es broma, eso es lo que tu quisieras, perdón.
- Me da igual... Bueno, hay que reconocer que está muy bien el amiguito tuyo.
- Bueno, pues me voy. Hasta luego.
- Yo me voy a echar un rato a ver la tele, y ahora voy de tiendas, a por algo sexy, ¡No vaya a ser que se cuele "Algún Invitado" esta noche!.

Joder, entre el polvo de anoche, y el de esta mañana estoy hecha polvo. Alberto en los hoteles es otro, se vuelve un "potro salvaje", me deja cansadísima.


Capítulo VI
(Ese picardías negro, me tiene que quedar muy bien).

- Buenos días, el picardías negro del escaparate... ¿De mi talla?
- Enseguida-.

Enseguida me dice la piva. Claro, con lo que vale, dieciocho mil pelas, no corre, vuela. Y si le digo que me coma el coño por mil duros, me lo come. Por cierto, que no sería mala idea porque es una chica de bandera, y no parece muy mayor, no debe pasar de los diecisiete, y ya tiene unas tetitas redondas y duras. Me recuerda la alegría que me dio Alberto en nuestro aniversario de novios, yo no hacía más que decirle que me gustaría verle follar con una piva que él eligiera, y, allí estaba yo, en ese hotelito coqueto de nuestra ciudad, creyendo que íbamos a celebrar los dos solitos nuestro aniversario cuando se cuela con esa pivita de dieciséis años, con las tetitas redonditas y un coñito perfecto, pues claro, virgen tenía los labios en su sitio, ni salidos, ni colgando, nueva, a estrenar. Le había dado 10.000 pesetas por venir, y le daría diez más al terminar. Ella solo quería acostarse con Alberto, (Que está claro que no porque fuera mi novio, ni ahora mi marido, pero es que no tiene desperdicio), pues éste le había comido el coco en ese pub, y ella vio el cielo abierto, que la desvirgara un tío bueno de 28 años, muy bien vestido, con clase, un BMW en la puerta, y que para hacerlo le llevara a un hotel.

Pero la sorpresa que me llevé cuando llegó a nuestra habitación y nos encontramos cara a cara ... Yo nunca creí que fuera capaz, pero, nunca se sabe. Ella sabía que yo iba a estar allí, pero por veinte talegos que más le daba que mirara alguien. Alberto empezó a desnudarla mientras la besaba. Yo estaba en un cómodo sofá solo con mi batita de raso.

- ¿Haz echo algo antes Marian? , le preguntó Alberto.
- Nunca. Nada.
- ¿Ni te has hecho pajas?.
- Bueno, eso sí, viendo una películas equis del video.

Marian, ya tirada en la cama, se abrió de piernas, a la orden de Alberto. Yo me acerqué, quería verlo de cerca. Alberto, empezó a chuparle el coño con fuerza, y debió ser la poca costumbre de ésta, porque al primer lametazo empezó a jadear. Alberto había tenido mucha suerte, era de ese tipo de piva que siempre había querido follar, las que siempre jadean a cada empujón, a cada chupada. Enseguida empezó a humedecérsele los labios primero, y todo el coño después. Los dos disfrutaban de lo lindo, y lo mejor era que yo me estaba poniendo muy caliente. Alberto me miró y me señaló el manjar que estaba degustando. Yo le entendí a la primera, quería que lo probara, y lo probé, más que probarlo, lo devoré. Yo sabía como chuparlo, como mujer que soy, y Marian notaría el cambio pues miró. Pero lo único que hizo fue apretarme mi boca contra su coño.

Alberto mientras tanto se alzó hasta su cara, le cogió la cara y se la llevó a su polla. Ella no se lo esperaba, y se encontró de pronto en la boca con algo que solo había visto en la tele. "¡Me gusta!" , dijo Marian, deleitándose con tan suculento manjar. Y la verdad es que no lo hacía tan mal, o eso parecía, pero Alberto daba gritos de dolor porque al parecer le rozaba a veces con los dientes, pero claro, él, no la sacaba. Marian ya estaba muy caliente, y yo quería aprovecharme de la situación. Me incorporé hasta la posición de Alberto y le relevé. Le puse mi coño en su boca. "¡Cómemelo Marian!", le dije. Y me lo comía, me lo lamía, me lo chupaba, y yo me retorcía de gusto. Mientras tanto, Alberto se disponía a metérsela. Ahora que no se lo esperaba, simplemente puso la puntita chorreante, y... Hasta el fondo. Marian dio un saltito en la cama, sintió un profundo pinchazo en su interior, intentó safarse de nosotros, pero cuando Alberto empezó a moverse adelante y atrás, dejó de resistirse, el gusto pudo al dolor, aunque éste no remitía, y a cada metida de Alberto, Marian se mordía los labios.

- Me voy a correr - dijo Alberto.
- En su boca - dije yo.

Marian se levantó, quería probar esa leche que decían que estaba tan buena y que en las películas se tomaban las pivas. Cuando le metió de nuevo la polla en la boca, me fijé que tenía rastros de sangre, de la rotura del virgo, pero Marian, o no dio cuenta o no le importó, porque empezó a chupar con vigorosidad. Cuando cambió el jadeo de Alberto me di cuenta que iba a correrse, y no me equivoqué. De los alrededores de la polla que entraba y salía de la boca de Marian, empezó a salir polvo y más polvo, Marian daba arqueadas como para vomitar, se notaba que no estaba acostumbrada a esto. Para ayudarla, empecé a comerle la boca, y a tragarme todo el polvo de su boca, era mucho polvo, claro, de cuatro días que hacía que no... Se estaba reservando. Alberto fue a darle las diez mil pesetas acordadas al terminar a Marian una vez que esta se lavó un poco, pero ésta no quiso cogerlas. Simplemente dijo: "Gracias por este rato tan guay que he pasado, llamadme cuando queráis", y no volvimos a saber de ella. Bueno, pues sí, se parece la dependienta a Marian. En la chapita del pecho viene su nombre, señorita Loli, sería mucha coincidencia que fuese Marian, después de tanto tiempo.

- Aquí tiene, pase al probador, cuando lo tenga puesto, por favor, llámeme para ver como le queda por si acaso puedo ayudarle en algo - me dijo la dependienta señalándome a una puerta un poco escondida para ser un probador.
- Gracias - respondí, pasando al interior.

Tal probador no tenía mucha pinta de probador, era una habitación grande, con muchas cajas de ropa interior. Enseguida descubrí que el probador era el almacén, y que allí debía de dormir un guarda nocturno o algo parecido, pues en el centro había una cama, muy bien hecha y arreglada con esmero. La iluminación era un tanto deficiente pues solo colgaba del centro del techo una barra fluorescente. Empecé a quitarme la ropa, un tanto desconcertada por la situación, y me puse rápidamente el picardías negro, sin bragas, claro, como si estuviera en casa; pero ¿Cómo me quedaba?... Debe de haber un espejo por aquí. Pero, ... no, no hay. Llamaré a la tal Loli, haber que me dice y haber donde puedo mirarme.

- ¡Señorita! -grité. En menos de dos segundos se abrió la puerta por donde entré, apareciendo por ella la señorita dependienta. Parecía que esperaba mi llamada detrás de la puerta.
- ¿Cómo ves que me queda? - le pregunté.
- Perfecto - argumentó la chica.

La verdad es que yo mirándomelo, me lo veía muy bien. No es que fuera una TOP-MODEL, pero con veinticinco años, me conservaba perfectamente. Tenía un busto bonito, con un talla 85, tenía las piernas largas, esbeltas, con las ingles siempre bien depiladas a la cera para que el coño se viera perfectamente recortado, como a mí me gusta tenerlo. No me había fijado hasta entonces en la mirada un tanto lasciva de la chica, me miraba los pechos, mi trasero, la cintura, y sobre todo el coño, estaba tan bien recortado, delimitándose perfectamente los bordes de la maraña de pelo negro azabache rizado.

- Por favor, ¿Un espejo ? - le pregunté.
- ¿Uno?, ¡Todos los que quiera! - dijo a la vez que pulsaba un botón en algo que me parecía un mando a distancia que llevaba en la mano, y que antes no me había dado cuenta que lo portara.

De momento se oyeron unos chirridos suaves, y todo empezó a girar. Trozos de paredes y del techo giraron, dejando paso en cada plancha que giró a una luna de espejo, incluso las cajas de cartón, giraron con el trozo de pared en el que estaban apoyadas para dejar el almacén convertido en una sala ahora perfectamente iluminada por multitud de foquitos que aparecieron en el techo con los espejos, una sala brillante, una sala sumergida en una gran incógnita. La cama del centro, no se había inmutado para nada, seguía igual; Y fue entonces, cuando descubrí que era idéntica a la de mi sueño con Jesús, con barrotes brillantes.

- Si quiere ver lo bien que le queda, con un juego de sábanas que tenemos de raso, en un color rojo brillante, puede destapar la cama y tirarse en ella, podrá verse en los espejos de las cuatro paredes y en el techo - dijo Loli.

Así lo hice. No sé si fue lo peor que hice en mi vida. Entrar en esa tienda, en ese supuesto almacén, tirarme en la cama ... O quizás fue lo mejor que me pasó hasta el momento en mi vida. Una vez tirada en la cama, como por arte de magia se abrió la puerta por la que entramos ambas, y por ella comenzaron a desfilar una serie de personas... ¿Seguro qué eran personas humanas?. Hasta seis hombres conté que habían entrado en la habitación, todos desnudos, y no parecían humanos, parecían máquinas creadas con la máxima precisión posible. Estaban perfectos. Ninguno bajaba del metro setenta y cinco, y uno de ellos, el último, mediría un metro ochenta y cinco. Todos llevaban el miembro viril en erección, cada polla indicaba en una especie de señal su dirección hacia el cielo. Todos menos el último, el más alto, que llevaba un tangita, un bañador tipo de nadador, pero que dejaba entremarcado claramente la postura de su polla con un tamaño majestuoso.

- ¿Qué ocurre aquí? - pregunté sorprendida.
- Invitación de un buen rato por cuenta de la casa - respondió el primero, un rubito de cara aniñada que parecía de origen nórdico, sueco, danés o algo así.

Entonces, al momento rodearon la cama. En un juego de manos, los dos más cercanos a la cabecera de la cama sacaron de quién sabe donde unas esposas cada uno, y sin darme cuenta me encontré esposada por las muñecas a las barras de la cabecera. Igual táctica siguieron los dos de los pies de la cama, dejándome totalmente inmovilizadas las cuatro extremidades. La chica, Loli, solo miraba desde un lugar un poco apartado para no molestar. Todos seguían desnudos, menos el primero que entró, el más alto y fuerte. Entonces me di cuenta de que cada uno tenía tatuado en el lado izquierdo del trasero un número de unos diez centímetros de alto; Los tatuajes eran muy llamativos, con unos colores muy brillantes, resaltando sobre todos el rojo y el azul, colores bases de los tatuajes. - Si quieres dirigirte a cualquiera de ellos, llámalos por el número que ya habrás visto-dijo Loli.

¿Qué me iba a pasar allí dentro?


Comentarios


extraordinario relato, lo mejor que he leido
Perfil no contiene imagen


Escriba aquí su comentario sobre el relato:

Opps! Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Detalles



Nombre do Relato


Codigo do Relato
179

Categoria
Orgias

Fecha Envio


Votos
2

Relatos enviados por el mismo usuario

2 - Que espectaculo
7 - ASTRID, LA VIKINGA
8 - Adela
10 - El autobus
12 - Fue de improvisto
13 - Para que buscar
14 - No soñaba
16 - Mi dia de suerte
17 - Mi esposa y yo en el metro
19 - El me lo presentó
21 - El tren de mis sueños
23 - La joven locutora
24 - Mi cuñada y su hermana
26 - Con la empleada
27 - Kali I
28 - El ICQ
30 - Ella, su novio y yo
31 - Con mi hermana
33 - El Gran Amor de Caty
35 - Con amigas
36 - Dominante dominada
37 - Se le olvido que tenia examen
38 - La fantasia de mi esposo
40 - Departamentos Calientes
41 - Mi prima y yo
44 - El maestro de tenis
45 - Un amante y dos hermanos
47 - Salvaje
54 - La comida
62 - Clonicos
64 - DOBLE PENETRACION
72 - MI JOVEN DOMESTICA
73 - VIERNES DE LUJURIA
76 - LA MAMA DE MI AMIGA
77 - Mi abuelita.
82 - VIDEO
85 - FOTOSEXO
92 - La mujer de la librería.
102 - Las primas traviezas
106 - La Obra
108 - El Cadete
112 - LUCY
115 - ERRORES???
121 - MI AMIGA Y SU JARDINERO
122 - CORINNE
124 - MI VECINA DE AL LADO
126 - CAROLA
128 - LA CHICA DE ROJO
131 - Ternura
136 - MI AMIGA VERONICA
144 - LA SOBREMESA
146 - LA SEÑORA BELINDA
151 - CHAT CALIENTE
153 - LA CHINA EROTICA
155 - VIAJE DE TRABAJO III
157 - HISTORIA DE INCESTO
158 - LA ARABE
160 - LA SORPRESA
161 - LLEVADO POR LAS CIRCUNSTANCIAS
163 - COMO PERDI LA VIRGINIDAD
169 - TAMMY EN LA LLUVIA
181 - LA PROFESORA CALIENTE
183 - MONICA Y &.
186 - LA PISCINA
189 - LA CHICA RICA
191 - LA GRAN MAESTRA
197 - TU BEBE
199 - COMO COMERSE UN COÑO
202 - DOBLE PENETRACION.
206 - REENCUENTRO CON LAURA
211 - MIS INICIOS SEXUALES
213 - TRIO CALIENTE
215 - UN PASEO POR LA PLAYA
220 - MI PRIMA CALIENTE
222 - EL REGRESO II
224 - MI NOVIA CALIENTE
226 - Una señora casada
234 - Mi virginidad
236 - Mi secretaria
238 - La orientadora, mi novio y yo
240 - El masaje de mi prima
242 - No supe resistirme
244 - Atraccion mutua
246 - Bloqueo en la carretera
248 - Masaje a una pareja
250 - Mis tres amantes
252 - Lo mejor que me pudo pasar
257 - Celia la criada
259 - Mi cuñadita
263 - Amo a mi suegra
265 - Mi suegra cachonda
269 - Buen Clima
271 - La mas rica
273 - Verano caliente
275 - Entre vecinos
278 - Que vacaciones
280 - Mi hijastra
282 - Aniversario de bodas
286 - Mi primita menor
290 - La mejor visita de mi vida
292 - El culo de mi cuñada
297 - Mi maestra de mate
299 - Dos para uno
302 - Mi mejor amiga y su prima Mytzi
304 - Mi ex novia
306 - Ya me tenia cansado
308 - Mi madrastra
310 - Cuestion de tamaño
313 - Cambio temporal
315 - Mi cuñada e incesto
321 - De besos a besos
325 - Ella también es él
329 - Ball Busting
331 - Con mi propia hermana
333 - LOCO POR MI HERMANITA
335 - Fin de semana con mi prima Sofía
341 - Fiesta íntima
343 - DE PELICULA DE CINE
345 - Algo Mas que Amigos
348 - El Fin de Semana
350 - Comienzo de una buena amistad
353 - Toty y Barri, la pareja explosiva
355 - Los Colores
358 - Carla Violada
360 - Babysitter ninfómana
362 - Anoche
364 - Mi vecinita
366 - Deborah
368 - Desvirgando jovencitas
370 - Me voliví la hembra de mi padre
372 - El Vecindario
374 - Alejandra
376 - UNA VIEJA AMIGA
378 - Mi caliente viaje a Trujillo
379 - AGRADECIMIENTO
380 - MIMOS EN EL AVION
381 - HISTORIA DE UN RELATO
382 - Intercambio
383 - Acampada en la costa
384 - Aquellas vacaciones
385 - Carla y Sofía, fin de curso
386 - Las vecinas
389 - ¿¿UN JUEGO?? ( VERSION COMPLETA)
391 - Afortunado reencuentro cap1
393 - Antojo
395 - A la prima se le arrima
396 - Afrodisiaco
399 - Cristina
403 - DOS
406 - Amigo o lo que sea..
408 - Dos perros
410 - Algo Natural
417 - Por accidente?
419 - Asiento 17
421 - Fui violada por los perros de mi novio
423 - Una Historia Real
426 - Hombre y perra
427 - Hombre y yegua
428 - Amor Filial
431 - La gatita persa
432 - Aquella chiquilla
435 - La mascota de mi equipo
438 - Ana
439 - Adicta a ser lesbiana
442 - ¡Han pasado casi diez años...!
445 - Cambio de rutina
448 - Carta a mi amorcito
452 - Recuerdos
454 - Castigo
455 - Con mi amigo
456 - Con mi amigo II
457 - Con mi amigo III
459 - Vaya prima
461 - Ah! Lujuria
462 - Ah! Lujuria II
463 - Ah! Lujuria III escena I
464 - Ah! Lujuria III escena II
465 - Ah! Lujuria III escena III
466 - Ah! Lujuria III escena IV
467 - Ah! Lujuria IV (El otro final)
468 - Ah! Lujuria X-Epílogo-X
470 - Rico secuestro
474 - Marla
475 - Todo lo que se puede hacer en un bar
476 - Mi perro fue el primero
479 - El mejor descanso
483 - Tengo dos amantes
488 - Noche de placer
489 - Otto mi pastor favorito
496 - Estudiante de puta
498 - La maestra del jacuzzi
499 - Mi perro San Bernardo
500 - Cumpleaños del primo
502 - Aquella chiquilla 2
504 - Efectos especiales
508 - Primita querida
511 - Mi mujer me engañaba II
517 - Mi perro salchicha!!!
521 - Mi prima ana
524 - La amiga de mi madre
528 - Decadencia 2
530 - El mejor pero mas raro polvo de mi vida
531 - Decadencia
533 - Con la misma moneda
535 - Posada de navidad
537 - Cornudo mirón
544 - La mama de juanito
545 - Sexo con mi hermana
547 - Nunca es tarde
549 - Por la soledad II
550 - Qué amiga la mía
551 - Por venganza
552 - Doña sofia
554 - La maestra
555 - La caliente de mi hermana
557 - Mi tia paty
558 - Mi asistenta negra
559 - El velorio de mi primo
560 - Con la esposa del abuelo
562 - Vacaciones en la costa
563 - No importa la edad
564 - Por unas copas demas
566 - Q noche en el baño...
567 - Rara desvirgada
568 - Nunca lo imagine
569 - Como coji a mi prima
572 - En familia
573 - Fiesta de fin de año
574 - Secreto lésbico III
576 - Regalo de cumpleaños
578 - Una novia complaciente
579 - Fiesta
583 - Por fin vacaciones
584 - Infidelidad (por Dolores)
585 - Tia con sueños pessados
587 - Poderosa afrodita: mi vecina
588 - Y yo que no queria ir
589 - Mi tia viuda
590 - La amiga de mi mujer
592 - David
593 - Deseo imprudente
596 - Le saque provecho
597 - Sorprendido
601 - Nunca me imagine que me gustaria
602 - La hijita de mi novia (nuestro secreto)
603 - En la discoteca
604 - Todo comenzo de pronto
605 - Mi madurita
607 - Por infiel
608 - Diversion en el jacuzzi
609 - De campamento
611 - Que agasajo
613 - Que rica mi hermana
614 - Las muy putas de castelar
615 - Mi amiga sandra
618 - Copas de mas
620 - Mi mujer y yo
621 - Mi tia caliente
622 - Me pilló
623 - En un restaurant
624 - Pradre miron
626 - Mi padre y su amigo
628 - Clases con mi tia
630 - Yo con los cuatro sin imaginarlo II
631 - Yo con los cuatro sin imaginarlo
633 - La borracha de mi hermana
634 - Mi compañera 1
635 - Cofesiones calientes
637 - Fantasias (1)
638 - Mi primera vez
639 - La chica nueva
642 - Mi hermana
643 - Dulces 11
644 - Violacion de los dos
648 - Fuera de casa... una noche de pasión
649 - Con la suegra de mi primo
651 - Que rica familia
652 - Pago de apuesta
653 - Las peliculas caseras
656 - Memorias de laura 1
657 - Memorias de laura 2
658 - Adorando el cuerpo
659 - Mis profesores
661 - Asesoria paternal
662 - La prima de mi mujer
663 - Viaje de Negocios
671 - Aquella cuarentona seria
677 - Con mi prima
681 - Cristina y su Amiga
683 - Los perros de mi tia
684 - La mas puta
685 - La fantasia de mi suegra
686 - Me contrata
688 - Hermanas
689 - Entre amigas
692 - Aquella señora
694 - Diana
696 - Final de curso caliente
698 - El Confinado
700 - Extraña paciencia
705 - Con dos compañeros
706 - Cuarteto
708 - Historias calientes en mi trabajo
717 - Mi boxer
720 - Cuidado con lo que deseas porque se puede cumplir
1855 - Complicidad
3009 - Cornudo y doncella francesa
5532 - Esposa vendada cogiendo dos hombres